Inicio Reportajes Mario Palma: la prometedora nueva sangre del cante

Mario Palma: la prometedora nueva sangre del cante

38
Mario Palma

El joven cantante sevillano nos cuenta sobre su irrupción en la música con un sólido disco producido por el reconocido Juanito Makandé


El 2020 ha sido, desde todo punto de vista, un año telúrico. Nadie podía imaginar lo que se nos venía. Cuando se inició el estado de alarma en España, el mundo de la cultura quedó en un limbo en el que aun permanece.

Muchos lanzamientos discográficos fueron pospuestos, y solo unos pocos se atrevieron a seguir con la planificación previa. Uno de ellos es Llora si hay que llorar, debut del sevillano Mario Palma

Juan Carlos Ballesta

En medio de tanta incertidumbre, no dejaba de ser una aventura lanzar un disco en marzo, abril o mayo, con todos los canales de distribución físicos cerrados y la mayoría de la gente con su atención en otra cosa. Los músicos se dedicaron a hacer streamings caseros para levantar el ánimo de la población, pero esas espontáneas señales eran insostenibles en el tiempo.

Si para un artista establecido se hizo difícil, mucho más aún para un debutante. Lanzar un álbum debut en ese período, sin poder presentarlo en directo, paralizando la campaña de promoción, es un mazazo. Pero, de todo se extraen lecciones.

El sevillano Mario Palma publicó su disco debut, Llora si hay que llorar, justo en el momento en que se activó la cuarentena nacional. Meses después ha retomado la promoción, con miras a que 2021 le permita presentarlo en directo.

Palma ha comenzado con bien pié, arropado por Juanito Makandé y otros grandes músicos como Toni Cuenca, Isis Apache, Víctor Tugores y Enriquito, un aval que lo pone en el radar de todos los seguidores y amantes de la música con raíz flamenca.

Palma no es, sin embargo, un cantaor tradicional, ya que su paleta estilística incluye inflexiones traídas del hip hop y el funk.

Durante su visita promocional a Madrid, en la que aprovechó para participar en las Sesiones Vermú en dos pueblos, sostuvimos una sincera y reveladora entrevista. Mario es un tipo afable y que no se guarda nada.

Eres un artista todavía nuevo, con mucho descubrir de ti. En internet tienes escasa presencia. Eso nos da para conversar con libertad.

¿Cómo y cuándo supiste que serías cantante? ¿En qué momento se produjo el “click” o el “boom”?

Siempre me sentí como un poco perseguido por eso, con una presión interna. He sido aficionado al flamenco, al cante, desde pequeño, siempre llevándolo a mi terreno. También he tenido la presión de la gente cercana que me escuchaba cantar y muchos me insistían en que lo intentara. Me decían que abandonara mi trabajo y me dedicara a la música profesionalmente.

Entonces, siempre he tenido esa mosca detrás hablándome y haciéndome repetir “y por que no, y por que no”.

Un día sin definir, decidí que mi trabajo no era el que estaba haciendo. Yo trabajaba en un taller de choque y pintura, y me iba bien en la vida. Pero siempre me perseguía ese pensamiento y la pregunta de ‘porqué estás haciendo esto y no lo otro’.

¿Desde cuando te perseguía ese pensamiento?

Desde muy pequeño he tenido la afición a cantar. Con el tiempo me surgió ese dilema de no seguir trabajando para otro, para una empresa. Llegó el punto en la vida. Y fue porque tuve un accidente de moto que me obligó a parar de trabajar unos meses. Ese parón que me tuvo en casa por meses y cambió mi vida diaria fue lo que provocó que se produjera el “boom”.

En esos meses me dio por componer y escribir nuevas letras, impulsado también por el fin de la relación que había tenido. Nunca lo había hecho, pero la gente lo asimilaba muy bien.

¿De qué trataban esa letras?

Son las que fueron a parar al disco, entre ellas “Sigo” y “Hoy es tu día”, que fueron las dos primeras. Las dejé un tiempo aparcadas y continué haciendo música, hasta el momento en que conocí a Makandé, que me dio el último empujón.

¿Cómo y en que circunstancias conoces a Makandé?

Lo conocí en un bolo que hizo con su grupo en Amsterdam. Entre risas lo conocí a él y al Canijo de Jerez. Yo nunca había cantado delante de público y ese día me obligaron a cantar delante de mil personas.

¿Fue casualidad ese encuentro?

No. Yo conocía a los organizadores y viajé a Amsterdam para asistir al bolo y conocer a Juanito. Viajé miles de kilómetros para conocer a alguien que vive a 120 de mi casa (risas). Le comenté que tenía mucho tiempo escuchando su música.

¿Cuando empezó la relación profesional con Makandé?

Aquel primer encuentro fue en marzo de 2018 y a partir de ahí empezó todo. Juanito me invitó a su estudio que acababa de montar en Mallorca. Me acogió en su casa y comenzamos a darle forma a mis temas, a grabarlos. Además de los dos primeros, elegimos “La vida ‘Ramón Plantón Moreno’” de un artista callejero -que en paz descanse- que vivió mucho tiempo en Sevilla.

Decidimos presentar esos tres temas a Satelite K y les gustó. Y gracias a ellos tengo este disco.

El disco fue lanzado el 20 de marzo, coincidiendo con el inicio del Estado de Alarma

Tuvimos puntería (risas). Fue una fecha bastante jodida, aunque pensándolo bien no fue tan mala decisión porque se ha consumido mucha más música en las casas que antes.

En esos primeros meses, la mayoría de los artistas pospusieron sus lanzamientos. Y quizá lo mejor era seguir con la agenda

Antes de todo esto cada artista lanzaba su disco y luego seguía una gira de conciertos, que producen la energía que nos mantiene vivos. Pero ese momento oportuno de que un disco sea seguido por una gira ahora no es así, no sabemos por cuanto tiempo.

