Inicio Archivo discografico Guru Guru: 50 años de UFO, ideas del más allá sobre el...

Guru Guru: 50 años de UFO, ideas del más allá sobre el más allá

71
Guru Guru UFO

Una de las más conocidas y longevas bandas del krautrock publicó su emblemático y lisérgico álbum debut en 1970

Guru Guru
UFO

Ohr. 1970. Alemania

Guru Guru es la palabra envenenada de un wah-wah. Guru Guru es una nebulosa densa de la que salimos prendidos de estática. Aquí los tres clásicos instrumentos suenan titánicos como meteoritos que rompen la barrera del sonido, o como el extinto Concorde volando bajo por encima de una ciudad poblada de inmensos rascacielos donde ya todo eco es estridente.

Más que un objeto no-identificado, eso que bombean los amplificadores son las turbinas de un cohete animal que ha quedado trabado sobre la plataforma de despegue. Sin embargo, no por no haber despegado, este OVNI ha dejado de encender la tierra entera con su potencia.

La producción de UFO acentúa el hecho con el sonido de un garaje del tamaño de un galpón. Es como si Jimi Hendrix tuviese la tierra entera abandonada como lugar de ensayos. Nadie a quien prevenir con su “Watch out for your ears!”.

Es esto lo que sugiere un disco que, aún editado en el célebre sello Ohr (oído en alemán), supone una humanidad sorda.

Pero hablar de UFO es también hablar de una mente cuyo arranque requiere de combustibles lisérgicos -combustibles que no necesitan de los oídos para “oír”. Imagino que es lógico para estas mentes supra niveladas, cuyos sentidos no reparan en lo que han creado, que sus oídos visualicen un futuro cercano donde: “Los UFOs aterrizarán y la especie humana sabrá de mentes mucho más poderosas”.

Y como en este caso la montaña no fue a Mahona, mentes inferiores se han precipitado al espacio infinito al encuentro de ese augurio. Son estas las que jamás habrán de aterrizar. Son estas las que han abandonado su condición humana.

Con psicofármacos ocurre algo que es sólo comparable a una esquizofrenia auto procurada que permite correr la frontera de la unidad para dar con todo el universo. Se alucina con que ya la mente no es de uno en particular sino que puede ser transferible al resto de los seres.

A partir de estos sin-límites, no nos será sorpresa el toparnos con pensamientos que trascenderán la capacidad humana. En este sentido, la figura de un UFO solo es el elemento con el que imprimir mayor dramatismo a estas alucinaciones (independientemente de que existan o no, hayan aterrizado o no lo hayan hecho).

Lo que quiero decir es que la naturaleza, el universo y hasta una máquina -una guitarra, por ejemplo- pueden sobrepasar en sus resultados a aquello que el hombre pueda pensar.

Son precisamente estos “objetos no-identificados” lo que los integrantes de Guru Guru (Uli Trepte en el bajo, efectos electrónicos, cintas y radio transistor; Mani Neumeier en la batería, percusión, efectos y voz; Ax Genrich en la guitarra y efectos) tenían ante ellos luego de largas sesiones de jams patrocinadas por el LSD, de las que aterrizaban incrédulos con sus propios resultados.

Son estos productos obtenidos en alto grado de estados de enajenación los que propician el mito de un más allá, que no es más ni menos que el título de cuando las ideas se topan con un imposible: “¡Es imposible que yo haya tocado de esa forma!”.

UFO de Guru Guru es la cortina de humo, la neblina espesa que deja ver a ratos de lo que se pierde la mente humana al no tener idea para un más allá.

Tenía que ser un disco poderoso y estridente, abatido por un wah-wah indomable, un disco de músicos posesos por mentes alienígenas.

La tierra viaja –ya lo sabemos-, toda ella, a millones de Kph hacia el más allá: “Lets get ready for…neverland”.

José Armando García