Inicio Archivo discografico Arctic Monkeys: a 15 años del exitoso e influyente álbum debut

Arctic Monkeys: a 15 años del exitoso e influyente álbum debut

164
Arctic Monkeys debut

El 23 de enero de 2006 vio la luz el álbum debut del influyente grupo al mando de Alex Turner, que originó que nacieran miles de bandas por el mundo

Arctic Monkeys
Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not

Domino. 2006. Inglaterra

Los primeros años del siglo 21 trajeron consigo una nueva camada de bandas británicas que oxigenaron el panorama pop y se erigieron como grandes influencias para muchas agrupaciones alrededor del mundo.

Algunas tenían sus principales referencias en la psicodelia y el pop melódico (Clinic, Simian, The Beta Band, The Coral…), y otras estaban enraizadas con el post punk (Franz Ferdinand, The Zutons, Bloc Party, Maximo Park, Kaiser Chiefs, Arctic Monkeys…)

Aunque todas ellas tuvieron especial influencia y éxito en sus primeros años de vida, fue Arctic Monkeys la que logró el mayor impacto. Miríadas de bandas surgieron en todo el mundo  al calor de su sonido.

Quince años después de ese telúrico álbum debut, la banda liderada por el cantante Alex Turner no vive de ese glorioso momento. Su sonido ahora es otra cosa, alejado de aquella urgencia y de los ritmos de espíritu bailable influidos por Gang Of Four y otras bandas de dance-punk, un cambio que comenzó a ocurrir con el tercer álbum Humbug (2009) y siguió su ritmo con Suck it and See (2011) y AM (2013), tras el cual se produjo un silencio de un lustro, roto finalmente con Tranquility Base Hotel & Casino (2018)

Formada en 2002 en Sheffield -ciudad que en los 90 se había puesto en el mapa musical gracias a Pulp- por Alex Turner (voz, guitarra, teclados), Matt Helders (batería, coros) -quienes eran vecinos-, el compañero de escuela Andy Nicholson (bajo, coros), y Jamie Cook (guitarra, teclados), Arctic Monkeys ofreció su primer concierto el 13 de junio de 2003.

El grupo grabó sus primeros 18 temas en calidad de maqueta, los cuales fueron compilados en una colección conocida como Beneath the Boardwalk, la cual regalaban en los conciertos en CDs “quemados”. Dado que no pretendían ganar dinero con esas canciones, comenzaron a ser distribuidas por los fans y de esa manera conocidas cada vez más.

La banda fue incrementando su popularidad, recibiendo atención de la BBC y la prensa. Un primer punto de inflexión ocurrió cuando el fotógrafo Mark Bull filmó una presentación y la subió a su web con el nombre de Fake Tales of San Francisco, además del contenido de la colección de canciones, a la cual fue el quien puso el título Beneath the Boardwalk.

La popularidad del sitio de Arctic Monkeys en MySpace creció considerablemente, aunque según ellos era manejado por fans. En mayo de 2005 publicaron el EP Five Minutes with Arctic Monkeys, con las canciones “Fake Tales of San Francisco” y “From the Ritz to the Rubble”, con un tiraje autoproducido de 500 Cds y 1000 vinilos de 7”. El impacto mayor ocurrió en iTunes.

Arctic Monkeys se convirtió en una de las primeras bandas en darse a conocer de manera exitosa por Internet, inspirando de esa manera a muchas otras noveles agrupaciones que vieron en la web una forma novedosa de promocionarse.

Aún no se había producido la gran explosión de las redes sociales ni de las grandes plataformas de streaming y descarga, y solo MySpace, con sus limitaciones, funcionaba como plataforma de difusión de música.

Siendo todavía una banda subterránea, fue invitada a los festivales Reading y Leeds, tocando en el escenario de las bandas menos conocidas y sin contrato, presentación que se transformó en “hype” de la prensa y a ella asistió una inusual cantidad de gente.

El contrato de Arctic Monkeys con Domino

Todo cambió a partir de la firma con Domino Records, un sello independiente que para entonces era todavía pequeño y que manejaba su fundador, Laurence Bell, desde su casa y que estaba formado solo por bandas que le gustaban.

