Inicio Discos The Alan Parsons Symphonic Project «Live in Colombia» (2016) (Inglaterra)

The Alan Parsons Symphonic Project «Live in Colombia» (2016) (Inglaterra)

Alan Parsons

The Alan Parsons Symphonic Project

Live in Colombia

earMusic. 2016. Inglaterra

La inclusión de una orquesta sinfónica en el rock no es cosa nueva. A lo largo del tiempo desde los años 60, The Beatles, The Moody Blues, Renaissance, Deep Purple, Yes y el propio Alan Parsons en su disco debut, fueron algunos grupos en darle cierta grandeza a sus composiciones valiéndose de una orquesta sinfónica. Sin embargo, no es igual componer cuando ya se concibe a la orquesta dentro del proyecto a hacerlo cuando la música se compone y arregla para un quinteto o sexteto de rock y luego es llevado al predio orquestal.

Si bien un grupo de rock con estas características guarda elementos inherentes a la composición sinfónica como son temas a gran escala y una métrica que responde a elementos clásicos, no significa ello que añadirle una orquesta dará a la música la prestancia y significado que se busca. Es importante señalar que muchos musicólogos excluyen de la historia del rock, o en el mejor de los casos soslayan, al rock sinfónico o rock sinfónico progresivo por considerarlo pretencioso. El rock suele ser sinónimo de rebeldía por lo que ha sido siempre una música de calle, ruda y cruda hasta la médula que con el rock sinfónico vivió un mayor esplendor a comienzos de los 70 pese a que no respondía a ese criterio y que se diluiría en un delirante ideal con el surgimiento del punk. Dicho de otro modo queda la reflexión: ¿Qué gana o pierde un tema rock llevado a la grandeza sinfónica? ¿Es rock o es otra música con elementos de rock?

No puedo dejar de mencionar el icónico Journey to the Centre of the Earth (1974) de Rick Wakeman con la London Symphony Orchestra y Exposed (1979) de Mike Oldfield con su propio ensamble. En los 90 Yes retomó la idea en Symphonic Yes (1993) y en el milenio Magnification (2001) con más efectividad que lo hiciera en Time and a Word (1970). También lo hicieron Jon Anderson (1994), Sting (2010) y Peter Gabriel con su New Blood Orchestra en 2012. En Venezuela, Pedro Castillo asumió ese reto con entereza sabiendo que muchos de sus éxitos pudieran verse de algún modo disminuidos pero si fue así o no, bien valió la pena escuchar algunos de sus clásicos en esta dimensión orquestal. Tan llamativo puede resultar lo orquestal dentro del rock que “El Sistema” tiene entre sus ramas una que es representativa de éste género si así le podemos llamar, La Orquesta de Rock Sinfónico Simón Bolívar.

En 2013 en el Parque Piés Descalzos de Medellín, el legendario Alan Parsons llevó su arte a Colombia para recrear muchos de sus gloriosos momentos, esta vez con su The Alan Parsons Symphonic Project. A lo largo de 21 temas que abarcan composiciones de los álbumes Tales of Mystery and Imagination (1976), I Robot (1977), Pyramid (1978), Eve (1979), The Turn of a Friendly Card (1980), Eye in the Sky (1982) y Gaudi (1987), Parsons renueva su repertorio iniciando con “I Robot” el primer segmento del concierto, donde clásicos comerciales de su obra como “Don’t Answer Me” y “Time” mantienen su carácter.

Parsons es esencialmente comedido en los arreglos de estos dos temas, pero es en “Turn on a Friendly Card” cuyos aires barrocos se desprenden ocasionalmente con especial sutileza dándole más sentido al empleo de la orquesta, la cual resalta con maestría. El inglés ha decidido interpretar todo el lado B de ese álbum que a mi juicio encaja como anillo al dedo en el tratamiento orquestal. La belleza de “Nothing Left to Lose” es uno de los momentos más sublimes de este ambicioso disco que en momentos no escapa de la crudeza del rock como se aprecia en el solo de guitarra que precede a la parte 2 de Turn of a Friendly Card.

La breve sección final de “What Goes Up…” sirve de puente entre este tema y el instrumental “Luciferema”, que es seguido por “Silence and I”, ambos una excelente escogencia dentro del vasto repertorio de Parsons en los que la orquesta perfectamente bien honra a ambos. Instrumentalmente lleno de energía el primero y de gran belleza vocal el segundo. Estos dos temas y la parte 2 anteriormente citada constituyen, a mi criterio, tres de los momentos más relevantes del concierto.

Otro momento interesante es “Prime Time” donde el solo guitarra de Alastair Greene deja espacio al teclado de Tom Brooks con un aire jazzístico que brevemente se apropia de Bach para luego dejar nuevamente a Alastair llevar el tema a feliz término y aprovechar la oportunidad de presentar a la excelente banda que le acompaña.

El segmento final inicia con la emblemática “Sirius” del álbum Eye in the sky y el tema título de éste. La sección de violines con la guitarra a capo ciertamente renueva un poco la pieza antes de entrar en la segunda con la voz de P.J. Olsson. Poca alteración sufre este tema que es sin duda uno de sus más comerciales. Destaca también en este último segmento y de ese mismo álbum el tema “Old and Wise”, cuyo intro es otro acertado momento para la orquesta y que no dista mucho del original.

El gran finale, donde Parsons deja claro su inclinación por Turn on a Friendly Card como álbum favorito es “Games that People Play”. Pudo haber otra elección más acertada pero esta fue buena y el CD/DVD es, en definitiva, un buen álbum lleno de gratos recuerdos con ese sonido tan claro que identifica las producciones del legendario Alan Parsons.

Leonardo Bigott

Artículo anteriorEsperanza Spalding «Emily´s D + Evolution» (2016) (EE UU)
Artículo siguienteOkills «Asesina» (Video del 28/10/16) (ESTRENO)