Inicio Archivo discografico Nowhere, Now Here: la actualización del sonido prog de Témpano

Nowhere, Now Here: la actualización del sonido prog de Témpano

2566
Témpano

16La banda venezolana en su versión progresiva original reapareció en 2016 con uno de sus más interesantes trabajos

Témpano
Nowhere Now Here

Atabal Producciones. 2016. Venezuela

Si hay una historia verdaderamente singular en el rock venezolano es la de esta agrupación caraqueña formada en 1977 y que a lo largo del tiempo ha tenido innumerables cambios en la formación con la permanencia del baterista Gerardo Ubieda como único miembro original.

Probablemente para algunos, Témpano represente el sonido new wave de los años 80, un período fértil y exitoso en su carrera. Para otros, la banda está ligada a otra estética bastante diferente. Así ha sido su dicotómica historia, vías paralelas aunque no necesariamente tan lejanas.

La esencia y origen de la banda está arraigada con el rock progresivo y sinfónico, y dentro de esa estética transcurrió su primera etapa, a la cual ha regresado una vez más el cuarteto que lanzó el primer disco, Atabal Yemal (1979).




Precisamente la reedición de aquel álbum en CD por la disquera francesa Musea en 1998 trajo de vuelta a esa formación de Pedro Castillo (voz, guitarras eléctrica y acústica), Miguelángel Echevarreneta (bajo), Giuglio Cesare Della Noce (teclados, percusión, sound FX) y Gerardo Ubieda (batería, percusión, guitarra de 12 cuerdas), quienes tras otro largo período de silencio y con el certero impulso de Alexis Lope-Bello (letras, producción musical y ejecutiva, dirección, concepto del arte) grabaron este estupendo disco.

Aunque Ubieda también ha resucitado al Témpano de los 80 con un híbrido que incluye a integrantes de varias de aquellas formaciones viviendo en Miami y otras ciudades de Estados Unidos, es realmente este cuarteto el que retornó a los estudios, compuso nuevos temas y le ha dado continuidad a un sonido con miles de seguidores en el planeta.

Las influencias primarias de las bandas progresivas de los 70 siguen ahí, en especial Yes (ya no tanto Genesis), pero ahora afloran otras de más reciente data, como Pineapple Thief y muy en especial la de Steven Wilson y Porcupine Tree. Esta versión de Témpano tenía más de una década sin grabar, por lo que su reaparición generó grandes expectativas y con razón. No obstante, ha sido complicado volver a los escenarios.

Nowhere Now Here no es una continuación de El fin de la infancia (Childhood’s End) (1999) o The Agony and the Ecstasy (2002), ni del compilado de material colaborativo y «outtakes» Selective Memory (2008), aunque el resultado se mueva dentro de los mismos linderos progresivos.




Utilizando los preceptos del género, con algunas pinceladas jazzísticas, esta obra los encuentra en una nueva y muy diferente etapa de sus vidas, y no hay duda que refleja la madurez de todos, haciendo de estos 49 minutos un valioso testimonio de los gustos verdaderos de sus cuatro integrantes y su habilidad como instrumentistas, así como los intereses literarios de Lope-Bello.

Castillo, el más conocido de ellos, tiene una exitosa carrera solista como cantante pop pero su inquieta naturaleza lo lleva a desdoblarse en esta faceta en la que, sin duda, luce cómodo y logra darle rienda suelta a todo su potencial como guitarrista y también le permite cantar de otra manera y en inglés.

El proceso de este disco no fue fácil, tomando en cuenta que las condiciones de Venezuela han llevado, progresivamente, a que los involucrados hayan mudado su residencia fuera del país.

Por ello el disco fue grabado en tres estudios distintos entre Venezuela y Estados Unidos, mientras el diseño gráfico se hizo en Europa. El refrescamiento del logo (que durante todos los discos previos fue el mismo) y el concepto del arte del disco son responsabilidad de Alexis Lope-Bello, quien vive en Suiza.

Él también ha fungido de guía para que este nuevo encuentro finalmente haya cristalizado y ejerce con brillantez su rol de Pete Sinfield en el grupo (recordado letrista de King Crimson en los 70), con textos de corte existencial, reflexivos e intimistas.

Las contribuciones en la mezcla de Ricardo Bigai y la masterización del gran Germán Landaeta, son notables.

El instrumental “Nowhere” abre el disco de manera sobresaliente, con un bajo a lo Chris Squire y un desarrollo que desemboca en un pasaje pinkfloydiano con una guitarra fenomenal.

The Night Before the End”, el primero de los temas cantados, nos acerca a Porcupine Tree con una guitarra más pesada y una fantástica melodía comandada por los teclados.




Otro tema instrumental sigue, “Walker but not William” (dedicada a Greg Walker, uno de los más renombrados promotores del rock progresivo), y sin duda es uno de los puntos álgidos gracias al maravilloso violín de Omar Pedreira.

Este álbum ha sido pensado, acertadamente, para formato vinilo (el LP fue publicado finalmente en 2019, dos años después del CD y tres de la versión digital).

El lado A es cerrado por “Dayligth Moon”, con ciertas reminiscencias a la banda alemana Eloy, tema que posee todos los ingredientes del género: escalas, base rítmica sólida sobre la que desfilan solos de sinte y guitarra…

El lado B lo abre el corto tema instrumental de ritmo funky, “Now Here”, muy buen preámbulo para “Whisper of the Blade”, con mucha presencia de guitarras acústicas y una pegadiza melodía vocal.

La parte final del disco contiene los temas más extensos y complejos. “Acrobat Citizens” comienza en plan David Gilmour hasta que en el minuto tres aparece el sintetizador y Ubieda comienza con sus distintivas síncopas, para entonces regresar al mood inicial. Gran tema.

Los casi 10 minutos de “When Opposites Meet” representan el clímax de la propuesta de Témpano en cuanto a complejidad instrumental, tanto en el plano rítmico como en el tímbrico y melódico. La participación del saxo por parte de Jeff Zavac, aunque no tan protagonista, enriquece el tema.

Habiendo seguido la carrera de Témpano desde los lejanos días del Teatro Las Palmas en Caracas, es un verdadero placer constatar que aún son capaces de ofrecernos un trabajo de altura con todos los componentes necesarios para que este disco sea uno de los favoritos del progrock de 2016 en adelante

Tal como el título deja entrever, Témpano no está en ningún lugar, pero al mismo tiempo está aquí y ahora.

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Témpano, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias