Inicio Archivo discografico The Campfire Headphase: 15 años del perfeccionismo de Boards of Canada

The Campfire Headphase: 15 años del perfeccionismo de Boards of Canada

34
Boards of Canada

El 17 de octubre de 2005, fue publicado el estupendo tercer álbum del dúo escocés conformado por Michael Sandinson y Marcus Eoin

Boards of Canada
The Campfire Headphase

Warp Records. 2005. Escocia

Dos álbumes, cinco EPs y dos casetes en una década era la selecta producción del dúo escocés Boards of Canada justo antes de lanzar su flamante nuevo disco The Campfire Headphase el 17 de octubre de 2005.

La proliferación indiscriminada de subgéneros dentro de la electrónica había sido la constante desde principios de loso años 90, un espectro que va de los ritmos orientados al baile hasta la música cósmica y el dark ambient, pasando por el drum n bass, el techno, el ambient, el house, el downtempo y el IDM (Intelligence Dance Music), estilos que encuentran su nicho tanto en sudorosas pistas de baile como en tranquilos salones.

Para los creadores más perfeccionistas, los aspectos cruciales son la búsqueda de un sonido distintivo y la correcta utilización de las herramientas tecnológicas. En medio de la proliferación de la música electrónica, no son tantas las propuestas que pueden sobrevivir con propiedad a esa vertiginosa centrífuga.

Por eso adquiere mucho valor que Michael Sandinson y Marcus Eoin se tomaran el tiempo necesario para cada una de sus creaciones, destilando lentamente sus ideas.

The Campfire Headphase fue una nueva demostración de imaginación en línea directa con Music Has The Right to Children (1998) y Geodaddi (2002), aunque con elementos que establecen diferencias entre los tres.

Los primeros pasos de Boards of Canada hacían intuir su potencial. Twoism (1995), editado de forma independiente y High Scores (1996), fueron dos EPs que llamaron la atención del influyente sello inglés Warp.

Con ese importante apoyo le dieron vida al soberbio disco debut Music Has the Right to Children (1998), una hipnótica y a la vez ponzoñoza mezcla de techno, ambient, downtempo y trip-hop, que hizo de ese trabajo uno de los puntos álgidos de la electrónica de fin de siglo.

Cuatro años pasaron para la edición de su segundo documento, un tiempo que, vista la evolución de la música, podía ser casi una eternidad. Geodaddi (2002) no sorprendió de la misma manera, pero mantuvo el interés en alto.

Con The Campfire Headphase, Sandinson y Eoin volvieron a demostrar que los largos períodos fuera del ojo público eran utilizados para crear postales electrónicas llenas de imaginación, combinando lo visceral con lo cerebral, lo intelectual con lo accesible, lo emotivo con lo calculado.

Para este disco ampliaron la paleta sonora agregando sutiles guitarras y algunas herramientas analógicas que emparentaban su sonido con la electrónica de décadas pasadas, sin por ello sonar desfasados en el tiempo.

Piezas como “Satellite Anthem Icarus” y “Dayvan Cowboy” son perfectos ejemplos de “emotronica”, el lado más emocional de la electrónica, mientras que “Sherbert Head”, “Tears From the Compounded Eyes”, “Slow This Bird Down” y la extensa “Farewell Fire” representan el lado más ambiental, con ciertas deudas a Brian Eno y Cluster.

Tampoco faltan los ritmos de mediana velocidad y el techno más gentil con ciertas deudas al trip hop y al sonido downtempo, como “Oscar See Through Red Eye”, “Chromakey Dreamcoat”, “Hey Saturday Sun”, la exquisita “Peacock Tail” y la paisajista “84 Pontiac Dream

Sin abandonar el terreno ya explorado en pasadas obras, este tercer álbum de Boards of Canada fue una magnífica adición a la selecta discografia del dúo escocés, cuyo álbum má reciente ya tiene siete años de haber sido editado, Tomorrow’s Harvest (2013).

Juan Carlos Ballesta



¿Interesado en comprar éste u otro disco de Boards of Canada, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

España

Productos de Boards of Canada en España

Estados Unidos

Productos de Boards of Canada en Estados Unidos