Inicio Archivo discografico Malice In Wonderland: el superlativo único álbum de Paice Ashton Lord

Malice In Wonderland: el superlativo único álbum de Paice Ashton Lord

Paice Ashton Lord Malice in Wonderland

El 4 de marzo de 1977, la efímera banda inglesa publicaba este estupendo disco lleno de alta energía, funk, r&b, prog y hard rock. Sería su único disco en estudio, una obra sine qua non.

Paice Ashton Lord
Malice In Wonderland

Polydor. 1977. Inglaterra

 
PAL fue una de esas agrupaciones cuya música sorprende aún en nuestros días. Formada en 1976 por baterista Ian Paice, el organista John Lord†, ambos de Deep Purple, y el vocalista y teclista Tony Ashton† de la banda Ashton, Gardner and Dyke.

A ellos se le sumaron el guitarrista Bernie Marsden (Whitesnake) y el bajista de sesión Paul Martínez (Cat Stevenes, Robert Plant, Vasco Rossi, Peter Gabriel).

El origen de este espléndido proyecto yace en la ruptura de Deep Purple un año después del único disco como Tommy Bolin, Come Taste The Band (1975), hecho que Lord y Paice aprovecharon para dar forma a esta banda que duró tan sólo un par de años pero que nos dejó una joya discográfica de grandes proporciones.

La malévola mirada de una presumible Alice es la imagen que encierra los nueve temas que conforman Malicia en el país de las maravillas, obra producida por PAL y Martin Birch†, este último, conocido productor que trabajó con Deep Purple, Fleetwood Mac, Rainbow y Whitesnake, entre otros.




Este disco, grabado en Musicland Studios en Munich, Alemania, entre los meses de septiembre y octubre de 1976, nos presenta a Birch también como el audio ingeniero. Vale mencionar la participación del dúo escocés The McKinleys (The Rolling Stones, The Hollies) y la estupenda sección de metales que conforman Howie Casey, Reg Brooks y Gilbert Dall’anese.

La primera tríada inicia con “Ghost Story”, una pieza que lo tiene todo. Buenos arreglos, pasajes instrumentales atractivos, una letra sencilla con cierta ironía, efectos ambientales y una voz muy particular con una base rítmica de un importante peso específico, enlazada con una sección de vientos que inyecta una sobredosis de energía al grupo.

Compuesta por el trío, Ashton nos canta: “Sabes que no soy un hombre de mente supersticiosa / pero por otro lado / no soy del tipo valiente…”

Al excelente inicio le sigue “Remember The Good Times”, un tema donde funk, r&b y rock se funden y en el cual destacan Ian, Bernie y Lord.

Puedo ver amor en tus ojos / pero ya no estás más conmigo / se que hay dolor en tu corazón / pero ya no me entiendes…”, nos canta Ashton antes de ofrecernos “Arabella (Oh! Tell Me), título cuyo nombre alude al hotel Arabella Bogenhausen, un lugar de “mala reputación” donde se encontraban los estudios en los cuales este estupendo disco fue grabado.

El solo de saxo es el detalle clave en esta canción.




“Silas and Jerome” nos lleva a los predios del rock con un magnífico solo de guitarra en manos de Bernie.

En cierto modo, la sección de metales que antecede al solo recuerda a Blood, Sweat & Tears en “Spinning Wheel” mientras Ashton nos canta: “Dije, oye nena  / soy una estrella de rock and roll / y tengo noticias para ti / ella volteó y me miró / como si saliera de la escuela.

“Dance With Me” es el siguiente tema del repertorio. En ella los metales, las voces de The McKinleys  y el bluseado intro de John Lord, son tres de los elementos esenciales de este super tema.

Posteriormente, “On The Road Again, Again”, tema que inicia con Ian marcando el pulso de esta sincopada pieza.

Ashton nos canta sobre esa vida de vueltas y tumbos. Lord destaca con sus teclas a la Stevie Wonder en “Superstition”.

Bernie aporta un buen solo y al final saxo y trompeta comparten honores.

La tríada final da inicio con la mid-tempo “Sneaky Private Lee” tema con un dilatado Paul Martínez.

Voces y metales se conjugan para darle un aire fresco a lo Steely Dan. El tema es un detectivesco momento en el repertorio de esta excelente y variada obra.

“Soy el investigador Lee, detective / puedes verme en la gran mal pantalla / no soy limpio, ni obsceno, nada de eso / pero sí el peor que jamás hayas conocido”.




Seguidamente, la lenta “I’m Gonna Stop Drinking” con un marcado John Lord en el órgano, nos relata: “Di una vuelta esta mañana / me sentía horrible / el teléfono explotaba / sonaba tan duro en mi cabeza / que de hecho pensé que había muerto”

Lord no sólo exhibe su maestría sino su sensibilidad, paseándose con el órgano y el piano entre voces góspel y con una sobrada calidez. De slow-tempo a fast-tempo, el tema título cierra el repertorio con contrastante rapidez.

Lord se luce una vez más con solos de piano y órgano, apoyado en la estupenda base rítmica de Ian y Paul.

Tú das todo por sentado / y no sabes que esa no es la forma / se que te arrepentirás / algún día, de algún modo…”

Escuchemos entonces este excelente disco de Ian Paice, Tony Ashton & Lord, viajando al 4 de febrero pero de 1977.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste disco? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Artículo anteriorFranz Ferdinand hace escala en España con todos sus éxitos
Artículo siguienteLa Chica: el poder de innovar, sorprender y conmover