Inicio Noticias Hasta siempre John Prine: la honestidad en forma de canción

Hasta siempre John Prine: la honestidad en forma de canción

260
John Prine

El 7 de abril, a los 73 años, el emblemático e influyente cantautor folk estadounidense se convirtió en otra inesperada víctima del Covid19.


El legendario cantautor falleció en Nashville, a los 73 años, a causas del Covid19. Dejó tras de sí una impoluta obra marcada por su honestidad, fino humor, crítica social  e independencia de las premisas de la gran industria de la música. Admirado por muchos otros cantautores y músicos de diversas tendencias, su muerte deja un gran vació en el universo de la música folk

Juan Carlos Ballesta

Instalado en Chicago, Prine fue parte del maravilloso revival folk que se produjo en los años 60 y 70. Su acercamiento fue primero como espectador en los clubes de la ciudad, hasta que poco a poco fue animándose a participar con sus propias composiciones en las veladas que se organizaban en el circuito, en el cual también participaban cantautores como Steve Goodman, Michael Peter Smith, Bonnie Koloc, Jim Post, Tom Dundee, Anne Hills y Fred Holstein.

Descubierto por el también cantautor y actor Kris Kristoferson, junto a su amigo Steve Goodman, grabó su homónimo primer disco, publicado en 1971 y con el cual muchos comenzaron a catalogarlo como “el próximo Bob Dylan”. Sin duda, su estilo no estaba muy lejos.

El propio Dylan apareció sin previo aviso en una de las primeras apariciones de Prine en Nueva York y lo apoyó con la armónica.

Aquel emblemático debut incluía sus canciones «Illegal Smile» y «Sam Stone» y los estándares «Angel from Montgomery» y «Paradise«, además de «Hello in There«, una canción sobre el envejecimiento que luego fue versionada por numerosos artistas, y «Far From Me«, un vals sobre el amor perdido de una camarera sobre la cual Prine luego dijo que era la favorita de todas sus canciones.

Los años 70 fueron prolíficos para Prine, con una seguidilla de discos que luego del gran debut tuvieron en el segundo disco, Diamonds in the Rough (1972), una sorpresa y a la vez una inequívoca señal de que Prine no iba a transar mucho con las normas de la industria.

El disco se acercó al bluegrass con canciones que recordaban a Hank Williams, con clásicos como «The Great Compromise«, en el cual aborda la Guerra de Vietnam, y la balada «Souvenirs«.

Luego siguieron Sweet Revenge (1973), con favoritos como «Dear Abby«, «Grandpa Was a Carpenter» y «Christmas in Prison«; Common Sense (1975), con «Come Back to Us Barbara Lewis Hare Krishna Beauregard«, primero de sus álbumes en ser incluido en el Top 100 de Billboard, producido por Steve Cropper.

Aquel año fue el único en que Prine salió de gira con una banda, la cual incluía al guitarrista Arlen Roth

Bruised Orange (1978) es consierado por muchos como un punto culminante. El álbum producido por Steve Goodman incluía canciones magníficas como «The Hobo Song» y «Sabu Visits the Twin Cities Alone«.

En los años 80, Prine se alejó de la tradicional manera en que los sellos discográficos manejaban a los artistas (o explotaban, según confesó) y quizá sin saberlo se adelantaba a la figura del crowdfunding al recibir dinero de sus fans para formar su propio sello y grabar según sus criterios.

Solo tres discos grabó en los años 80, quizá afectado por la muerte de su gran amigo Steve Goodman por leucemia en 1984.

Los años 90 comenzaron con el disco The Missing Years (1991), producido por Howie Epstein, bajista de Tom Petty and The Heartbreakers. Con él ganó su primer Grammy como Mejor Álbum de Folk Contemporáneo, luego de tres nominaciones anteriores.

El disco contó con memorables participaciones como la de David Lindley, Albert Lee, los Heartbreakers Mike Campbell, Benmont Tench, y el propio Tom Petty en los coros, junto a Bruce Springsteen y Bonnie Raitt

La dupla con Epstein se repitió en A John Prine Christmas (1993) y Lost Dogs and Mixed Blessings (1995), para luego publicar un disco de versiones de canciones country, In Spite of Ourselves (1999) y otro, Souvenirs (2000) de nuevas grabaciones de viejos temas

Prine batalló con un cáncer de células en la piel en la parte derecha del cuello, del cual se recuperó luego de una operación y seis meses de radio terapia. La operación dañó algunos nervios de su lengua y glándulas salivares.

Fue necesario un año de recuperación y terapia del habla antes de que pudiera actuar nuevamente. La operación alteró su voz, la cual adquirió un tono más grave.

Pasaron diez años desde su anterior trabajo de canciones originales, hasta que publicó Fair & Square (2005), primer disco en el siglo 21 con nuevo material, con el cual obtuvo su segundo Grammy en la misma categoría de 1991, Mejor Álbum de Folk Contemporáneo.

En 2013, de nuevo Prine tuvo que someterse a una cirugía para extirpar un cáncer en su pulmón izquierdo. Después de la cirugía, un fisioterapeuta lo sometió a un inusual entrenamiento para desarrollar resistencia, exigiéndole que subiera y bajara las escaleras de su casa, coger la guitarra y todavía sin aliento intentar cantar dos canciones.

Seis meses después, John Prine estaba de gira otra vez.

El último trabajo de Prine fue The Tree of Forgiveness (2018), el primer puñado de nuevas canciones en 13 años, con composiciones coescritas con otros compositores como Pat McLaughlin, Dan Auerbach, Keith Sykes y Phil Spector, y duetos vocales junto a Jason Isbell, Amanda Shires y Brandi Carlile.

El 19 de marzo Fiona, esposa de John, salió positiva de Covid19 y se aisló. Una semana después siguió John. Ella se recuperó pero él recayó en su condición respiratoria y no pudo recuperarse.

El 7 de abril, a los 73 años, nos dejó John Prine, uno de los más honestos, influyentes y genuinos cantautores folk de la historia.

John Prine
HOLLYWOOD, CALIFORNIA – OCTOBER 01, 2019: John Prine en el John Anson Ford Amphitheatre. Foto: Rich Fury/Getty Images