Inicio Archivo discografico Second Album: el premonitorio segundo disco de Curved Air

Second Album: el premonitorio segundo disco de Curved Air

67
Curved Air Second Album

Publicado el 9 de septiembre de 1971, este segundo trabajo representa un momento de tensión en la entonces incipiente banda prog que al año siguiente encaraba su primera ruptura. 

Curved Air
Second Album

Warner Bros. 1971. Inglaterra

 
Al dar una mirada al pasado, uno tiene la idea que Curved Air ha sido subestimada. Medio siglo de existencia, una modesta discografía y un sonido caracterizado por la voz de Sonja Kristina Linwood (nacida Sonia Christine Shaw), el violín de Darryl Way y las teclas/guitarras de Francis Monkman, y su entonces novedoso juguetico llamadoVCS 3, daban identidad artística a este quinteto que para este disco completaba la sección rítmica del bajista Ian Eyre –sustituyendo a Rob Martin, quien debió abandonar a causa de una lesión en su mano-, y la batería de Florian Pilkington-Miska†  Inspirados en el título del álbum de Terry Riley, A Rainbow In Curved Air (1969), el grupo tomaría las últimas dos palabras para dar vida a una historia que aún continúa y que como muchas bandas, ha experimentado varias transformaciones a través del tiempo.

Nacida  de la originaria Sisyphus con  Darryl y Francis como piedras angulares y con una marcada influencia de la banda Spirits donde tocaba Way, Curved Air llegaba a los estudios Islands y Morgan en Londres con ocho temas a grabar bajo la producción del grupo y Colin Caldwell, quien estuvo tras la consola de este estupendo disco diseñado por John Kosh.




El primero de ellos es “Young Mother”, una composición donde inicialmente los teclados dan las primeras notas antes de la entrada de la voz de la sex symbol Sonja quien nos canta: “¿Por qué debo? /  Nada significa ahora cualquier cosa / no puedo creer en algo irreal / no interfieras mi mente / intenta ser gentil”

En el punto medio, el teclado nos sorprende con el sintetizador ya mencionado que había salido al mercado un par de años antes. El impecable violín se funde en el teclado que protagoniza un extenso solo hasta que Sonja retorna junto al violín, dándole un toque de folk a este excelente tema.

“Back Street Luv” es la segunda canción del disco. Una vez más los sintetizadores guían el inicio junto a Sonja. En esta romántica canción el grupo nos relata en sus versos que “ya el verano llega y es momento de soñar”

Aunque la composición nos atrapa con su sencilla poesía, la parte instrumental es en mi opinión un tanto irresoluta aunque amena.

La banda luego nos ofrece la hermosa “Jumbo” donde cuerdas, voz y piano se funden para hechizarnos con la voz de Sonja como un instrumento más narrando: “Volé a través de la noche / así que iré a casa / abajo la tierra a través de las nubes / cubierta de verde”




El primer lado lo cierran los temas “You Know” y “Puppets”

La primera nos muestra parte del lado rockero de Curved Air con un solo de guitarra sin muchas ambiciones para cerrar el tema y una letra directa: “Muchacha, no puedes ser igual que  yo ¿sabes? / Verás que es así como funciona / nada es bueno o malo ¿sabes? / pero no querrás que te lastimen”

La segunda es una rara pieza con una metafórica letra y una percusión de metrónomo modo. “Observa a las marionetas hacer sus planes de muñeca.” Al fondo el sintetizador nos recuerda muchos gratos momentos del prog.

“Everdance” abre el lado B con el violín de Darryl y la voz de Linwood. En esta sencilla e interesante composición la cantante nos dice: “Un día, bajando la polvorienta calle / dos amigos, viajeros de desgastados piés / rompieron su ayuno bajo el camino para beber y bailar…”

Compuesta por Monkman, junto a las dos siguientes, el disco muestra una clara división entre un lado A con Sonja y Darryl como autores de las cinco piezas que lo conforman y un lado B un tanto inconsistente.

La diferencia en estilos es marcada, favoreciendo a Way y Linwood en mi opinión. Aunque la pieza final es para mí el punto más alto del álbum.




Los dos temas restantes son “Bright Summer’s Day ‘68” y “Peace of Mind”, esta última con rasgos clásicos, elemento esencial del estilo de la banda, en la cual piano, voz y violín son los elementos estimulantes de esta buena pieza que ocupa unos 12 minutos de los 42 que totaliza el disco.

En la primera, una aparente historia personal parece teñida de humor negro: “en un día esplendoroso a mediados de mayo / con el sol del atardecer, mi chica se fue del pueblo / mi hermano escapó de la cárcel / luego mi padre mató a mi madre / así que escribí esta canción para que ustedes, amigos, / estén chistando como me he sentido”.

Sonja exhibe cierta teatralidad.

Tras la grabación de Second Album, Curved Air viviría una atribulada e inconsistente historia llena de cambios en su formación, por la que han pasado Eddie Jobson (U.K., Jethro Tull, Frank Zappa, Roxy Music) y Stewart Copeland (The Police), Tony Reeves (Greenslade), entre casi una veintena de músicos que han desfilado en varias encarnaciones en poco más de cinco décadas.
Leonardo Bigott