Inicio Archivo discografico Moondawn: el sexto vuelo interplanetario de Klaus Schulze

Moondawn: el sexto vuelo interplanetario de Klaus Schulze

403
Klaus Schulze Moondawn

El 16 de abril de 1976 el prolífico músico electrónico alemán publico su sexto álbum, uno de sus más distintivos y conocidos 

Klaus Schulze
Moondawn

Brain Records. 1976. Alemania

Para 1976 ya Alemania era el epicentro de la música electrónica y dentro de ella el berlinés Klaus Schulze se había erigido como uno de los capítulos más aventurados y trascendentes.

Tanto él como Tangerine Dream -agrupación con la cual tocó batería en su primer álbum- le dieron forma a la llamada Escuela de Berlín, que para entonces representaba el ala más cósmica del llamado krautrock, un término acuñado por el periodista inglés Ian McDonnald en 1972 en un trabajo para NME en el que reseñaba la existencia de una serie de propuestas alemanas que navegaban por aguas muy diferentes a las británicas.

Otros, sin embargo, citan como origen de la etiqueta al afamado e influyente locutor y productor de radio John Peel -siempre a la caza de novedades- quien usó la etiqueta de forma humorística para referirse al más genérico “German Rock”, que comenzó a utilizarse en 1971 para promocionar discos provenientes de Alemania Occidental.




A muchos protagonistas no agradó ese término por considerarlo peyorativo (aunque con los años se perdió ese estigma y lo aceptaron) y se sintieron más identificados con “kosmische musik”, término incluido por Edgar Froese en las notas que acompañaban el segundo disco de Tangerine Dream, Alpha Centauri (1971) y que también utilizó el productor Rolf-Ulrick Kaiser para promocionar los discos de su sello Ohr.

En todo caso, la mezcla de psicodelia, space rock, experimentaciones sónicas, herencia avant garde y las ganas de renovar las formas musicales hasta ese momento conocidas, aunado el surgimiento de revolucionarias herramientas sonoras, fue el detonante para una serie de propuestas que establecieron nuevos paradigmas.

En el caso alemán, se unía el deseo colectivo de restablecer su moral y prestigio cultural, tras aquellos duros primeros años de posguerra.

Klaus Schulze llevó al extremo las posibilidades que ofrecían las herramientas analógicas de entonces durante la segunda mitad de los 70. En sus primeros discos como solista, Irrlicht (1972) y Cyborg (1973), el centro de su sonido fue él órgano. A partir de Blackdance (1974), el sintetizador comenzó a ganar terreno, mientras la percusión hacía su aparición. Esta tendencia se notó mucho más en Picture Music (1975), en el cual la gama de sintes se amplió.

Pero fue con Timewind (1975) cuando finalmente Schulze cimentó su estética sonora, con extensos desarrollos construidos con capas y capas de sintetizadores y la introducción del secuenciador como nuevo elemento fundamental para la creación de envolventes loops.




El sexto álbum, Moondawn, grabado en enero de 1976 en los estudios Panne-Paulsen en Frankfurt y editado el 16 de abril de aquel año, llevaba a Klaus a un ambicioso terreno en el que desarrolló su obra de aquellos años. La fotografía de Guido Harari sirve para entablar el primer contacto con el músico.

Armado con un poderoso arsenal conformado por el state-of-the-art tecnológico de mediados de los 70 (The Big Moog, ARP 2600, ARP Odyssey, EMS Synthi A, Farfisa Synthorchestra, Sequencer Synthanorma 3-12), órgano Farfisa y un teclado Crumar, Schulze le dio vida a dos composiciones, una por cada lado del LP.

En ambos casos fue acompañado por la batería de Harald Großkopf, su colaborador habitual y miembro para entonces de la banda Wallenstein y el colectivo The Cosmic Jokers, con el cual también grabó Schulze.

El primero de los temas es “Floating”, cuyo título es totalmente apropiado. 27 minutos que comienzan con la voz de una especie de predicador que de alguna manera se mimetiza en los teclados.

Cercano a los seis minutos se incorpora un secuenciador que se mantiene en un segundo plano, hasta que en el minuto nueve es como si el cielo se despejase de nubes para dejar que secuencia y sinte se apoderen del protagonismo, al tiempo que la batería comienza a sonar tímidamente.

Así se van sumando capas y capas de sintetizadores hasta que en el minuto 15 Schulze decide solear con uno de ellos, con un timbre lo suficientemente brillante como para destacar.

A medida que avanza la batería va adquiriendo mas peso entre la telaraña de sintetizadores que lo atrapan a uno sin remedio hasta el final

La composición que ocupa la cara B, “Mindphaser”, se desarrolla durante 25 minutos de manera diferente. Hay primero un largo intro de casi 12 minutos absolutamente hipnótico y planeador, que es de repente roto por la entrada de la batería y un sólido órgano.

A partir de ahí la pieza adquiere un matiz cercano al space rock, con una batería que actúa a sus anchas mientras Schulze solea con el Moog con cierto frenesí.

La densidad llega a cotas insospechadas, y aunque podría haber continuado, su autor optó por resolver con una salida casi masiva de todas las capas en simultáneo y cerrar con un solo sintetizador que se desvanece.

El gran mérito que tuvieron los músicos electrónicos de los años 70 fue su capacidad de ejercer como músicos, compositores y técnicos expertos en la manipulación e inter conexión de una parafernalia que requería de mucha atención y que no permitía repetir una composición en directo exactamente como había quedado en la grabación de los discos.

Por ello, aquel período es tan interesante y arrojó tantas sorpresas. Coincide esta etapa con las muchas presentaciones realizadas por Schulze en la segunda mitad de aquella década, algunas de las cuales quedaron registradas. Una de las más cercanas a la publicación de Moondawn y que forma parte del “Moondawn Tour” es la del 4 de abril de 1974 en París

El gran maestro Klaus Schulze, aún en plena actividad, dejó el terreno abonado para los increíbles discos que seguirían en los 70:  Mirage (1977), Body Love (1977), X (1978) y Dune (1979)

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Klaus Schulze, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Productos de Klaus Schulze en España

Productos de Klaus Schulze en Estados Unidos