Inicio Noticias Bill Rieflin (1960-2020): se fue la más versatil batería del rock industrial

Bill Rieflin (1960-2020): se fue la más versatil batería del rock industrial

91
Bill Rieflin

Fallece uno de los más versátiles bateristas contemporaneos, ligado al rock industrial a través de emblemáticas bandas, pero también a R.E.M. y King Crimson


Aunque se sospechaba que algo no andaba bien con él cuando empezó a ausentarse de la ambiciosa formación actual de King Crimson, en la que compartía el rol de baterista con Pat Mastellotto y Gavin Harrison, ha sido un mazazo su prematura muerte a los 59 años. Sufría de cáncer. Deja tras de si deja una prolífica e influyente trayectoria con varias de las más importantes bandas de rock industrial como Ministry, Pigface, Revolting Cocks, Lard, KMFDM, Swans, además de la última etapa de R.E.M.

Juan Carlos Ballesta

William Frederick Rieflin nació en Seattle, una ciudad ligada al rock desde siempre. Su actividad comenzó con los grupos punks The Telepaths y The Blackouts a fines de los años 70.

Bill comenzó su ascenso cuando se unió a dos proyectos que involucraban a Al Jourgensen, por un lado la banda Ministry, y por el otro Revolting Cocks que involucraba a los belgas Luc Van Acker y Richard 23 de Front 242.

Ministry y Revolting Cocks: asociación con Al Jourgensen

En 1988 vieron la luz dos discos con esas bandas. The Land of Rape and Honey, tercer álbum de Ministry, alejado del sonido EBM en favor de uno más industrial y agresivo, contó con el valioso aporte de Rieflin, no solo como baterista sino con guitarra, teclados y programaciones.

Esta asociación se mantuvo por los siguientes dos álbumes, The Mind Is a Terrible Thing to Taste (1989) y Psalm 69: The Way to Succeed and the Way to Suck Egg (1992), además de otro trabajo en directo In Case You Didn’t Feel Like Showing Up (1990).

Con Revolting Cocks debutó con Live! You Goddamned Son of a Bitch, grabado en directo en Cabaret Metro en Chicago en 1987. La formación incluía a Jourgensen, Van Acker, Chris Connelly, Paul Barker y Bill Rieflin, probablente mejor que la original con Richard 21.

Con ella se grabaron los siguientes dos discos, Beers, Steers, and Queers (1990) y Linger Ficken’ Good (1993).

Pigface, KMFDM y Lard

Siguiendo la gira de The Mind Is a Terrible Thing to Taste, los bateristas Martin Atkins (Public Image Ltd, Ministry, Killing Joke, Brian Brain, Murder, Inc…) y Bill Rieflin, crearon el proyecto Pigface, con la participación de varios músicos de la escena industrial como Trent Reznor (antes que Nine Inch Nails ganara relevancia), Paul Barker (Ministry, Lead into Gold, Revolting Cocks), Chris Connelly (Ministry, Murder, Inc., The Damage Manual, Revolting Cocks), Genesis P. Orridge (Throbbing Gristle, Psychic TV), Steve Albini (Big Black, Rapeman, Shellac), En Esch (KMFDM, Slick Idiot), Nivek Ogre (Skinny Puppy, ohGr, Rx) y muchos más.

Friedlin se mantuvo con Pigface solo por un EP (Spoon Breakfast, 1990), un LP en estudio (Gub, 1991) y otro en directo (Welcome to Mexico… Asshole, 1991).

Una vez que el grupo industrial alemán KMFDM (Kein Mehrheit Für Die Mitleid, traducido como “sin lástima por la mayoría”), liderado por el multi instrumentista Sascha Konietzko, se mudó a Estados Unidos, comenzó una relación con el emblemático sello de Chicago, Wax Trax.

El puente con muchos de los músicos ligados al sello fue inmediato, entre ellos Bill Rieflin, comenzando una relación que se extendió desde 1990 a 2011, participando de una u otra forma en nueve álbumes.

Lard fue otro de los proyectos que involucró a varios de los exponentes principales de la escena industrial y hardcore norteamericana, que tuvo a Rieflin como baterista habitual.

La banda fue liderada por Jello Biafra (voz; Dead Kennedys), Al Jourgensen (guitarra; Ministry) y Paul Barker (bajo; Ministry, Revolting Cocks). Rieflin participó en The Last Temptation of Reid (1990), Pure Chewing Satisfaction (1997) y el EP 70’s Rock Must Die (2000).

Un efímero proyecto del que fue baterista fue Sweet 75, del bajista de Nirvana, Kris Novoselic y la venezolana Yva Las Vegas, que editó un único disco en 1997.

 

Michael Gira/Swans/Angels of Light

Una de las relaciones más fructíferas y valiosas en la vida como baterista de Rieflin fue con Swans, la banda comandada por Michel Gira, la cual comenzó en 1995 con el disco Celebrity Skin.

Ese mismo año tocó en Drainland, el debut solista de Gira.  En 1996 cerró aquella etapa de Swans con el monumental Soundtracks for the Blind, para luego unirse al siguiente proyecto de Gira, The Angels of Light.

El inquieto Gira de nuevo contó con él para el regreso de Swans en los discazos My Father Will Guide Me up a Rope to the Sky (2010), The Seer (2012) y To Be Kind (2014).

R.E.M y Robyn Hitchcock

La versatilidad de Rieflin quedó totalmente demostrada con su incorporación a R.E.M. unos años después del abandono en 1997 del baterista fundador, Bill Berry, retirado por razones de salud.

Around the Sun (2004) fue el primero de los discos con R.E.M, seguido por Accelerate (2008) y Collapse into Now (2011), además de todos los conciertos de esos años.

Una de las asociaciones más interesantes fue con el inglés Robyn Hitchcock, como parte de la agrupación Venus 3, que involucraba también a Peter Buck de R.E.M. y Scott McCaughey de Young Fresh Fellows y The Minus 5.

Los discos Ole! Tarantula (2006), Goodnight Oslo (2009) y Propellor Time (2010), fueron tres joyas de prístinas canciones pop en los que Bill pudo desarrollar otra sensibiliad.

 

Robert Fripp y King Crimson

La encarnación más ambiciosa de la legendaria banda de progrock King Crimson creada por Fripp con 50 años de historia, incluyó a Bill Rieflin como uno de los tres bateristas en la reencarnación de 2013. El resultado fue una sensacional reinvención del legendario grupo, que si bien no arrojó ningún disco en estudio, si dejó material en directo realmente sensacional.

La relación con Fripp había comenzado en 1999 cuando fue invitado a participar en el disco solista Birth of a Giant, y luego creció con los dos álbumes el proyecto The Humans, junto a Fripp y su esposa, la cantante Toyah Wilcox.

La muerte de Bill Rieflin, con apenas 59 años, en la plenitud de su creatividad, nos priva e uno de los más versátiles músicos de nuestro tiempo.

NOTA:

El diario de Robert Fripp y Toyah Wilcox contiene una sentida y triste cronología de la enfermedad de Bill. Leer aquí