Inicio art rock black midi retorna con el explosivo John L

black midi retorna con el explosivo John L

237

El grupo londinense regresa tras el brutal álbum debut, sensación de 2019, con un adelanto que promete emociones

black midi – John L (Vídeo Oficial)

¿Qué puede salir de mezclar influencias de Pere Ubu, The Fall y King Crimson?

La respuesta es: black midi

La agrupación londinense anuncia para el 28 de mayo su segundo disco, Cavalcade, y a juzgar por el fabuloso adelanto, el álbum promete grandes emociones.

La continuación de Schlagenheim (2019) tiene un listón alto y complicado de superar.

Geordie Greep (guitarra, voz principal), Cameron Picton (bajo, voz), y Morgan Simpson (batería) anuncian Cavalcade como una cabalgata de personajes, una fila de figuras más grandes que la vida -desde un líder de culto caído en desgracia y un antiguo cadáver encontrado en una mina de diamantes, hasta la legendaria cantante de cabaret Marlene Dietrich- que se pasean seductoramente a su lado.

«Cuando escuchas el álbum casi puedes imaginar que todos los personajes forman una especie de cabalgata. Cada uno de ellos cuenta su historia uno a uno y, al terminar cada pista, te sobrepasan, sustituidos por el siguiente en la fila», comenta Picton.

El primer tema del álbum, «John L», disponible en 12” con la cara b “Despair”, tiene un sonido arrollador con influencias de la trilogía Discipline, Beat y Three of a Perfect Pair de King Crimson forjado por la enorme energía del violín de Jerskin Fendrix.

Es una pista furiosa, con atractivas pausas, que funciona como una montaña rusa. La historia es una especie de comedia negra sobre lo que les ocurre a los líderes de la secta cuando sus seguidores se vuelven contra ellos.

El fabuloso vídeo que acompaña la canción fue dirigido, editado y animada por la coreógrafa Nina McNeely, con la participación de The Entity Dance Company.

El terreno se abrió para Cavalcade en esos días de 2019 que ahora parecen extraños, previos a la pandemia. Las canciones que se habían estado gestando desde el lanzamiento de Schlagenheim en julio comenzaron a abrirse camino en los setlists de sus conciertos (como el de Madrid. Aquí crónica) y finalmente se convirtieron en entidades individuales.

Pero con este álbum hubo un “anhelo “de ser mas considerados y grabar algo que fuera más interesante y desafiante: «Es fácil dejarse llevar por el mito de la improvisación y la intervención divina, y pensar que si una canción no surge en la sala de forma natural, sin que la guíe alguien en concreto, cuando todos estamos sintiendo las vibraciones, entonces no es adecuada y no es pura. Eso es algo peligroso porque acabas por no probar nunca algo diferente, o simplemente abandonas una idea si no funciona a la primera porque siempre estás esperando que llegue perfecta”, dice Greep

Con este planteamiento en mente la mitad del álbum la escribieron los miembros individualmente en sus casas durante el confinamiento y las llevaron a la mesa cuando llegó el momento de grabar. Morgan confirma que fue una ventaja: «La experiencia en esta ocasión fue completamente el reverso de Schlagenheim. Gran parte del material era realmente fresco, pero eso fue algo que jugó a nuestro favor y lo disfrutamos».

Después de grabar “John L” con Marta Salogni en Londres, la banda se encontró en el verano de 2020 en los apropiados Hellfire Studios, en las montañas de Wicklow, al sur de Dublín, bajo la mirada del productor de Lankum, John ‘Spud’ Murphy.

Geordie comenta: «Funcionó muy bien con John. Queríamos un sonido natural y abierto, combinado con rupturas de la cuarta pared, a falta de una expresión mejor ¿Sabes que en un disco se oye el chirrido de la cinta, esas cosas que te hacen ser consciente de que estás escuchando una grabación? En muchos discos parece que o bien estás escuchando el sonido increíble en alta fidelidad, con 25 micrófonos, o bien tienes el álbum de baja fidelidad lleno de efectos locos. Y pensé: «¿Por qué no hacer un álbum en el que se combinen las dos cosas? Esa fue una de las principales ideas que me planteé y a John le gustó mucho la idea».

Con Matt Kwasniewski-Kelvin, miembro de la formación original, tomándose  un tiempo alejado del grupo debido a problemas de salud mental, black midi eligió aumentar su sonido en Cavalcade, en lugar de replicarlo, con el saxofonista Kaidi Akinnibi y el teclista Seth Evans.