Inicio Archivo discografico Escape: el despegue definitivo de Journey hacia el estrellato

Escape: el despegue definitivo de Journey hacia el estrellato

129
Joueney Escape

El 17 de julio de 1981 fue publicado el séptimo y más exitoso álbum de la banda californiana con temas como «Don’t Stop Believin» y «Open Arms»

Journey
Escape

Columbia. 1981. EE UU

Desde que el cantante Steve Perry se incorporó al grupo Journey en octubre de 1977, el sonido de la banda comenzó a consolidarse como uno de los grandes representantes del denominado “rock de estadio”, popularizado en aquélla época por agrupaciones como Foreigner, Boston y REO Speedwagon, entre otras.

A pesar que a finales de 1980 se enfrentaron con la deserción de su teclista (y a veces cantante, cofundador de Santana) Gregg Rolie, éste fue sustituido por Jonathan Cain (teclista del grupo The Babys), cuya presencia en Journey fue determinante para el éxito del grupo en los años sucesivos.

Es así como entre los meses de abril a junio de 1981, la banda conformada en ese entonces por Neal Schon en la guitarra, Ross Valory al bajo y Steve Smith en la batería, junto a los ya mencionados Steve Perry y Jonathan Cain, acudieron a los Fantasy Studios ubicados en Berkeley, California, para registrar su nuevo trabajo, que llevaría por nombre Escape o como lo colocan en su portada ESC4P3.




Contaron con la presencia de los productores Mike Stone (1951-2002), antiguo ingeniero de sonido de Queen, así como Kevin Elson, quien ya había trabajado anteriormente junto a Journey en la producción de los discos Departure, Dream After Dream y Captured.

El álbum comienza con “Don’t Stop Believin’”, composición de Perry, Schon y Cain, en la cual podemos escuchar a este último ejecutando unas llamativas notas en el piano, siendo acompañado a la vez por el bajo de Valory, destacándose la distintiva voz de Perry

Schon ejecuta unos ligeros punteos con su guitarra que después van cobrando protagonismo, interviniendo toda la banda mientras que el cantante entona un estribillo con mucho gancho, con Steve Smith siguiendo el ritmo en la batería junto al relevante bajo de Valory, siendo acompañados por los teclados de Cain.

Posteriormente el tema se acelera cuando éste alcanza los dos minutos, siendo conducido por la guitarra rítmica de Neal mientras que Perry canta la última estrofa para luego volver al estribillo; sobresaliendo luego el guitarrista quien interpreta un gran solo que va repitiendo la armonía vocal, terminando la canción en fade-out a la vez que el grupo va entonando su título.

Don’t Stop Believin’” (cuya temática está referida al hecho de perseguir los sueños sin perder la esperanza que éstos se hagan realidad), se convertiría en una de las piezas más escuchadas de Journey en la emisoras radiales, teniendo una posterior presencia tanto en películas como en programas de televisión.




El segundo tema del disco está conformado por un movido rock de nombre “Stone In Love”, escrito también por el trío de Steve Perry, Neal Schon y Jonathan Cain; en cuyo comienzo la guitarra de Neal resuena por el canal izquierdo, para después darle paso a la voz de Perry quien es acompañado por Cain interpretando también una guitarra que sigue los mismos acordes de Neal.

Luego entra la sección rítmica, sobresaliendo, después del coro principal, un solo de guitarra por parte de Neal que luego va apareciendo paulatinamente, para resaltar de nuevo una vez concluido el segundo coro.

En la parte intermedia del tema, el ritmo se desacelera mientras que Jonathan Cain efectúa un breve solo con el piano para luego darle paso a la guitarra de Neal, quien toma el control de la canción con un potente solo mientras es acompañado por el resto de los músicos hasta que el tema se desvanece en fade-out.

Las letras de “Stone In Love” reflejan los sentimientos del protagonista, quien afirma estar enamorado de una chica que conoció años atrás durante una noche de verano pero cuyo amor sigue presente.

Luego viene un tema titulado “Who’s Crying Now”, en cuyo comienzo se destaca Jonathan Cain demostrando su destreza con el piano y los sintetizadores, siendo acompañado a la vez por el bajo de Valory, ejecutando ambos un pegadizo ritmo que sirve de preludio a la voz de Perry, quien nos canta acerca de dos amantes que han tenido problemas en su relación pero que de algún modo han logrado mantenerse juntos.

La canción presenta un emotivo coro cuyo ritmo es conducido por toda la banda y al llegar a la parte intermedia, podemos escuchar a Perry cantando sobre un fondo de piano, sintetizadores y bajo, entonándose posteriormente el coro por todos los músicos.

El resto del tema es conducido por un sentimental solo de guitarra por parte de Neal Schon, el cual permanece presente mientras que la canción se va desvaneciendo.

Who’s Crying Now” cuya composición se acreditó a Perry y Cain, ha sido otro de los temas de Journey que se ha mantenido de manera constante en las emisoras de radio.




Seguidamente escuchamos una acelerada pieza llamada “Keep On Runnin’”, escrita de nuevo por Perry, Schon y Cain, cuyo ritmo uniforme es conducido por el agresivo sonido de las guitarras de Neal y Jonathan, mientras que la batería de Smith va marcando el tempo con unos fuertes golpes.

