Inicio Ahi estuvimos Vicente Navarro: canciones de amor teñidas de electrónica

Vicente Navarro: canciones de amor teñidas de electrónica

191
Vicente Navarro

El cantautor español presentó su disco debut en el FIAS 2020, acompañado de la productora electrónica Brenda Sayuri y el guitarrista Rubens Allan

Vicente Navarro
Casi Tierra
FIAS 2020
Concierto en Sala Cuarta Pared, Madrid

(Marzo 4, 2020)

El vasto terreno de la canción de autor tiene espacio para muchos tipos de propuestas. Para muchos cantautores no resulta fácil lograr un discurso propio para diferenciarse de tantos otros.

Es lo que intenta Vicente Navarro, un cantautor que publicó su álbum debut en 2019, tras un largo proceso de composición, grabación, producción y búsqueda de fondos a través de un crowdfunding. El resultado es Casi Tierra, un disco de 10 canciones que beben del folclor español y del pop a partes iguales.

Navarro ha sido programado en varias fechas y lugares dentro de la ecléctica programación de FIAS 2020, como parte de la apuesta que hace la organización en el apoyo y promoción de nuevos talentos locales cuya propuesta encaja dentro del universo temático de calidad del festival.

La puesta en escena, austera pero efectiva, estuvo sintonizada con la naturaleza de las canciones, las cuales abordan temáticas universales como el amor, la muerte, la autoestima y la sociedad actual.

Flanqueado por el guitarrista Rubens Allan y la hechicera de la electrónica, Brenda Sayuri, Vicente atacó cada canción con la pasión de quien expone un tesoro propio luego de tenerlo oculto. Muchos en la sala se sorprendieron. Ambos músicos no formaron parte del disco, por lo cual los temas tuvieron un aire algo distinto, con más presencia de la electrónica.

El disco fue revisado en distinto orden, comenzando con “Las Montañas”, sobre una base trip hop y una guitarra aflamencada. Quizá esa frase inicial “Cuando tú no estás aquí, en las fiestas del pueblo, los jóvenes seguiremos bailando”, define bastante bien el coqueteo de Navarro entre la modernidad y la tradición.

Vicente Navarro Vicente Navarro“Me rompieron los dientes con los puños cerrados”, es la frase inicial de “Los dientes”, un tema que trata sobre la muerte, en la que por primera vez Navarro utilizó el recurso de doblar su voz, gracias a un efecto que el mismo manejó. A lo largo del show lo dosificó inteligentemente, sin abusar de él.

En “El luto” se acercó al flamenco contemporáneo, tanto por su vocalización como por la guitarra. Los coros femeninos fueron manejados por Sayuri, quien además aportó una rítmica cercana a la música urbana.

“Imaginaos que tenéis 80 o incluso 90 años y está en el jardín de su cosa pensando en las cosas que le prometieran y que luego no se hicieron realidad y trata de sobrellevar lo que no puede cambiar”. Con esas palabras introdujo “La orquesta”, con ese símil de la orquesta sonando a pesar de todo.

Vicente NavarroAnunció “El afilador” como tema instrumental, pero en realidad no lo es ya que sobre una atmósfera envolvente de espíritu nocturno, Navarro recita un poema dedicado a esa tradicional figura casi en vías de extinción.

En su acercamiento a Latinoamérica, incluyó en el setlist una versión del tema de Mercedes Sosa, “Cuando tenga la tierra”, tema no perteneciente al disco pero alineado con su temática. Fue la primera de dos versiones. La otra fue la dramática “Al alba” de Luis Eduardo Aute. Ninguna de las dos nos atrapó especialmente. Entre ambas cantó “Un llanto”, una canción en la que aborda una relación complicada.

“Vamos a tocar ahora ‘En el río’, que abre el disco porque sirve para introducir la imaginería. En el disco no hay ninguna canción que esté por encima de otra. Esta canción habla sobre el amor idílico, el amor más clásico”.

En ella fue interesante escuchar como Sayuri incorporó una especie de “guitarra slide” sobre la ejecución de Allan. La brasileña es, sin duda, un talento increíble. Su performance fue en tiempo real, tanto disparando las secuencias, introduciendo sonoridades a modo de suaves pinceladas aquí y allá, como tocando la percusión electrónica con los dedos de su mano izquierda. Sin ella, nada hubiera sido como fue.

Vicente Navarro Vicente Navarro Vicente NavarroCon “El puente”, Navarro se despidió por primera vez, pieza en la que incorpora el término árabe “in šāʾ Allāh” (Si Dios quiere).

Los tres músicos regresaron para interpretar otros dos temas, comenzando con “Esternón”, en la que su autor habla de esas relaciones que surgen de un flechazo y la fantasía que de inmediato nace. El sonido de una especie de bodhram incorporado por Sayuri fue fenomenal.

Con “Toro”, quizá el tema más “urbano”, cerraron 52 minutos de concierto, permitiendo vislumbrar que Vicente Navarro puede abrirse su propio espacio dentro del competido universo de la canción de autor española.

Juan Carlos Ballesta (Texto y fotos)