Inicio Ahi estuvimos La preciosista y envolvente noche de Hania Rani en Madrid

La preciosista y envolvente noche de Hania Rani en Madrid

Hania Rani en Madrid
Foto: Daniel Florido

La compositora y pianista polaca pasó por Madrid para ofrecer un inolvidable concierto, presentando su reciente disco Ghosts

Hania Rani
Concierto en Sala But/La Paqui, Madrid

(Abril 24, 2024)

En música siempre hay espacio para las sorpresas, para la creación libre y novedosa. La polaca Hanna Raniszewska, mejor conocida como Hania Rani, posee una de las más interesantes propuestas de la actualidad.

Su música es una subyugante mezcla de elementos clásicos propios de su formación en Feliks Nowowiejski Music School en Gdańsk (su ciudad natal) y en el Fryderyk Chopin University of Music en Varsovia, con jazz, minimalismo y música electrónica, según los aprendizajes absorbidos en Berlín.

Ese mundo multipolar se refleja de entrada en el escenario, cuya disposición en herradura incluye un piano de media cola, un piano vertical, un piano eléctrico, un sintetizador, secuenciador, un ordenador portátil y micrófonos.

Rani se presentó sola, desdoblándose de manera habilidosa entre todos los instrumentos, convirtiendo el performance -salvo dos pausas- en un hipnótico continuum.

Llegamos temprano para ubicarnos estratégicamente al frente. Ya teníamos claro que a Hania hay que disfrutarla lo más cerca posible, no solo por el interés en verla construir su discurso musical, sino porque hay suficientes segmentos de delicadas interpretaciones al piano vertical que es dificil apreciar desde cierta distancia. A eso se une la tenue iluminación y el hecho que por largos pasajes toca de espaldas.

Fue la mejor decisión. Pasamos en pocos minutos de la curiosidad a la admiración a la hipnosis.




El concierto se basó principalmente en el contenido de su reciente disco Ghosts (parte de nuestra lista Los 100 mejores discos de 2023 alrededor del mundo), con algunos guiños a discos anteriores y también temas desconocidos.

Oltre Terra” fue un comienzo de naturaleza nocturna que nos llevó en una transición casi imperceptible a “24:03”, un tema fantástico en el que el uso de secuenciadores nos retrotrajo al Tangerine Dream de los primeros años 80, una clara influencia de la Escuela de Berlín.

Sin darnos cuenta Hania nos condujo a “Dancing With Ghosts”, tema preciosista que en el disco canta junto al canadiense Patrick Watson. Aqui nos impresionó por primera vez doblando su voz, mientras se acompañaba del piano de semi cola.

Con una sala en absoluto silencio -solo roto en ocasiones por botellas tropezadas en el suelo- “The Boat” fue un ejercicio de hipnosis colectiva, con una delicada interpretación al piano y tenues efectos electrónicos, que nos condujo como quien sube en una alfombra mágica hacia dos temas del disco Home (2020).

Hania Rani en Madrid
Foto: Daniel Florido

Fueron ellas, “Leaving” -en la cual cambió al piano eléctrico y luego al de cola, sobre el que se apoyó una exquisita interpretación vocal-, y “Buka”, una preciosista pieza instrumental.

Finalmente, Hania hizo una pausa para -con mucha simpatía, humildad y timidez- saludar y agradecer a la audiencia -que aplaudido eufóricamente-, luego de unos años de ausencia en Madrid. También dijo que le hubiera gustado quedarse más tiempo y no solo un día.

Hania Rani en Madrid
Foto: Daniel Florido




De vuelta a Ghosts, interpretó “Don’t Break My Heart”, una pieza que bien pudiera ubicarse en el terreno de James Blake, con un bajo profundo, un uso envolvente de la electrónica y una voz usada casi como un instrumento más.

El final fue unido con una improvisación al piano que muy probablemente se convierta en la base de un nuevo tema para un futuro disco. Tras esa maravillosa interpretación que combinó lo acústico con lo eléctrico y lo electrónico, desembocó en “Nostalgia”, otra remarcable composición del reciente disco cuyo comienzo en el piano vertical requirió de una gran concentración y silencio absoluto, tal fue la delicadeza con la que fue interpretada. Lo insólito fue que no se oyó ni una tos ni el ruido de botellas ni siquiera alguien caminando.

Tras los aplausos, irrumpió “Thin Line”, uno de los temas cantados de “Ghosts” con mayor presencia de base electrónica, quizá también el que mas sintoniza con la propuesta solista de Thom Yorke, con ecos de la Björk de los años 90 y el dúo alemán Laub.

Las influencias de Rani -sin ser demasiado invasivas- orbitan en torno a distintas fuentes como Thom Yorke, Nils Frahm, Ólafur Arnalds, James Blake, Lali Puna, múm, Laub, Jacco Gardner, Patrick Watson, Win Mertens, Yann Tiersen, Bo Hansson, Erik Satie y más, cubriendo un abanico estilístico que se pasea entre el minimalismo, el neo clasicismo, la música ambiental, el minimal techno, la música incidental para cine o puestas en escena, y la folktronica. Todo hecho como el más fino trabajo de orfebrería.

Sin que nos diéramos cuenta, “Thin Line” se unió de manera natural con un tema ausente de cualquiera de sus discos, “It Don’t Bother Me”, con un repetitivo y algo quebrado ritmo electrónico sobre el que Hania puso a surfear su voz, al tiempo que agregaba capas y más capas sonoras de manera magistral.

Tras un brevísimo silencio sobrevino “Komeda”, once envolventes minutos que nos dejaron flotando. De nuevo, con una transición natural, nos llevo al siguiente tema, una atmosférica pieza cantada llamada “Always in the Dark”, la cual fue desvaneciéndose lentamente hasta finalizar con Hania deslizando un dial de radio cerca del micrófono, tal como había empezado el concierto, quizá un pequeño guiño al alemán Holger Czukay, quien hizo esas exploraciones radiales con Can, David Sylvian y solo.




El público salió repentinamente del encantamiento para ofrendarle una sonora ovación que la trajo de regreso. Con su genuina humildad agradeció a todos por asistir y su equipo, aseguró que regresará por mas de un día y nos dejó con “una vieja canción”. Se trataba de “Hawaii Oslo” de su primer disco Esja (2019), una impresionista pieza a piano que puso la guinda a una velada inolvidable.

Hania Rani en Madrid
Foto: Daniel Florido

Desde ya esperamos un nuevo disco y una nueva visita de esta polaca de 34 años dueña de un desbordante talento.

Juan Carlos Ballesta

Fotos: Daniel Florido


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Hania Rani, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Música de Hania Rani en España

Música de Hania Rani en Estados Unidos