Inicio Archivo discografico Irrlicht: el enigmático debut solista de Klaus Schulze

Irrlicht: el enigmático debut solista de Klaus Schulze

Klaus Shculze

En agosto de 1972 el legendario músico electrónico alemán hizo su debut como solista, dejando atrás su carrera como baterista

Klaus Schulze
Irrlicht

Ohr. 1972. Alemania

Cuando el joven berlinés Klaus Schulze decidió emprender una carrera como solista dentro de la música electrónica, su experiencia se limitaba al rol como baterista en el primer disco de Tangerine Dream, Electronic Meditations (1970) y en el homónimo debut de Ash Ra Tempel.

Sin embargo, el aprendizaje junto a Edgar Froese y Manuel Göttsching, los líderes de ambas agrupaciones, fue fructífero.

En 1972 Schulze comenzó con Irrlicht una incomparable, prolífica y sumamente influyente carrera que lo llevó a editar casi 100 discos entre trabajos en estudio, en vivo, soundtracks y compilados de material inédito.

En todo ese tiempo permaneció fiel a su visión cósmica y mántrica de la música electrónica, creando largos desarrollos instrumentales que durante la era analógica desafiaron las limitantes del formato vinilo de manera sorprendente.




Ya desde este primer capítulo, Schulze estiró al máximo las posibilidades que ofrecía el formato LP de 33 1/3 rpm, llevando a 29 minutos la duración del lado A, cuando las recomendaciones técnicas indicaban no pasar de los 20 minutos.

El carácter de sus composiciones obligaban a tomar el riesgo y así, durante todos los años 70, hasta la adopción del nuevo formato digital (el CD o disco compacto) entrados los años 80, hay sobrados ejemplos exitosos en cada disco de largos temas de media hora de duración.

Para el tiempo en que concibió esta primera obra, aún Schulze no utilizaba sintetizadores, y el peso del sonido recayó en el órgano electrónico y en las cintas electromagnéticas, en las cuales grabó y luego procesó a la Colloquium Musica Orchestra, compuesta por ocho violines, tres violas, ocho cellos, un contrabajo, dos cornos, dos flautas y tres oboes.

El nombre completo del disco es Irrlicht: Quadrophonische Symphonie für Orchester und E-Maschinen, es decir: Fuego fatuo: Sinfonía cuadrafónica para Orquesta y Máquinas Electrónicas.

Es, sin duda, uno de los experimentos pioneros de la drone music, vale decir, de los mantras electrónicos cuya esencia es el ancestral recurso de la repetición como elemento hipnótico.

Ese mismo año Tangerine Dream lanzó su tercer disco, Zeit, un doble LP de cuatro largas composiciones que probablemente sea la obra cumbre del primer período de la Kosmische Musik, lanzados con apenas unos días de diferencia.




Aunque el sonido de Irrlicht es crudo, luego Schulze fue depurando el concepto con composiciones instrumentalmente mucho más ricas. Está compuesto por tres movimientos.

Los dos primeros, “Ebene” (“Planicie”) y “Gewitter (energy rise—energy collaps)” (“Tormenta eléctrica”), que aparece unidas en el LP y como dos tracks distintos en el CD, son la entrada a un mundo único, una especie de adaptación de los conceptos de la música concreta para lograr una atmósfera tan inquietante como envolvente.

El lado B, “Exil Sils Maria”, está construido sobre la base de una grabación de un ensayo de la orquesta reproducido en reversa y tratado con un amplificador dañado y diversos filtros para alterar el sonido.




El álbum fue publicado por el importante sello independiente Ohr, cuna de varias de las más arriesgadas y transgresoras obras del krautrock y la música electrónica alemana. Como el propio Schulze ha reconocido, probablemente ningún otro sello hubiera asumido el riesgo de editar la experimental primera obra de un todavía poco renombrado músico.

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Klaus Schulze, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Productos de Klaus Schulze en España

Productos de Klaus Schulze en Estados Unidos