Seguidamente Perry nos canta sobre un personaje que después de cumplir con su jornada laboral, sale a pasear un viernes en la noche junto a su amada, disfrutando ambos del “rhythm and blues” que se escucha en la radio.

Aparte de un repetitivo coro interpretado por los músicos, se destaca un gran solo de guitarra por parte de Neal quien sobresale igualmente hacia el final del tema.

El primer lado del disco termina con otra composición del trío de músicos titulada “Still They Ride”, la cual es una hermosa balada en donde el cantante nos habla acerca de un jinete llamado Jesse, quien se la pasa cabalgando constantemente en las noches bajo las luces de la ciudad.

El tema presenta un ritmo lento y algo melancólico, en donde cada músico se luce en su respectivo instrumento y con el sonido de los teclados de Jonathan fundiéndose con la guitarra de Neal (quien luego ejecuta un emotivo solo), sin olvidar el sólido toque de la sección rítmica conformada por la batería de Smith y el bajo de Valory.

El lado “B” del álbum se inicia con “Escape”, cuyo agresivo toque de guitarra por parte de Neal Schon le sirve de introducción a este acelerado tema, en donde Jonathan interpreta el piano en ciertos pasajes al estilo boogie-woogie y la voz de Perry nos relata la historia de un joven que intenta escapar del sistema escolar con el objetivo de perseguir sus sueños.

Instrumentalmente el tema “Escape”, escrito por Perry, Schon y Cain, viene a ser una de las piezas más pesadas del disco y en donde los músicos demuestran que así como son capaces de interpretar baladas y canciones orientadas al pop, también pueden sonar como un gran grupo de heavy metal.

Lo anterior se corrobora con otra composición del mismo trío titulada “Lay It Down”, con las guitarras de Neal y Jonathan marcando el ritmo rockero del tema, el cual se encuentra reforzado por la voz de Perry quien canta en la primera parte del tema sobre los placeres de estar disfrutando de una fiesta con presencia de un grupo interpretando música “Motown”, para después pasar su “fiesta” con bebidas y mujeres.

A medida que transcurre “Lay It Down”, se nota que la banda disfruta de su interpretación y Schon tiene la oportunidad de ir brillando con su guitarra.




El espíritu rockero de Journey continúa con “Dead Or Alive”, tema que mantiene un ritmo uniforme durante toda su extensión y cuya introducción está conformada por la batería de Smith, entrando de manera inmediata la estridente guitarra de Neal quien está acompañado esta vez por el piano de Jonathan, y en donde el cantante nos relata las acciones de un asesino a sueldo quien al final muere a manos de una mujer.

La composición de también se acreditó a los mismos tres músicos

Ya para el penúltimo tema del disco, el grupo baja la velocidad y nos encontramos con unos arpegios efectuados por Jonathan con el piano junto a la guitarra acústica de Neal, cuyos sonidos sirven de introducción a “Mother, Father”, una canción de tono melancólico.

En ella Steve Perry nos canta asumiendo el papel de un adolescente que se enfrenta a la disolución de su familia al ver que sus progenitores se han divorciado por causa del alcoholismo de su padre e implora que se unan de nuevo, manifestando igualmente que gracias a sus padres él está vivo, identificándose también como el “séptimo hijo”, el cual, según antiguas creencias, tendría poderes de premonición.

A medida que Perry va cantando el coro, la guitarra eléctrica de Neal va marcando el ritmo, entrando después la banda en pleno para acompañar al cantante; sobresaliendo un interesante solo de guitarra a mitad del tema, el cual se repite mientras se acerca a una dramática conclusión con la guía de los sintetizadores y la guitarra acústica.

La composición de “Mother, Father” se acreditó a Perry, Schon, Cain y Matt Schon, padre del guitarrista y quien ya había trabajado anteriormente con el grupo en la composición del tema “Winds Of March” del álbum Infinity.

El disco concluye con una de las baladas más famosas de Journey, la cual lleva por nombre “Open Arms” y que fue escrita por Perry y Cain, quien le da entrada al tema con unas hermosas notas en el piano, mientras que Perry va cantando de manera delicada sobre los sentimientos de una pareja que se ha reconciliado luego de haber pasado un largo tiempo separada

Se integra posteriormente el resto de la banda para apoyar al cantante con Neal efectuando unos punteos en la guitarra durante ciertos pasajes, terminando la canción con las misma notas del principio, pero con la guitarra y los sintetizadores acompañando al piano.

Open Arms” formaría parte del soundtrack de la película “Heavy Metal”, el cual sería publicado en julio de 1981.




La portada de Escape fue creación del artista Stanley Mouse, quien ya había trabajado anteriormente con el grupo.

En ella podemos observar al “escarabajo” (el cual apareció por primera vez en la portada de Departure) escapando de una esfera.

Durante las sesiones del álbum, el grupo registró un tema con aires funk llamado “La Raza del Sol” (título original en español y escrito por Steve Perry y Jonathan Cain), el cual sería publicado como lado “B” del sencillo de “Still They Ride”.

Apartando la recopilación Greatest Hits publicada en 1988, Escape sería el disco más exitoso de Journey, con todas las canciones allí incluidas interpretadas en vivo a lo largo de su carrera.

Para efectuar esta reseña consulté las notas incluidas en la caja recopilatoria “Time3” publicada en diciembre de 1992 y la revista “Song Hits” edición marzo de 1982.

Rafael Coutinho


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Journey, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias