Inicio Reportajes Constanza Liz: La dulzura hecha canción

Constanza Liz: La dulzura hecha canción

Constanza Liz
Foto: Claudia Rodríguez Romero
Una de las voces más promisorias del país se ha embarcado en la ardua tarea de confeccionar su primera producción musical con la misma delicadeza y tesón con la cual un lutier talla un instrumento. Si bien este momento aciago es uno de los grandes obstáculos a superar, Constanza encarna todo el positivismo necesario para llevar con éxito su propuesta a través de un gran aliado: YouTube
Leonardo Bigott

Hace algunos años tuve la oportunidad de escuchar un hermoso trabajo musical llamado Tonadas toadas (2007). Esa grabación fue mi primer contacto con Constanza Liz, Jakelin Liz y el Ensamble Guanali. Fue la primera vez que además de escuchar su dulce voz, pude escucharla tocar el violín. En años recientes su evolución artística ha sido notoria en todos los aspectos y aunque comenzó a componer a los 16 años, ha considerado que este es el momento para revelarle al mundo unas composiciones cargadas de optimismo y amor en pro de labrar un camino de luz y armonía.

En su planteamiento artístico Constanza nos cuenta que procura “establecer la conexión entre las personas que buscan un suelo fértil donde sembrar una melodiosa sonrisa musical que pueda ser abonada y regada con notas llenas de optimismo para construir un armonioso camino lleno de esperanzas”. Y es precisamente lo que ella irradia en cada presentación como invitada y como solista. Sin embargo, su música supera cualquier adjetivo existente y basta con observarla en escena para confirmar que estamos ante una cantante, compositora y violinista muy profesional cuya especial sensibilidad brota con ternura en cada nota.

Constanza cita entre sus primeras composiciones el tema “Para vivir”, pero es el tema “Vivo” el que nos abre las puertas de su creación artística a plasmar en su primer álbum al cual ella ha definido con precisión como pop-fusión y en el que convergen elementos del merengue venezolano, el sangueo, la danza, el funk, el samba y bossa nova, la onda nueva y elementos de jazz y world music. Apoyado en un video, el tema intenta darle identidad a una bondadosa visión del mundo. El video del tema fue lanzado en su canal de YouTube el pasado noviembre y ha contado con el apoyo de Arepa Music como plataforma musical para ser descargado en iTunes, Spotify y Amazon.

Dentro del repertorio que por ahora tiene planificado Constanza están composiciones que proyectan un claro interés por lo ecológico en temas como “Naturalmente” y “Así, como yo” en los cuales existe un llamado a la consciencia sobre la relación entre nosotros y el medio ambiente. Otros, como “Alas arriba”, “Una luz” y “El diario de Carmen”  se basan en experiencias más cotidianas donde el amor, el crecimiento personal y la búsqueda de esa luz propia resultan en la unión de todos los esfuerzos y energías.

Para lograr ese propósito Constanza ha reunido a algunos de los más talentosos músicos de la actualidad como son Yilmer Vivas (percusión) y Baden Goyo (piano), quienes están actualmente fuera de Venezuela. Pero ahí están Abelardo Bolaño en la batería,  Freddy Adrián en el bajo, Carlos Peña en la guitarra y Juan Diego Villalobos en el vibráfono.

La calidad y el talento de Constanza la han convertido también en invitada especial de los proyectos Quintillo Ensamble, Rock and MAU y para mayo estará grabando otro de sus temas con Rafael “El Pollo” Brito. Dentro de su agenda tiene contemplado grabar un tema por mes acompañando cada uno con material audiovisual como apoyo a su proyecto discográfico, el cual irá tomando forma poco a poco en el transcurso de este año,  los cuales compartirá a través de su canal YouTube.

Combinando melodías vocales con el violín “conectando todos los elementos desde la esencia del ser”, Constanza irá moldeando su ambicioso proyecto con temas influidos por la música latinoamericana en general pero desde lo tradicional venezolano, de allí que emplee el término pop-fusión.

En esa búsqueda insaciable por una voz propia Constanza destaca con especial ahínco la influencia musical de su madre, Jakelin Liz, y las enseñanzas de su padre y de su abuela, Carmen Delia Bencomo, quien escribió el tema  “Paramero soy” y cuya música fue compuesta por el célebre Enrique Hidalgo. Ella relata con cierta reserva que al inicio “no me gustaba lo que componía y pare por un tiempo”. Pero han sido las influencias de músicos como Daniela Furtado, Djavan e Ivan Lins, entre muchos otros, las que han estimulado su vena creativa para no amilanarse en el camino y cristalizar este proyecto que surge del simple hecho de vivir de la música.

Constanza Liz
Foto: Claudia R Romero

Constanza Liz

Artículo anteriorOctavio Suñé «T.O.D.O.» (2016) (Venezuela)
Artículo siguienteLOS IMPRESCINDIBLES: 3er Ciclo de Documentales Musicales (10, 17, 24 junio)