La historia cambió para ambas partes, tal como había pasado 25 años antes cuando Daniel Miller firmó a Depeche Mode para su aún pequeño sello Mute . El primer single “I Bet You Look Good on the Dancefloor”, lanzado en octubre de 2005 rápidamente se convirtió en #1 en Gran Bretaña, y valió para aparecer por primera vez en portada de NME.

El 16 de enero de 2016 se publicó el segundo single, “When the Sun Goes Down”, otro número 1, con casi 40.000 copias vendidas.

Antes del lanzamiento del primer single, ya el grupo había terminado de grabar Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not, con el productor Jim Abiss, pero no fue hasta el 23 de enero de 2016 cuando finalmente vio la luz.

La acogida fue sorprendente y totalmente inusual para un disco que no contaba con costosas campañas de promoción. Se convirtió en el álbum debut con más unidades vendidas en la primera semana en la historia del Reino Unido, con 363.735 copias y vendió en el primer día mas ejemplares (118.501) que la suma del resto de álbumes que conformaban el Top 20.

Un mes después, el 21 de febrero, fue publicado en Estados Unidos, entrando en el puesto 24 de Billboard con 34.000 unidades vendidas en la primera semana. Aunque fue el segundo disco debut mas vendedor para una banda de indie rock en su primera semana, las ventas en el primer año no fueron tan buenas como en su país.

Las 13 adictivas píldoras de Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not 

El disco abre con “The View From The Afternoon”, una enérgica pieza que sienta las bases de lo que escucharemos a lo largo de 41 minutos. En ella se luce por sobre los demás el bajo de Nicholson

Surge entonces “I Bet You Look Good on the Dancefloor”, el frenético primer single con Domino, uno de esos temas de raíz punk llenos de rabia adolescente. A la distancia no hay duda que está a años luz del sonido actual, ni hablar de la voz de Alex Turner, para entonces un diamante en bruto

Tanto el fantástico tema “Fake Tales of San Francisco” como “From the Ritz to the Rubble”, fueron incluidos en el disco, sin duda un acierto dado que documentan el génesis de la banda.

Tampoco fue dejado fuera el segundo single, que vio la luz poco antes de la publicación del álbum, “When the Sun Goes Down”, una pieza pegadiza que seguramente es de las que más sirvió de modelo a noveles bandas de aquellos años que siguieron.

El espíritu más bailable está contenido en temas con groove especial como “Dancing Shoes” y “Red Light Indicates Doors Are Secured”, mientras que en “Perhaps Vampires Is a Bit Strong But…” tienen atisbo de experimentación

La urgencia punk está contenida en varios temas entre dos y tres minutos que encarnan “You Probably Couldn’t See for the Lights but You Were Staring Straight at Me”, “Still Take Your Home”,

Probablemente los temas que mejor reflejan el poder melódico de Arctic Monkeys, todavía por explotar son “Riot Van” -a pesar de su nombre-, así como la pegadiza “Mandy Bum

El disco cierra con “A Certain Romance”, el tema más largo del disco con cinco minutos y medio y que resulta ser el que a la distancia de 15 años suene más interesante, con el grupo dejando abierta la puerta hacia el futuro. Gran trabajo de guitarras, bajo y batería, así como la voz de Turner.

La llamativa portada muestra fumando a un amigo de la banda, Chris McClure, en una foto captada por Alexandra Wolkowicz saliendo en la mañana del bar Korovo de Liverpool, tras una jornada de esparcimiento nocturno.

La imagen causó cierta controversia ya que muchos la interpretaron como una apología al vicio de fumar, pero un representante de la discográfica se encargó de aclarar que el mensaje era justo el contrario. En todo caso, las piezas publicitarias en Estados Unidos prescindieron del cigarrillo.

Con el álbum en pleno apogeo, la banda publicó en abril -apenas tres meses después y contra las recomendaciones- el EP de cinco canciones, Who the Fuck Are Arctic Monkeys?, tras del cual el bajista Andy Nicholson se retiró del grupo y fue sustituido por Nick O’Malley

Aunque el sonido de la banda cambió sustancialmente, este debut permanece como una de esas obras que captura en todo su esplendor a un grupo de jóvenes cuyo talento ya era evidente aunque todavía les faltaba asentarlo, como de hecho ocurrió en los años subsiguientes.

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Arctic Monkeys, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

España

Productos de Arctic Monkeys en España

Estados Unidos

Productos de Arctic Monkeys en Estados Unidos