Inicio Archivo discografico Takes Off: el emblemático despegue de Jefferson Airplane

Takes Off: el emblemático despegue de Jefferson Airplane

142
Jefferson Airplane Takes Off

Publicado el 15 de agosto de 1966, la recordada banda californiana alzaba su primer vuelo con este hito discográfico en los incipientes días de la cultura psicodélica.

Jefferson Airplane
Takes Off

RCA Victor, 1966. Estados Unidos

 
Pionera del movimiento psicodélico, con centro de operaciones en San Francisco, California, Jefferson Airplane entró con buen pie en el mundo musical, marcando la ruta del “San Francisco Sound” mano a mano con el nacimiento de la cultura del consumo de sustancias ilícitas que originó el “rock psicodélico”, una de las vertientes predominantes del rock que predicaba, inicialmente, la apertura de nuevos estados de conciencia en “viajes colectivos” que en el tiempo desviaron su ruta por caminos escarpados.

Jefferson Airplane fue la primera en cosechar éxitos más allá del “área de la bahía”, llevando entre sus credenciales la participación en los festivales de Monterey Pop Festival, Isle of Wight, Woodstock y Altamont en los años 1967, 1968 y 1969.

Si ya Takes Off puso en boca de todos el nombre de Jefferson Airplane, es importante expresar que Surrealistic Pillow, su segundo álbum, consolidaría el concepto musical del grupo con dos distintivos temas, “Somebody to Love” y “White Rabbit”, obras estandartes de aquel fenómeno social llamado “Summer of Love”




La historia de Jefferson Airplane abarcó dos períodos, el primero de ellos de 1965 hasta 1973, y una segunda época entre 1989 y 1996.

Para el momento de la publicación de este álbum debut, Jefferson Airplane estaba conformada por la guitarra rítmica y voz de Marty Balin, la voz distintiva y percusión de Signe Toly Anderson (sustituida por Grace Slick a partir del siguiente disco), la guitarra/voz de Paul Kantner, el bajo de Jack Cassidy, la guitarra líder y voz de Jorma Kaukonen, y la batería de Skip Spencer y Spencer Dryden, este último en tres de los temas.

Los marcados egos de Jorma y Jack dieron origen a la banda Hot Tuna, mientras el resto de la agrupación se reorganizó bajo el nombre de Jefferson Starship, banda que tal vez muchos recuerden por el exitoso tema “We Built This City”, uno de una seguidilla de hits durante la década de los 80.

Aquellos muchachos de la banda original hicieron su entrada al Music Center of the World de RCA Victor en Hollywood, California, el 18 de diciembre de 1965 para dedicarle tres meses a la grabación de nuestra celebrada obra, bajo la producción de Matthew Katz (Moby Grape, It’s a Beautiful Day) y Tommy Oliver.

La antesala del repertorio de once composiciones es una portada que muestra a los miembros del grupo en lo que es una estampilla o sello postal gigante.




El disco comienza con “Blues From An Airplane” escrito por Balin y Spencer. El tema, como la mayoría del set, ocupa poco más de dos minutos.

En él ya encontramos los rudimentos del estilo del grupo encerrados en un aire misterioso con una lírica existencial sobre la soledad del ser humano. “No se que hacer / no se donde estás / puedo ver mi vida hecha para hacerse pedazos…”.

El siguiente tema es de Balin y Kantner, “Let Me In”.

Con la guitarra marcando el camino y haciendo un solo en el claro lenguaje psicodélico, la poética lírica se centra en una relación que poco promete dada la inexpresiva naturaleza de uno de los protagonistas de la historia: “Déjame entrar, quiero estar allí / cerraste la puerta y ya no está / sin palabras para mí / sin una mirada para mí / me rechazaste sin importarte nada”

La banda sigue con “Bringing Me Down”, con una estructura similar. Compuesta por Balin y Kantner, la canción es uno de los sencillos del disco.

“Me deprimes y eso no está bien…”, nos dice Jefferson Airplane.




“It’s No Secret”, otro de los sencillos del disco, es una romántica canción compuesta por Marty, más esperanzadora que las anteriores.

La interesante guitarra y las armonías vocales, sobresalen en esta pieza que es seguida de “Tobacco Road”, una de tres canciones no escritas por miembros del grupo.

Creada por Clay Warnick†, esta canción de larga historia, cierra el primer lado del disco: “Nací en una litera / mi madre murió y papá se alcoholizó / déjame aquí para morir o crecer / en medio del camino del tabaco”.

“Come Up The Years”, también un sencillo, abre el lado B del disco. La pieza fue escrita por Paul y Marty quienes también compusieron la siguiente canción, “Run Around, pero con Paul en la voz de la primera,

La primera es una hermosa canción que hoy pudiera malentenderse como un sutil intento de un acto pedófilo y que nos recuerda al tema “Young Girl” de Gary Puckett & The Union Gap.

En ella Jefferson Airplane nos dice: “Debería irme / no debería estar aquí y amarte / más de lo que lo hago / porque eres mucho más joven de lo que yo soy”

En la segunda, la banda nos narra una historia sobre el abandono y el maltrato.




En “Let’s Get Together” la guitarra de doce cuerdas trae cierta belleza y calidez. En sus versos nos dice: “El amor no es otra cosa que una canción que cantamos / escuchar el modo en que morimos / puedes hacer sonar las montañas / escuchar los ángeles llorar / aunque la paloma esté en el ala / no has de saber por qué…”

Esta pieza, escrita por Chester Powers†, se convirtió en una suerte de himno del movimiento pacifista en los 60. Su autor, bajo el pseudónimo de Dino Valenti o Dino Valente fue una de las voces líderes del grupo de rock Quicksilver Messenger Service junto a quienes cantó un par de éxitos, “Fresh Air” y “What About Me”.

Y para complicar las cosas un poco más, adoptó el pseudónimo de Jesse Oris Farrow cuando fungía como letrista.

“Don’t Slip Away”, “Chauffer Blues” y “I Like It” cierran el repertorio de esta superlativa obra.

En la primera, la banda nos cuenta una de esas historias de amor donde tras un período de ausencia la pareja, o uno de los involucrados, esta convencido que esta vez todo resultará. El trabajo instrumental con la guitarra al frente llama un poco la atención antes de oír las primeras notas de “Chauffer Blues”, tema bien conjugado con la guitarra y la voz de Anderson que fue compuesto por uno de los primeros productores del blues en Chicago, Lester Melrose†.




Los últimos tres minutos y cuarto lo completan una composición de Marty y Jorma que a ritmo de sentido blues nos dice: “Esta es mi vida / estoy satisfecha / así que cuidado / no trates de mantenerme engañada / así que por qué no dejarme estar satisfecha… esta es mi vida / esta es mi manera / este es mi momento / este es mi sueño / y me gusta…”

Dejemos caer la aguja y disfrutemos sin interrupciones de esta obra musical de la grandiosa y ya consagrada en el Rock & Roll Hall Of Fame, Jefferson Airplane.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Jefferson Airplane, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias