Inicio Ahi estuvimos Los Hermanos Naturales: humor muy en serio (Teatro Municipal, Caracas) (Dic 16)

Los Hermanos Naturales: humor muy en serio (Teatro Municipal, Caracas) (Dic 16)

Los Hermanos Naturales

Los Hermanos Naturales

Teatro Municipal, Caracas

(Diciembre 16, 2016)

Andrés Barrios (clarinete, voz), Daniel Pacheco (guitarra, voz) y Armando Lovera (batería, percusión, voz), nunca habían estado en el ojo de huracán de manera tan notable como desde que se anunció la participación de Los Hermanos Naturales en el Festival Suena Caracas 2016. Algunos de sus seguidores cuestionaron su participación, pero como nada en la vida es blanco o negro, esta decisión tenía sus razones poderosas.

Conocida es la desenfadada propuesta del trío caraqueño que mezcla humor, ironía, doble sentido y pinceladas políticas y que hemos reseñado decenas de veces en Ladosis, incluyendo la portada y artículo central de la edición impresa #17. Nada cambió en ese sentido y fieles a su naturaleza, desgranaron su discurso envuelto en divertidas ocurrencias y afilados comentarios, entre cumbias, guarachas, boleros, merengue caraqueño y swing. El público presente acompañó con aplausos y algunos “¡bravo!” cada comentario emanado del siempre imaginativo Andrés, muy en especial los más agudos y sensibles.

La presentación de Los Hermanos Naturales se realizó en medio de un cartel que incluyó a la agrupación larense Los Golpeaos (que también maneja el humor) y el grupo del cuatrista Miguel Siso. El sistema de ventas online indicaba que las localidades estaban prácticamente agotadas, por ello fue sorprendente constatar que los balcones estaban apagados sin gente y el patio mostraba una entrada a la mitad de su capacidad. Algo, evidentemente, no funcionó o los organizadores hicieron exageradas reservas para invitados, allegados y funcionarios que no asistieron.

El show comenzó con “Elba Chacón”, reciente composición en la que juegan con el nombre de una mujer y “el bachacón”. Fue seguida por la divertida adaptación del clásico “Bésame mucho” y el emblemático tema “Machurucuto”. Tras él, Barrios habló por primera vez, agradeció a todos y procedió a anunciar jocosamente que iban a tocar “su bolero”, el más cortico de los tres: “No me interesa”. Los asistentes se sintonizaron cada vez más y cuando sonó la particular versión de “El cocotero”, ya todos estaban ganados.

Barrios introdujo entonces otro tema reciente, “Buñuelo de yuca”, con comentarios de actualidad como el de los “cultivos oligofrénicos”, “mi papá sembró una yuca en un potecito de yogurt y creció una yuca de eeesteee tamaño” o el mejor “mi papá es bueno con las manos, pero tiene mala suerte porque sembró una mata con monedas y le crecieron billetes de 100 bolívares”. Las risas no se hicieron esperar.

La simpática “Hija”, que Pacheco dedica a su hija, con fantástico solo de cucharas de Lovera, antecedió a otro momento interesante. “Blue Moon” sirvió para que Barrios en el tramo final mezclara el himno del partido Acción Democrática con aquella polémica letra de “Bandera Tricolor” de 1892, cuando el general Joaquín Crespo se opuso a las pretensiones del presidente Raimundo Andueza Palacios de reformar la Constitución para continuar en el poder. La llamada “Revolución Legalista” que rezaba “contra el continuismo, la legalidad”,  produjo una letra muy crítica, cuyo comienzo dice: “Ya Venezuela no quiere guerra / porque esta tierra se va a arruinar / generales , coroneles y bribones que no quieren trabajar/ Bandera tricolor que en Venezuela estás; ¡¡abajo el continuismo, viva la legalidad!!”. Cantada en el histórico Teatro Municipal resonó en grande. Barrios aprovechó para colar el mensaje, especie de súplica, “tenemos que despertar”, y fue cuando los aplausos fueron más notorios.

Otro de los momentos muy interesantes fue “Misión Barlovento”, corta pieza que mezcla el conocido tema “Barlovento” con la melodía de la recordada serie de TV, “Misión imposible”, y que habitualmente terminaban diciendo “Misión Barlovento: una misión que si funciona”. Esta vez, el final fue sustituido por una frase lapidaria de mucha actualidad: “Misión Barlovento: una masacre que suena”, en alusión a los terribles sucesos acaecidos recientemente en esa región en los que asesinaron a 12 personas.

El momento cumbre del show ocurrió con “La horrible mansión”, en cuya parte final Barrios siempre simula una especie de trance durante el cual se refiere a diversos asuntos de interés y Pacheco lo despierta. Esta vez en el trance, mientras señalaba al público diciendo en voz gutural “están cagaos”, se refirió al difícil caso de su hermano Jesús quien debe dializarse cada día y al cual Andrés le donará uno de sus riñones. Al final, enfatizó que no habían podido realizar el trasplante por falta de insumos, lo que tocó las fibras de la gente. Esa, sin duda, fue la razón principal que llevó a Los Hermanos Naturales a participar en este Festival.

Han pasado dos años de la primera edición de Suena Caracas (que reseñamos ampliamente en nuestra edición #34. Leer aquí) y los problemas se han agravado en todos los sentidos y por ello la indignación de muchos con el gasto dispendioso de un festival de este tamaño, habiendo tantos problemas relacionados con alimentación y salud, y por supuesto la economía, que justo en estos días sufrió una conmoción adicional por la falta de efectivo. Por otro lado, el Festival había sido pospuesto por el insólito duelo nacional decretado por el presidente tras la muerte de Fidel Castro.

El público pidió otra y Los Hermanos Naturales complacieron con la infalible “Las brujitas”. Sentimos que fue una necesidad personal y un deber patrio para ellos este concierto, igual que para nosotros asistir y registrarlo.

Juan Carlos Ballesta

Artículo anteriorThe Rolling Stones «I Got the Silver» (Keith Richards: voz) (Video del 18/12/16)
Artículo siguienteFlavio Sala «Mi guitarra y mis amores» (Italia) (2016)