Inicio Archivo discografico The Last Exit: 50 años del híbrido tercer álbum de Traffic

The Last Exit: 50 años del híbrido tercer álbum de Traffic

370
Traffic

El 29 de mayo de 1969, la legendaria agrupación inglesa liderada por Steve Winwood, lanzaba su tercer album, mitad en estudio y mitad en directo

Traffic
Last Exit

Island/United Artists. 1969. Inglaterra

La superbanda de rock inglesa Traffic, liderada por el multi instrumentista, vocalista y compositor Steve Winwood, llegaba a su tercer álbum en estudio con Last Exit.

El disco es en realidad una colección de siete temas en algunos de los cuales apreciamos el poder de la improvisación de esta banda que ya dejaba una importante impronta con dos sólidos álbumes titulados Mr. Fantasy (1967) y Traffic (1968), y temas como “Dear Mr. Fantasy” y “Heaven Is In Your Mind”.

Last Exit está conformado por una primera parte en estudio y una segunda por una grabación en concierto en el legendario Fillmore Auditorium de San Francisco, California.

En aquellos días, hace 50 años, Traffic estaba conformada por Steve Winwood, Dave Mason, Chris Wood y Jim Capaldi. Aunque Last Exit no tuvo la acogida de los dos anteriores, podemos verlo como un punto medio entre una cierta ingenuidad y una gran madurez como percibimos en John Barleycorn Must Die (1970).

Just For You” encabeza el repertorio con Mason en la guitarra y la voz líder. En este breve tema de clara influencia india destacan la percusión de Jim Capaldi y la flauta de Chris Wood. Mason nos narra: “Un mar de verde, un cielo de azul, todo por hacer, veo tu rostro ante mí, y me pregunto si eres tú”.

El segundo tema del LP es “Shanghai Noodle Factory” (Fábrica de Pasta Shanghai) con un dejo a Bach, y en la que Winwood, quien toca la guitarra, nos dice: “En la fábrica de pasta Shanghai, donde solía pasar el tiempo sin hacer nada en la nada, allí la gente estaba hecha de acero, pequeñas muescas en una gran rueda, girando sin aprender”.

Winwood es particularmente emotivo en esta composición con tintes barrocos. Una vez más destaca Wood en la flauta y un buen solo de Winwood en la guitarra acústica.

Something’s Got a Hold of My Toe” (Algo Me Sostiene El Dedo Del Pié) es el extraño título del tercer tema. Una suerte de rock/blues instrumental con aire sureño. Destacan Dave con un solo de guitarra y Steve con el órgano. La pieza es tan sencilla como pegadiza por su reiterativo motivo.

La cruda y triste “Withering Tree” es la cuarta composición. Winwood, piano y voz, nos narra: “Árbol seco sin frutos, nunca verá un traje verde, buscando el sol, afuera por el sol, viejas ramas rotas que una a una caen, en los brazos de la eternidad, en los bazos de la eternidad.

Steve nos ofrece una desoladora visión. La acompasada pieza con su sencilla rítmica da un mayor acento a la voz. Le sigue uno de los sencillos del álbum, “Medicated Goo” (Goma Medicada). El martillado acorde al piano abre la pieza con Steve contándonos: “Linda Polly Paulson qué te pasa, tu cuerpo esta algo débil, ¿qué piensas que podemos hacer.

La canción se siente mejor acoplada que las anteriores. Un buen solo de guitarra en este surco, uno de los puntos altos del álbum, se mezcla con el saxo tenor de Chris Wood. El tema concluye la primera parte del LP.

Es pertinente recordar los orígenes de Traffic. Steve Winwood tenía 14 años cuando se unió a la emblemática y exitosa Spencer Davis Group.

El compositor, baterista y vocalista Jim Capaldi, quien dio nombre al grupo, y el guitarrista Dave Mason venían de las filas de The Hellions y Deep Feeling, ambas localmente conocidas, mientras que el flautista y saxofonista Chris Wood tocaba en Locomotive, banda que interpretaba ska, rock psicodélico y jazz, donde además tocaba Mike Kellie, baterista de una poco recordada Spooky Tooth.

Los cuatro finalmente se conocieron en un “jam” en el club Elbow Room de Birmingham y el resto es la historia que parcialmente conocemos.

En la segunda parte apreciamos el sonido de Traffic en directo con “Feelin’ Good”, un tema que se extiende unos diez minutos y donde la banda despliega elementos del jazz,   además de un talento para improvisar en lo que semeja más bien a un “jamming”.

“Ave volando en el cielo, sabes cómo me siento, sol brillando en el cielo, sabes cómo me siento, brisa que sopla, eso es lo que quiero decir. Es un nuevo amanecer, un nuevo día, una nueva vida para mí, estoy sintiéndome bien”. Es la sencilla letra de esta pieza que inicia con Jim y Chris, incorporándose Winwood en los primeros dos minutos.

El sonido ciertamente no es óptimo pero captura la naturaleza orgánica del grupo con una caótica narrativa entre saxo y órgano. El tema tiene esa brusquedad que encontramos en Earthbound (1972) de King Crimson con similares contrastes. Flauta, órgano y voz con amplio espacio es lo que queda antes de la entrada final de Jim Capaldi.

Culmina el álbum con “Blind Man”, donde Traffic una vez más vuelve a sorprendernos con su espontaneidad. Una especie de blues un tanto acompasado con el saxo acompañando a Steve.

“Ciego en la esquina, gritando el blues, y no necesito un dólar, y no me des 10 centavos, hasta que me traigas esa niña mía”. “No puedo dejarla ir, estoy enganchado…”, dice en parte la letra entorno al saxo.

Last Exit nos preparaba para un Traffic más depurado y cohesivo en su siguiente trabajo discográfico. Acá nos encontramos con un Traffic de marcados contrastes y pese a no tener la resonancia de un Low Spark of the High Heeled Boys (1971) o la cristalina sonoridad de Far From Home (1994), Traffic ya tenía una interesante arquitectura a la que Winwood, en su fase solista, desarrollaría todo su potencial.

Mason, quien había dejado a la banda en el primer álbum, sólo participaría en el primer y tercer tema. Un hecho importante es que este LP resulta de la recopilación de Island Records antes del primer resquebrajamiento del grupo, lo cual le añade un toque interesante como ítem de colección. El hiato ocurriría en el mismo año cuando Steve Winwood formara junto a Eric Clapton la recordada Blind Faith.

Traffic retornaría en 1970 con el espectacular John Barleycorn Must Die, álbum en el cual exhibiría nuevas composiciones. Se separarían una vez más en 1974 para una breve reunión 20 años más tarde. La banda entraría al Salón de la Fama en 2004.

Leonardo Bigott