Inicio Archivo discografico The Eraser: el sorprendente primer paso solista de Thom Yorke

The Eraser: el sorprendente primer paso solista de Thom Yorke

207
Thom Yorke The Eraser

El 10 de julio de 2006 el frontman de Radiohead sorprendía con su primer disco al margen de la banda y por su caracter 100% electrónico

Thom Yorke
The Eraser

XL Recordings. 2006. Inglaterra

Mientras muchos artistas viven de la fama, otros se alejan de ella como si huyeran de la peste. El británico Thom Yorke es uno de los más claros sinónimos de humildad ante el éxito.

Su enigmática personalidad y la innovadora obra junto a la agrupación Radiohead lo han convertido en una figura de culto, un estatus que se ha ganado con sus arriesgadas apuestas musicales que a la fecha, fuera de su banda principal, comprende tres discos con su nombre (The Eraser, 2006; Tomorrow’s Moder Boxes, 2014; Anima, 2019), un soundtrack (Suspiria, 2018), el efímero proyecto Atom For Peace (Amok, 2013) y el recientemente anunciado The Smile, junto a Jonny Greenwood, Nigel Goodrich y el baterista Tom Skinner

Yorke es un tipo sincero y sensible, sin falsas posturas. Desde una posición que intenta mantener distancia del inevitable protagonismo que le otorga su rol en Radiohead, colabora con organizaciones de derechos humanos, campañas anti-guerra y causas ecológicas.

Sus palabras lo descubren: “La diferencia entre Bono y yo es que él es muy feliz adulando a la gente para obtener lo que quiere. Yo no puedo hacer eso porque terminaría golpeándoles la cara en lugar de estrechar su mano, así que es mejor mantenerme a distancia. No puedo soportar el nivel de basura e hipocresía que hay en el mundo”.

Yorke siempre habitó su propio mundo. En su temprana infancia fue operado varias veces de su párpado izquierdo que le impedía la visión, una situación que incidió en su introvertida personalidad. El problema con el ojo ha sido su estigma desde entonces, al mismo tiempo que su imagen característica.




Cuando en 1993 la canción “Creep” le dio la vuelta al mundo, muchos consideraron a Radiohead una típica banda indie-rock de un solo éxito. Pero, dos años después regresaron con The Bends (1995), y se encargaron de demostrar que era un grupo con mucho que aportar.

No mucho tiempo después, Ok Computer (1997) se convirtió en una de las piedras angulares en la historia del pop. Para ellos, nada hubiera sido más fácil que seguir la estela de ese trabajo. Era una apuesta segura.

Sin embargo, Yorke -cantante, multiinstrumentista, principal compositor y cabeza visible de Radiohead– condujo un sorprendente viraje que derivó en Kid A (2000) y Amnesiac (2001), dos aventuradas inmersiones en el pop electrónico que dejó perplejos a todos los que esperaban la natural continuación de Ok Computer. Atrás habían quedado las canciones estructuradas en pro de un sonido más sinuoso y escurridizo pero de gran peso emocional.




Él nunca ha transigido con su pasado. Cada nuevo paso es una ventana al futuro, una ampliación de sus códigos musicales. Tras Hail to The Thief (2003) siguió un período de sosegado trabajo. Entre tanto Thom tuvo tiempo para sus propios devaneos que desembocaron en el lanzamiento de The Eraser (2006), un trabajo artesanal, realizado enteramente con recursos electrónicos, bajo la producción -como cabría esperar- de Nigel Godrich y el magnífico ropaje de las ilustraciones de Stanley Donwood de una Londres inundada.

The Eraser es un documento intimista compuesto por nueve joyas de electro-pop minimalista, aderezadas por su particular sensibilidad vocal. Pocas veces la electrónica ha sonado tan cálida y emotiva. Es lo que podríamos bautizar como laptop de autor, es decir, canción de autor realizada con una laptop, con influencias de Björk, Boards of Canada, Autechre y en los experimentos de David Sylvian

El disco comienza con la pieza que le da nombre, con un piano sampleado tocado originalmente por Jonny Greenwood y que conduce el tema hasta el final.

Uno de los dos singles extraídos del álbum es la nostálgica “Analyse”, cuya temática está inspirada en un inusual corte eléctrico en el centro de Oxford, donde la mayoría de las casas son del siglo 19.

Thom las imaginó tal cual cuando fueron construidas, a la luz de las velas.




The Clock” tiene una rítmica cíclica e hipnótica, mientras que otros tres temas están relacionados con Radiohead.

Por un lado “And it Rained All Night” contiene samples de la canción “The Gloaming” del disco Hail to the Thief.

Harrowdown Hill”, es una composición que surgió en las sesiones de ese mismo disco pero no funcionó como canción de Radiohead, y se refiere a David Kelly, el funcionario cuyo cuerpo fue encontrado en Harrowdown Hill -cerca de la escuela donde estudió Yorke- después de informar a un periodista que el gobierno británico había identificado falsamente armas de destrucción masiva en Irak.

Black Swan” samplea un ritmo realizado por Phil Selway y Ed O’Brien.

Skip Divided” es uno de los temas más minimalistas, con un rítmica apenas perceptible y una extraña vocalización

Atoms for Peace” (nombre adoptado luego para el proyecto formado con Flea, Goodrich,, Joey Waronker y Mauro Refosco) presenta a Yorke en una de sus más características y emotivas interpretaciones vocales.

El título hace referencia al discurso que en 1953 realizó el presidente de Estados Unidos, Dwight D. Einsenhower

El último tema del disco, “Cymbal Rush”, representa con su estructura a medio camino entre el minimal techno y el post rock, un cierre perfect.

The Eraser es disco que en su momento causó sorpresa por la inmersión total de Thom Yorke en las profundidades de la música electrónica, pero sobre todo por los temores de que Radiohead pudiera acabarse.

Es, sin duda, un excepcional paso al margen de Radiohead

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Thom Yorke, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias