Inicio Archivo discografico New York: la reignición de Lou Reed

New York: la reignición de Lou Reed

Lou Reed New York

El 10 de enero de 1989 fue publicado el aclamado quinceavo álbum del emblemático músico neoyorquino

Lou Reed
New York

Sire. 1989. EE.UU.

 
Recordamos a Lou Reed (1942-2013) como una de las piedras angulares de la afamada banda vanguardista The Velvet Underground, agrupación de culto fundada en 1964 que logró alcanzar su mayor esplendor y popularidad a finales de la década de los años 60 y expandir su influencia en las décadas que siguieron.

El compositor y guitarrista neoyorkino también había estado desarrollando una carrera solista muy relevante en los 70 y que, sin embargo, no venía dando los resultados esperados a mediados de los 80 y que con este álbum, al que le celebramos un merecido cumpleaños, parecía renovar fuerzas.

Al momento de su grabación Reed contó con los talentos del guitarrista Mike Rathke, el bajista Rob Wasserman (Rickie Lee Jones, Van Morrison), la batería de Fred Maher, la percusión de Moe Tucker (The Velvet Underground) y las voces de Dion DiMucci y Jeffrey Lesserz. Producido por Reed bajo la audio ingeniería de Maher, New York es una obra de 14 composiciones que en conjunto alcanzan 56 minutos con 40 segundos.

La emblemática portada es una superposición de cinco fotos de Reed en diferentes posiciones tomadas por Waring Abbott en la misma calle.




El vinilo de siete temas por lado da inicio con “Romeo Had Juliette”, una composición de extensa lírica cuyos versos libres nos dicen en parte: “Atrapado entre las estrellas retorcidas, las líneas trazadas, el mapa defectuoso que trajo a Colón a Nueva York

La composición inicia con la guitarra y es en esencia sencilla pero elocuente y cautivadora con una voz que se expresa de un modo casi hablado.

Seguidamente “Halloween Parade” con similar inicio pero líricamente estructurada en estrofas de cuatro versos enlazadas con una de dos, Reed nos canta: “Hay un hada del centro de la ciudad cantando «Proud Mary» / Mientras recorre Christopher Street / Y alguna reina del sur está actuando fuerte y mala / Donde se encuentran los muelles y las Badlands

El tema deja sentir un cierto aire tropical

Luego surge “Dirty Blvd”, tema construido con tres acordes mayores donde el excelso músico nos cuenta en parte la historia de un mendigo.

El repertorio continua con una melodiosa canción que se titula “Endless Cycle”, tema de tonos country donde Reed retorna al formato de versos libres sin estrofas. “El prejuicio del padre corre a través del hijo / Y lo deja molesto y desconcertado / Las drogas en sus venas solo le hacen escupir

La canción tiene cierto estilo a aquellas de Bob Dylan, una serie de versos que dibujan una historia con sencillos acordes.




El repertorio sigue con la más rockera “There Is No Time”, donde el autor insiste en persuadirnos que no hay tiempo para celebrar, estrechar manos o pensamientos eternos…

Sigue “Last Great American Whale”, tema que pareciera simbolizar a aquellas personas luchadoras en favor de la libertad. Lou prácticamente narra en lugar de cantar.

La primera parte concluye con un blues que lleva por nombre “Beginning The Great Adventure”

“Busload of Faith” abre la segunda parte del repertorio recordándonos que debemos ser independientes y que debemos tener fe en todo momento. El tema, estructurado en once cuartetos, incluye un solo de guitarra.

Acto seguido Lou Reed interpreta “Sick of You”, en la que el neoyorkino nos canta: “He estado lejos de ti demasiado tiempo y lo siento / Pero no puedo controlar lo que haces / Y espero en Dios que me dejes pronto, que te alejes / De este puente en llamas que cruzaste demasiado tarde / Y simplemente olvidas que alguna vez nos conocimos / Pero antes de que lo olvides, hay algo que tengo que decir…




Posteriormente Lou Reed nos ofrece “Hold On”, un tema donde el compositor nos relata parte de la decadente y paradójica urbe neoyorkina en duros versos sobre los derechos humanos, la mafia, la estatua de la “terquedad”… La base musical es interpretada en ostinato, dejando pleno espacio para permitir que la letra tenga un mayor impacto.

El set sigue con “Good Evening Mr. Waldheim”, tema de claro tono político que hace mención al Reverendo Jesse Jackson, activista y luchador por los derechos civiles.

En el tema, Lou Reed parece emplear la ironía como recurso literario.

Luego Reed interpreta “Xmas In February”, en la cual guitarra y bajo acompañan la voz del compositor para luego continuar con “Strawman”, donde la voz de Reed emplea más fuerza interpretativa y en la que el tema socio-político está presente una vez más.




El disco concluye con “Dime Store Mystery”, tema que inicialmente nos dice: “Yacía golpeado y maltratado, ensartado y sangrando / Hablando lisiado en la cruz / ¿Estaba su mente dando vueltas y agitando alucinaciones? Huyendo… qué perdida

Vayamos a ese momento del pasado donde la sencillez musical y la lírica elocuente se hermanan para construir una obra con historias bien definidas bajo un tono social y político que son la base conceptual de este histórico álbum.

Leonardo Bigott

 

Artículo anterior1984: el último salto ochentero de Van Halen con David Lee Roth
Artículo siguienteHotcakes: el exitoso disco biográfico-conceptual de Carly Simon