Inicio Reportajes Aston “Familyman” Barrett: adiós a la cadencia del reggae y al hombre...

Aston “Familyman” Barrett: adiós a la cadencia del reggae y al hombre detrás de Marley

Aston Familyman
Foto cortesía @famsbass

A los 77 años se ha ido uno de los músicos más relevantes en la rica historia de la música jamaiquina, líder de la banda de Bob Marley


Pocos músicos en la historia de la música jamaiquina han sido tan importantes e influyentes como Aston “Familyman” Barrett (1946-2024), cuyo distintivo bajo y sus memorables arreglos dirigiendo a The Wailers y en innumerables discos de otros artistas prácticamente definió la cadencia del reggae

Juan Carlos Ballesta

¿Qué hubiera sido del sonido del reggae sin Aston Barrett? ¿Cómo hubiera sido el sonido de las canciones que hicieron famoso a Bob Marley sin el bajo de Familyman? Las respuestas no son muchas y todas conducen a concluir que nada en la música de Jamaica y en especial en el reggae hubiera sido igual sin este músico prolífico y generoso.

El bajo es la esencia del reggae y del dub, es el instrumento que lleva el hilo conductor, la cadencia y el peso, y probablemente no haya habido otro bajista de mayor relevancia que Aston Barrett, quien fue apodado como “Familyman” por su trato con el resto de los músicos, por su forma de amalgamar a los miembros de una banda como si fuera un padre, un jefe de familia. Cuando comenzaron a llamarlo así, Aston aun no había tenido aún el primero de sus 41 hijos.

Primero fue el mento, el bluebeat, el ska y el rock steady, hasta que los hermanos Barrett (Aston en el bajo, Carlton en la batería) inventaron la rítmica del reggae, ralentizando el carácter festivo de la música jamaiquina que dominó los años 60, post independencia del Reino Unido.




Primero fueron la base rítmica de The Hippy Boys y de The Upsetters, la banda que acompañó a Lee “Scratch” Perry en sus experimentaciones que dieron lugar al dub. Y gracias a esa relación llegaron a The Wailers, el grupo que habían formado los adolescentes Winston Hubert McIntosh (Peter Tosh), Neville Livingston (Bunny Wailer) y Robert Nesta Marley (Bob Marley).

Perry produjo una serie de temas para The Wailers que dieron para dos discos que no tuvieron la repercusión esperada, con los Barrett como sección rítmica. Cuando el sello Island Records descubrió a Marley luego de la negativa histórica de Jimmy Cliff de no firmar con el sello, Familyman y Carlton siguieron siendo la base del sonido. Más aún, Aston se erigió como el lider de la banda que llevó a Marley a la estratósfera y al reggae a ser conocido en todo el planeta.

No pudo contar Marley con mayor suerte que haberse encontrado con los hermanos Barrett, quienes fueron la esencia detrás de sus maravillosas composiciones y su distintiva voz.

Los años 70 fueron para Familyman una auténtica locura. Ya de por si el trabajo con Marley era lo suficientemente demandante, tanto en lo relativo a grabaciones (el era el principal arreglista) como en las muchas giras, siendo el líder de The Wailers.

Sin embargo, Familyband se las arregló para tocar y grabar con Burning Spear, y grabar con una inmensa cantidad de artistas y bandas entre las que se encuentran Heptones, Aggrovators, King Tubby, Augustus Pablo, Horace Andy, Jimmy London, Keith Hudson, Max Romeo, Peter Tosh, Bunny Wailer, entre muchos.

Tras la muerte de Bob Marley, siguió dirigiendo The Wailers, presentándose en todo el mundo, así como grabando, produciendo e inspirando a muchísimos bajistas, entre ellos uno de los más relevantes: Robbie Shakespeare, quien lo considera su maestro y padrino.

En 2006, Familyman sufrió un gran descalabro al perder la demanda que habia introducido contra Island Records reclamando 60 millones de libras esterlinas por royalties no pagados. Sin embargo, el juez dio la razón Island/Universal y a la familia Marley al demostrar que en 1994 había renunciado a esos derechos a cambio de miles de dólares. El resultado fue que Aston tuvo que pagar dos millones de libras en costos legales, lo que le forzó a vender dos casas en Jamaica.




La música ha perdido a una de sus piezas más valiosas. Basta ponerle el oido a cualquier canción de Bob Marley -aunque hay algunas que relucen, por ello la selección que hemos realizado- y dejarse llevar por el hipnótico bajo del gran Aston Familyman Barrett, la esencia misma del reggae.

Canciones en los que el bajo de Familyman reluce

Artículo anteriorHere Come The Warm Jets: inicio del vuelo solista de Brian Eno
Artículo siguienteThe Beatles en Ed Sullivan Show: el día que todo cambió