Inicio Discos Bomba Estéreo «Amanecer» (2015) (Colombia)

Bomba Estéreo «Amanecer» (2015) (Colombia)

Bomba Estéreo

Amanecer

Sony Music. 2015. Colombia

Para mí, Bomba Estéreo alcanzó la consumación entre ímpetu y poesía en Elegancia tropical (2012), un disco repleto de furia y musicalidad en partes iguales, donde la estática, los feedbacks más recargados y los ritmos más embriagantes coexisten junto a esos acordes etéreos y enigmáticos, como inspirados en Radiohead -a quienes Liliana Saumet, voz y corazón de la banda, venera abiertamente- sin aniquilarse. No quiero decir que ahora hayan dado un paso atrás.

Amanecer es Bomba Estéreo en estado 100% puro, pero esta vez con el corazón lleno de gratitud, diciendo “quizás puedo amar y creer”, y la banda comparte con nosotros esta celebración intimista de la alegría redescubierta con una generosidad sin medidas, servida en la ensoñadora guitarra de Julián Salazar, quien parece tener un instinto divino para las notas que evocan al mismo tiempo melancolía, paz y esperanza en medio del más pleno festín de ritmos.

De Colombia lo que yo esperaba en el 2015 era el Caja de música de Monsieur Periné, una especie de “discazo del año” anunciado, por lo que Amanecer me tomó con la sorpresa de los primeros reflejos de luz tras la madrugada cuando crees que aún queda noche por delante, para luego poco a poco ir infiltrando su claridad de modo irremediable e irreversible. Sin buscar impresionar o si quiera invocar lealtades reactivando los rasgos más rumberos y percusivos de la banda, el disco nos impacta, no cómo manifiesto social o rítmico, sino con una onda expansiva de placidez y calma, brindándonos la experiencia de la confesión personal, la reconciliación existencial y la alegría del compartir en intimidad. “Vamos a viví’ en una casita frente al mar / cuando sea de noche miraremo’ las estrellas / vamos a intentá’ ce nuestros sueños realidad y viví….y ser feliz” propone Saumet en “Mar (Lo que siento)” casi como una plegaria optimista de reconciliación, y cuando lo hace, todo cinismo queda ahogado en la belleza de esa utopía de la simplicidad, como si escaparnos de los problemas del mundo fuera posible con sólo creerlo y quererlo.

La cumbre de esta renovación de votos con la vida llega con “Algo está cambiando”, un pequeño poema musical de autoafirmación y renacimiento personal –“Soy lo que soy lo que tengo que ser, voy a donde voy sin tener que perder”- concebido para curar espíritus heridos por los hechos de la vida. Incluso cuando se deciden a ponernos a bailar -o cualquier  expresión de cuerpo en movimiento que nos inspire un buen beat-, rapeándonos al estilo Caribe como es su costumbre, Amanecer se siente como el aire limpio y lavado que se respira luego de la primera lluvia tras una árida y demasiado agobiante sequía, y es, de principio a fin, un prodigio de equilibrio perfecto. Los ritmos están adornados con texturas sorpresivas e irresistibles, sin llegar a ser demasiado intrincados, sin sofocar la frescura melódica de guitarras, atmósferas y el espíritu de tranquilidad conquistada que contagia a todo el disco…la música fluye.

Para hacer bailar el alma.

Gustavo Reyes

Artículo anteriorCarla Morrison «Amor supremo» (2015) (México)
Artículo siguienteMonsieur Periné «Caja de música» (2015) (Colombia)