Inicio Archivo discografico Hotcakes: el exitoso disco biográfico-conceptual de Carly Simon

Hotcakes: el exitoso disco biográfico-conceptual de Carly Simon

Carly Simon Hotcakes

El 11 de enero de 1974 fue publicado el cuarto disco de la emblemática cantautora estadounidense que alcanzó la fama en la década de los 70

Carly Simon
Hotcakes

Elektra. 1974. EE.UU.

 
Recuerdo que mi primera experiencia con la música de Carly Simon fue el tema “You’re So Vain” (1972) cuando estaba por iniciar mi adolescencia en días donde mi mejor amigo era un pequeño radio que mi influyente padre compartía conmigo.

En esos años de creativa explosión musical nuestra cantante, que hoy vive a plenitud sus 80 años de edad, logró alcanzar gran popularidad con más de una decena de temas que se posicionaron entre los Top 40 y que incluían la citada canción y otras tantas como “Jesse”, “Anticipation”, “The Right Thing to Do” y “Coming Around Again” por mencionar algunas.

Para esta ocasión la cantautora compuso once temas sobre la vida en familia y el matrimonio, convirtiendo el disco en una obra biográfica conceptual y uno de sus álbumes más vendidos.

Simon contó con la participación de más de veinte músicos, varios de los cuales figuraban entre los mejores de la época, entre ellos el baterista Billy Cobham, el guitarrista Robbie Robertson† (The Band), el baterista Rick Marotta, el bajista Klaus Voormann, el percusionista Ralph Mac Donald y el saxofonista Michael Brecker†, nombres que representaban una alta calidad musical.

A este grupo se le suma el cantautor James Taylor quien por aquellos días era el esposo de nuestra laureada cantautora.




Esta colección de delicadas composiciones, finos detalles y hermosas armonías, inician con el tema “Safe and Sound” de Carly Simon y Jacob Brackman, pieza que en parte nos dice: “Tiempos extraños en Portland, Maine / Langostas bailando en el muelle / Suiza está rara desde que desconectaron los relojes / Un hombre y una mujer que viven en Brooklyn Heights// Cada uno convencido de que el otro está equivocado / El año pasado la tasa de divorcios se triplicó en Hong Kong / Si a través de toda la locura / Podemos permanecer juntos / Estamos sanos y salvos / El mundo está al revés y al revés

Acá participan el pianista Kenny Ascher, el guitarrista David Spinozza y Paul Buckmaster en los arreglos de vientos y cuerdas, y la sección rítmica de Marotta y Voormann.

Luego sigue “Mind On My Man”, con Carly en el silbato y el piano eléctrico, y James Taylor en la guitarra acústica.

El excelso guitarrista Bucky Pizzarelli† y el percusionista George Deves también acompañan a Carly quien en su lírica explícitamente expresa parte de sus sentimientos por Taylor.

En esta balada Mac Donald da un tinte latino con sus congas.

El repertorio continúa con “Think I’m Gonna Have A Baby”, tema que en su titulo lo dice todo. De temperamento alegre, esta pieza incluye un solo de Spinozza. Destacan también las voces de Lani Groves, Carl Hall, Tasha Thomas, Todd Graff y Lucy Simon, quienes harán presencia nuevamente en el último tema.




Un toquecito de pop jazz adorna la siguiente canción que lleva por nombre “Older Sister” y donde las voces de Benny Diggs, Revelation y Richard Perry son la esencia.

Acto seguido “Just Not True”, una canción donde Simon nos canta: “Te quedas conmigo cuando deseo que te vayas / Martillas mis pensamientos a través de los sueños //Tu trama está llena de planes atrevidos / Y maneras de llegar a mis balcones / Pero digo que no me excita tu forma de ver”  

En ella acompañan a Carly Simon el guitarrista Jimmy Ryan, James Taylor, Klaus Voormann y Jim Gordon† en la sección rítmica

Continúa el tema título, donde resalta una envidiable sección de vientos. Este breve tema de tan sólo 1 minuto y 9 segundos incluye a Billy Cobham, la tuba y saxo barítono de Howard Johnson, Michael Brecker en el saxo tenor junto a Bobby Keys y el trombón y la trompeta de Barry Rogers y Steve Madaio, respectivamente.

El séptimo surco lleva por nombre “Misfit” y en su letra la autora nos canta: “Hay muchas noches trasnochadas / Si quieres quedarte despierto para ellos / Sólo querrás encontrarte un amigo / Y atar una pareja en un lugar nocturno / Haz dibujos de tu alma, gana el premio mayor”.

Le acompañan Kenny Ascher en el órgano Hammond, Andy Newmark en la batería, Jimmy Ryan en la guitarra eléctrica y Klaus Voormann en el bajo.




El set continua con la hermosa “Forever My Love”.

Palabras de amor habladas suavemente / Como nubes arriba / Se alejan ¿Qué debería decir? / Para hacerte saber lo que siento / ¿Debería gritar en voz alta que el amor es real? / O simplemente revelar / Por siempre mi amor”, nos canta Carly

Luego Simon y sus musicos interpretan la alegre “Mocking Bird”, pieza compuesta por Inez Foxx, Charlie Foxx y James Taylor, con acompañamiento de las teclas del legendario Dr. John†, la guitarra de Robbie Robertson† y el baterista Russ Kunkel (Bob Dylan, Rita Coolidge, Art Garfunkel).

Ya próximo a concluir Carly Simon nos sorprende con una nostálgica “Grownup”, donde nos canta sobre la experiencia espiritual e intelectual de crecer.

Este excelente disco culmina con otro tema de Simon y Brackman llamado “Haven’t Got Time For The Pain”, uno de los más emblemáticos de su carrera.

En él nos canta: “Todas esas noches locas en las que lloraba hasta quedarme dormida / Ahora el melodrama nunca más me hace llorar / Porque no tengo tiempo para el dolor / No tengo espacio para el dolor / No tengo la necesidad del dolor / No desde que te conozco




De esta producción de Richard Perry, se extrajeron los temas “Mockingbird” y “Haven’t Got Time For The Pain” como sencillos en los meses de enero y abril de 1974, respectivamente. El disco fue grabado en los estudios Hit Factory de Nueva York y Producers Workshop de Los Angeles, contando con la audio ingeniería de Harry Maslin y Bill Schnee.

Te invito a que viajemos en el tiempo contemplando la foto de portada de Ed Caraeff con Carly embarazada y disfrutar una vez más de este excelente hito discográfico.

Leonardo Bigott

Artículo anteriorNew York: la reignición de Lou Reed
Artículo siguienteLed Zeppelin: el prometedor primer vuelo del dirigible