El artista que lleva 20 años publicando discos ahora mismo no ve el momento de lanzar un nuevo álbum, pero es diferente mi caso.

Nosotros ya teníamos muchos bolos en varias ciudades que tuvimos que suspender y que retomaremos con más ganas. Aprovecharemos que ahora la gente lee más y oye más música, y el que no lo esté haciendo es porque es muy torpe y le da mucho a la tele (risas).

¿Cuantas de las 10 canciones las tenías en mente cuando aún trabajabas en el taller, y cuales son posteriores?

Algunas hablan de la pelea que tenía conmigo mismo, de ese estancamiento en el que me sentía durante aquellos días. Y a la vez también hablo de las puertas que se me han abierto, de la gente nueva que he conocido y que me aportan mucho. Al final del día me doy cuenta, al comparar las dos etapas, que me pegué un buen tiempo estancado con el curro. De todo ello surgen estas letras.

Este nuevo tiempo me está haciendo tener más canciones.

Esta época de confinamiento puede ser inspiradora pero también lo contrario ¿Cómo es tu caso?

Yo voy peleando. No voy a decir que he compuesto mucho, pero los malos ratos te dejan mucho. Los procesos complicados traen luego la luz y con ello buenas ideas.

De todo esto saldrán muy buenas canciones.

Mario Palma¿Como fue la elección de los músicos?

Fue una suerte contar con todos ellos. Isis Apache es una pianista discípula de Bebo Valdes, Víctor Tugores y Toni Cuenca que tienen un peso y una carrera musical bastante gorda.

Cuando empezamos con el disco, Juanito como productor comenzó a contactar músicos a los que contaba la situación y lo que buscábamos y a bastantes les molaba la idea y las canciones.

La banda ya tiene a dos músicos más que se unieron después de tener el disco.

En el vídeo de “Quien dijo miedo” hay varios músicos adicionales a los del disco.

Del disco está Enriquito, un trompetista de flamenco de Puerto Llano que vive en Madrid. Los demás son grandes músicos madrileños que tocan con diversos artistas.

¿Cuales han sido y son tus principales referentes? En el disco hay un evidente aroma jazzístico, pero también hay pinceladas de rap

He intentado mezclar. Siempre he consumido mucho flamenco desde muy pequeño y también mucho rap.

Cuando tu no sabes porqué algo te hace llorar o te pone los pelos de punta, sabes que eso es parte de ti. Aparte de mi voz flamenca hay muchos aromas de jazz, pero también hay funky.

Yo diría que me nutro de tres vertientes: el flamenco, el funky y el rap.

¿Cuales son los artistas que más te han influido en tu vida?

Por supuesto que siempre me he fijado mucho en Camarón, evidentemente. A la hora de la literatura me he fijado mucho en Kase O y Tote King, que son poetas.

Debo decir que escucho mucho James Brown. No tienen nada que ver unos con otros, pero son esas tres vertientes de las que hablo.

Desde comienzos de los años 70 el flamenco comenzó un proceso de expansión a través de propuestas que dejaron el purismo a un lado para echar mano de otros elementos. Los ejemplos son muchísimos, incluidos Camarón y Paco de Lucía, Triana, Enrique Morente y un largo etcétera hasta llegar al presente. ¿Falta algo? ¿Ha habido ganancia para el flamenco?

El flamenco ya está completo. Creo que no necesita nada más. El flamenco está definido. Es verdad que mola que cada artista escoja un palo y se lo lleve a su terreno, invente e investigue. Nunca se sabe lo que puede cada quien trasmitir a otras personas. El término flamenco yo creo que más bien le sobran ya bastantes cosas. Obviamente la mayoría de esos intentos son ganancias. Siempre existirán los puristas que no se abren a nada nuevo, aunque muchos de ellos se contradicen porque algunos cantes nuevos surgen de algo muy antiguo.

Hay propuestas nuevas muy interesantes que beben del flamenco como Quentin Gas, Derby Motoreta’s Burrito Kachimba.

También tenemos unos colegas nuevos llamados Califato 3/4, otra vertiente más, aunque no se le puede llamar flamenco. Yo a mi disco no lo considero flamenco, es mi interpretación. Lo bonito es beber de varios manantiales y plasmar todo lo que has vivido. Y si ello le llega a la gente, pues mucho mejor.

Mario PalmaHaciendo un proceso de abstracción, ahora que ya decidiste dedicarte a la música, ¿Cuáles son tus sueños?

Es complicado de responder. Ahora mismo tengo un poco turbio eso de los sueños. Creo que va cambiando por días. Si te digo la verdad, en este momento mi sueño es poder trabajar mucho y darle mucho movimiento al disco. La respuesta más breve es que mi sueño es que todo esto termine y poder volver a estar cerca de la gente.

¿Hasta donde te gustaría que llegue tu música?

Me encantaría atravesar el charco con mi banda y tener un público grande. Me encantaría ir a México y a Argentina, que según lo que llega a mis oídos, se consume mucho flamenco. Molaría bastante.

Obviamente me gustaría llegar al resto del mundo

¿Con quien te gustaría colaborar?

Una colaboración gorda podría ser con Vicente Amigo, o el pianista Dorantes. Con un rapero me encantaría. En realidad no tengo una distinción específica. El material tendría que ser potente.

¿Cómo te mueves en el mundo de las redes sociales?

No soy muy amigo de ellas, pero no me queda alternativa que serlo. Es una pelea conmigo mismo. Me pueden, pero intento llevarlas porque es la conexión con el público.