Inicio Archivo discografico Blackdance: la hipnótica danza negra de Klaus Schulze

Blackdance: la hipnótica danza negra de Klaus Schulze

Klaus Schulze

El prolífico músico alemán lanzó su tercera excursión electrónica en mayo de 1974, con el cual comenzó a dar gran relevancia a los sintetizadores

Klaus Schulze
Blackdance

Brain/Metronome. 1974. Alemania

Tras dos álbumes construidos principalmente con órgano eléctrico (Irrlicht, 1972; Cyborg, 1973), el berlinés decidió ampliar su paleta sonora incorporando un uso extensivo de sintetizadores y de cajas rítmicas. Ambos recursos formaban parte ya de sus antiguos compañeros de Tangerine Dream (grupo con el que comenzó tocando batería), el otro nombre esencial de la escuela de Berlín de música cósmica.

Blackdance representa el inicio de una etapa en la que se ubican varios discos memorables publicados en los años siguientes, entre ellos, Picture Music (1975), Timewind (1975), Moondawn (1976), Body Love (1977) y Mirage (1977),  X (1978) y Dune (1979), todos ellos obras maestras de la música electrónica y que tienen como elemento común las largas excursiones planeadoras que han caracterizado siempre la obra de Klaus Schulze.

Ways of Changes” es el primer track del lado A y en condiciones normales debería haber sido el único. Pero a Schulze siempre le gustó retar a la tecnología análoga que recomendaba no exceder los 20 minutos por lado de un LP, dado que a mayor tiempo de duración más probabilidad existe que la aguja del tocadiscos no lea bien el surco. No obstante, reincidió en ello muchas veces sin que se produjera problema alguno.




Una inesperada guitarra acústica nos da la bienvenida y sin darnos cuenta desaparece para darle paso a sutiles capas de sintetizadores y a una caja rítmica que recordaba a la que ya usaban Kraftwerk o Cluster.

La larga travesía cósmica le da paso a la misteriosa y envolvente “Some Velvet Phasing”, ocho minutos maravillosos con ausencia de ritmo y uso minimalista de los recursos, que redondea una primera cara de casi 26 minutos.

El lado B lo conforma la extensa pieza de más de 22 minutos, “Voices of Syn”, que es iniciada por la voz baja del cantante lírico Ernst Walter Siemon, la cual se entrecruza con un órgano, para darle cuerpo a una introducción de espíritu litúrgico.

A los seis minutos la voz desaparece para siempre, dando paso a una secuencia rítmica que se repite por largo rato, ejerciendo un poder hipnótico de grandes proporciones.

Sutiles variaciones en las capas de órgano y sintetizadores contribuyen al efecto, hasta que a los 14 minutos una breve pausa rítmica ejerce una especie de palmada que despierta de la hipnosis, pero rápidamente reaparece y el efecto persiste a lo largo de los siguientes ocho minutos.




La pintura de la portada  realizada por el pintor suizo surrealista Urs Amann, de inspiración claramente daliniana, es la puerta de entrada al universo enigmático de este trabajo, que hace 45 años representó un ejercicio de aventura notable y que todavía mantiene su poder de seducción.

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Klaus Schulze, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Productos de Klaus Schulze en España

Productos de Klaus Schulze en Estados Unidos