Inicio Reportajes Prince: una repentina e inexplicable partida

Prince: una repentina e inexplicable partida

1035
Prince

El 21 de abril de 2016 el polifacético músico norteamericano falleció, sin que nadie supiera a ciencia cierta el motivo

Prince: un grande que se fue pronto

Joven, a los 57 años, el 21 de abril de 2016, Prince Rogers Nelson, dejaba un inmenso legado de 42 discos en estudio (incluyendo los tres con The New Power Generation en los 90), compilados, grabaciones en vivo, soundtracks, desde que en 1978 lanzara su álbum debut.

A lo largo de casi 40 años, Prince hizo de todo y renovó de una manera brillante la música negra sin prejuicios ni cortapisas. Fue un soberbio multi instrumentista y prolífico compositor.

Con absoluta libertad navegó las aguas del funk, el soul, el R&B, el rock, la psicodelia, el disco, el synth pop, con textos cargados de sexualidad y religiosidad (en 2001 se unió a los Testigos de Jehová).




Los primeros discos, For You (1978), Prince (1979), Dirty Mind (1980) y Controversy (1981) sirvieron para posicionarlo como la nueva esperanza del R&B, demostrando que él podía con todo y estaba para trascender. Allí convivían funk, disco y soul de manera natural.

Prince tocaba todos los instrumentos, cantaba, componía y bailaba. Y de paso, estaba dispuesto a ser diferente. Su desparpajo, ambigüedad sexual y continuo cambio de look fueron el centro de atención de aquellos años de primeriza gloria de MTV.

Aunque en los años 80 los nombres al tope de la pirámide de éxito pop fueron Michael Jackson y Madonna, la consistencia de Prince lo colocó muy cerca.

A partir del quinto disco, 1999 , publicado en 1982 el nombre de Prince saltó a primer plano. A él siguió una serie de discos legendarios que conforman el cuerpo de trabajo con el cual consolidó su influyente sonido y una ambiciosa puesta en escena ya con su agrupación The Revolution.

 

Son ellos Purple Rain (1984), Around the World in a Day (1985) y Parade (1986), en los que participaron Lisa Coleman (teclados), Wendy Melvoin (guitarra), Matt Fink (teclados), Brown Mark (bajo), Bobby Z (batería), Sheila E (batería).

Ya sin la banda, pero conservando casi los mismos músicos, siguieron otros dos discazos, Sign O’ The Times (1987) y Lovesexy (1988), cerrando la década con el soundtrack de Batman (1989) y abriendo la siguiente con otra banda sonora, Graffiti Bridge (1990)

Los 90 los comenzó Prince con una nueva banda, The New Power Generation, sumando a Rosie Gaines (teclados, voz), Tommy Barbarella (teclados) y Levi Seacer Jr. (bajo), Sonny T (bajo),  Michael B (batería), Damon Dickson y Kirk Johnson (percusión) y Tony M. (rap).

Esa importante etapa fue, sin embargo, efímera. Diamonds and Pearls (1991) y Love Symbol (1992), son los únicos discos con la denominación Prince and The New Power Revolution, mientras que el siguiente, Come (1994), con los mismos músicos pero solo con su nombre se editó en medio de las disputas con el sello Warner.

El siguiente disco, The Gold Experience (1995) llegó con la polémica de ser acreditado a su famoso símbolo, al igual que el siguiente Chaos and Disorder (1996), que Prince se negó a promocionar, y que fue publicado para completar las obligaciones contractuales con Warner.

Eran los tiempos del «Artista anteriormente conocido como Prince».

El mismo año 1996 editó Emancipation, nombre que indica ese punto de quiebre, primero con su propio sello NPG, con distribución de EMI.

Igualmente fue acreditado al símbolo. Bajo ese «Love Symbol«, despidió el siglo 20 con Rave Un2 the Joy Fantastic (1999) -junto a invitados como Gwen Stefani, Sheryl Crow, Chuck D y Ani DiFranco-, mientras Warner publicaba en paralelo The Vault: Old Friends 4 Sale, con material grabado entre 1984 y 1995.

En el siglo 21 quizá los discos de Prince no hayan alcanzado el nivel de éxito que en los 80 y 90, pero su productividad y calidad jamás decayó, editando 17 discos en 15 años y realizando frecuentes tours.

Prince nunca tuvo reparos en cambiar su imagen una y otra vez, construyendo una estética personal absolutamente distintiva. Su pequeña humanidad contrastaba con su inmenso talento y su imponente personalidad.

Ecléctico, controversial, renovador, aventurado, polémico, caprichoso…Prince fue y seguirá siendo un personaje único e indispensable para entender la cultura pop contemporánea, con múltiples aristas.

Nunca quedó clara la razón de su prematura muerte, aunque sí se conoce que previamente había tenido algunos problemas de salud.

Prince


¿Interesado en comprar música de Prince, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Productos de Prince en España

Productos de Prince en Estados Unidos