Inicio Archivo discografico 15 años del infeccioso álbum debut de LCD Soundsystem

15 años del infeccioso álbum debut de LCD Soundsystem

628
LCD Soundsystem

En 2015 se produjo la gran explosión del proyecto neoyorquino comandado por James Murphy, a la cabeza de la nueva ola del dance punk

LCD Soundsystem
Debut álbum

DFA / Capitol / EMI. 2005. EE UU

Hay grupos cuyo proceso de maduración tarda años. Ese es el caso de LCD Soundsystem, el proyecto que, anclado en Nueva York, lidera el polifacético músico James Murphy, un personaje que para el momento de la aparición de este álbum se había movido en la sombra durante unos quince años.

Murphy fundó el sello discográfico DFA (Death from Above), un pequeño reducto que a mediados de los 80 se encargó de difundir la música de agrupaciones como The Rapture, con la cual posee un parentesco sonoro cuya raíz se ubica en el pospunk británico de principios de los 80 practicado, entre otros, por Gang Of Four, A Certain Ratio, Public Image Ltd, 23 Skidoo y The Pop Group.

Sus años de formación junto a Pony y Speedking, sus primeras dos bandas, sirvieron para adentrarse en el competido universo musical de Nueva York. Pero no fue hasta conformar la dupla con el reconocido productor y programador Tim Goldsworthy (ex UNKLE) que su nombre comenzó a ser tomado en serio.

Ambos produjeron una serie de interesantes grabaciones para DFA, una actividad que apenas le permitió a Murphy editar unos pocos singles de su proyecto LCD Soundsystem.

El primero de ellos, “Losing my Edge” (2002) fue una auténtica revelación, convirtiéndose en una de las más celebradas producciones independientes de aquel año. Murphy fue entonces declarado por varias revistas especializadas como una de las nuevas esperanzas del rock de corte bailable.

Tres sencillos siguieron entre el 2002 y 2004, (“Give it Up”, “Yeah” y “Movement”) hasta que finalmente apareció el homónimo primer álbum del grupo en enero de 2005, produciendo un tremendo impacto en los meses siguientes.

Desde el primer corte hasta el último, no dejaba de sorprender este disco repleto de referencias pero dueño de una muy particular personalidad. El bajo de carácter hipnótico se erige como el hilo conductor, por encima de las guitarras y teclados.

La primera pieza, con su imaginativo título “Daft Punk is Playing at My House”, sienta las bases estílisticas: funk, postpunk bailable, garage-rock, psicodelia y acid house.

Too Much Love”, con rítmica cercana a los alemanes Can, lo reconfirma, mientras en la catárquica “Movement” es The Fall, el grupo del legendario Mark E Smith, la principal fuente de inspiración. Murphy confiesa: “The Fall son mis Beatles. Es la mejor banda de rock and roll junto a Velvet Underground”. Queda claro.

De seguidas The Beatles también deja su impronta en “Never as Tired as When I Waking Up”, con acordes que recuerdan a “Dear Prudence”. En la versión vinilo es la pieza que cierra el lado A.

On Repeat”, son ocho minutos de trance-rock con reminiscencias del legendario dúo neoyorquino Suicide, tema en el cual Murphy adopta un estilo narrativo en el que la forma de alargar algunas letras es heredada de Mark E Smith.

Thrills” con su venenoso zumbido y la funky y festiva “Disco Infiltrator” mantienen la atención en alto, sirviendo de preámbulo al último track, “Great Release”, un homenaje a Here Come the Warm Jets de Brian Eno, la canción pop favorita de Murphy.

La versión doble CD que se lanzó inicialmente contiene en el segundo disco los singles previos, “Losing my Edge” / “Beat Connection” (2002), “Give it Out” / “Tired” (2002), dos versiones de “Yeah” (2003)  y “Yr City’s a Sucker” (2004), una adición estupenda que facilita comenzar el camino recorrido por LCD Soundsystem desde el minuto uno hasta llegar a su primer álbum.

Aunque Murphy toca una amplia gama de instrumentos, además de cantar, producir y diseñar el arte, participan Pat Mahoney (batería), Nancy Whang (teclados, voz), Tyler Pope (bajo) y Phil Mossman (guitarra, teclados, ex-Sabres Of Paradise), complementando a la perfección las ideas de James Murphy y haciendo de LCD Soundsystem un capítulo ineludible del rock actual.

Juan Carlos Ballesta