Inicio Noticias Llega el Ciclo Piñata Music Series a Madrid

Llega el Ciclo Piñata Music Series a Madrid

Piñata

El ecléctico ciclo de conciertos Piñata Music Series llega a Madrid con artistas que van de la música urbana al minimalismo, jazz y R&B, y de la música africana a la latina

Ciclo Piñata Music Series

La programación incluye nuevos talentos musicales que visitarán Madrid como Gogo Penguin, una de las bandas más en forma del panorama jazz internacional; Nate Smith, batería americano que ha colaborado con artistas como Pat Metheny, Dave Holland, Chris Potter o José James.

Masego será otro de los artistas que visiten Madrid. El artista afincado en Estados Unidos es considerado una de las figuras claves del genero fusión trap house jazz.

Otros artistas que forman parte del ciclo son el magnífico Trombone Shorty con su Brass Band o la banda instrumental Portico Quartet que presentará su último álbum Monument publicado en Gondwana Records.

GOGO PENGUIN (4 febrero. Sala MON)

¿Alguna vez os habéis sentido como si asistierais a la escenificación de la banda sonora de una película que no existe? ¿Cómo si se os presentara en directo el imponente soundtrack de un film imaginario? ¿Cómo si fuera la música de imágenes aún por diseñar?

Pues así es como suenan las composiciones de los británicos Gogo Penguin. Con una emotividad y un poderío cinemático que apenas necesita palabras.

El pianista Chris Illingworth, el contrabajista Nick Blacka y el batería Jon Scott, todos músicos de Manchester que apenas rozan la treintena, son admiradores de la música clásica, pero se han criado en la era de la explosión del tecno inteligente y del drum’n’bass.

Por eso no es de extrañar que combinen su pleitesía a una escuela minimalista que va de Debussy a Phillip Glass, con una jungla de ritmos sincopados que ha de recordar (a la fuerza) a Goldie, Aphex Twin o Massive Attack. Pasado y presente. Tradición y vanguardia. Una fusión imbatible.

Cinco discos – entre 2012 y 2020 – y un cautivador directo les avalan. Es música para soñar despierto. Para imaginar otros mundos. Para sentir que tus pies se levantan del suelo.

MASEGO (6 marzo. La Riviera)

Masego es fiel hijo de su tiempo. De su tiempo y de su herencia. De la fusión natural de estilos y también del peso de la tradición. A veces parece un cruce entre su admirado André 3000 (Outkast) y Travis Scott, por su forma de fundir un hip hop (que tiene mucho de jazz) con el trap.

El resultado es uno de las propuestas más seductoras del último r’n’b. Trap house jazz, lo llaman, aunque la etiqueta no sea un alarde de imaginación. Pero es certera, sin duda. Si uno la teclea en Google, lo primero que aparece es el nombre de Masego. Con razón.

Se nota que Micah Davis, que es el nombre de este joven de 28 años nacido en Jamaica aunque criado en los EE.UU., acostumbró sus oídos desde muy pequeño a los clásicos del soul, del gospel y del jazz. Se curtió años más tarde difundiendo sus primeras creaciones en soundcloud, la plataforma predilecta del rap y el trap alternativos, y de ahí a celebrar pequeños cameos en discos de Kehlani, Kaytranada o Drake, ya solo quedaba un paso.

Sus dos álbumes hasta el momento, los espléndidos Lady Lady (2018) y Studying Abroad: Extended Stay (2020), confirmaron todo lo bueno que venía apuntando en sus EPs anteriores. Un nombre de (gran) futuro.

SAUTI SOL (2 abril. Sala Caracol)

Durante la última década se ha desarrolado un nuevo estilo musical nacido de la fusión de las músicas tradicionales africanas con el Hip-Hop, R’n’B, DanceHall, Pop, EDM y en general con las músicas urbanas.

Este estilo, conocido como Afrobeats (con «s» al final en contraposición con el Afrobeat originario de Nigeria y el gran Fela Kuti en los 70) ha ganado en popularidad en los últimos años con millones de seguidores en todo el mundo e incluso ganando una banda de este género (Burna Boy) el Grammy a mejor álbum global.

Ahora, por primera vez en Madrid, una de las bandas punteras en este género, SAUTI SOL, banda keniana formada en 2005 en Nairobi por los vocalistas Bien-Aimé Baraza, Willis Chimano y Savara Mudigi.

En un principio, con la intención de ser un trío a capela, pero la entrada en la formación del guitarrista Polycarp Otieno, poco antes de que se bautizaran como Sauti Sol, cambió los planes.

Su discografía está conformada por los álbumes Mwanzo (2008), Sol Filosofia (2011), Live And Die In Afrika (2015), Afrikan Sauce (2019) y Midnight Train (2020), así como por un EP homónimo de 2012, en colaboración con el rapero y productor sudafricano Spoek Mathambo.

Sauti Sol gozan de un amplio reconocimiento internacional, pues además de su impacto en el continente africano -en su país, Kenia, han llegado varias veces a lo más alto de las listas, su música también ha despuntando en Europa y America.

En su currículum, numerosos premios y nominaciones (Kisima Music Awards, Channel O Music Video Awards, MTV Europe Music Awards, BET Awards). Entre las influencias que han citado sus componentes se encuentran compatriotas suyos como Fadhili William y Daudi Kabaka, artistas africanos tan consolidados como Salif Keita, Lokua Kanza y Fally Ipupa, así como la banda británica Coldplay o el cantautor estadounidense Jason Mraz.

PORTICO QUARTET (29 abril. Sala MON)

Definir la música de Portico Quartet es un objetivo abonado al fracaso. Es mejor sentirla. Disfrutarla sin coartadas intelectuales. Porque es la suya una fórmula tan movediza, tan indefinible, tan estilísticamente borrosa, que podemos mencionar los nombres de Phillip Glass, Boards of Canada, Steve Reich o Ryuichi Sakamoto como sombras razonables, pero seguramente no estaríamos pintando el cuadro completo. Algo de ellos quedaría fuera de foco.

Procedentes de Southampton y Cambridge, pero establecidos en Londres hace casi dos décadas, Duncan Bellamy, Jack Wyllie, Milo Fitzpatrick y Keir Vine se dieron a conocer con una propuesta en la que destacaba el poderío rítmico del hang, un instrumento ovalado de percusión de metal, con forma de platillo volante, que fue su nota distintiva.

A partir de entonces su mezcla indefinible de ambient, jazz, electrónica y minimalismo ha pasado por sellos del prestigio de Real World, Ninja Tune y Godwana, en los que fueron publicando sus ochos álbumes hasta la fecha. Todos irradian unas cualidades cinemáticas y paisajísticas que en directo cobran una dimensión extra.

ANTIBALAS (6 mayo. Sala Copérnico)

En el principio fue el ritmo. Y en el final también. El norte, el sur, el este y el oeste se dan cita en la batidora rítmica de Antibalas. Nigeria, Cuba y Nueva York, unidas por esta hermandad del baile nacida en Brooklyn.

Convocando los espectros de Fela Kuti y de Eddie Palmieri, invocando a los santos espíritus del afrobeat y de la salsa con acento nuyorican, Antibalas se han convertido en toda una institución. Una máquina perfectamente engrasada. Sin dejarnos de lado el jazz y el funk, por supuesto. También componentes de su fórmula.

Un colectivo de más de diez músicos con una ingente discografía tras más de dos décadas, y con un poderío arrebatador sobre cualquier escenario.