Inicio Archivo discografico Suspension & Displacement: el envolvente cuarto paso de Djam Karet

Suspension & Displacement: el envolvente cuarto paso de Djam Karet

96
Djam Karet

En septiembre de 1991 la banda californiana publicó su cuarto álbum, una obra maestra del drone y el ambient rock

Djam Karet
Suspension & Displacement

HC Productions. 1991. EE UU

 
Más allá del terreno común que esta excelente banda tiene con King Crimson y Pink Floyd, está un grupo con una identidad musical que desde el año 1984 hasta el presente, ha estado llamando la atención de melómanos adeptos al progrock.

Con álbumes como Reflections from the Fire Pool de 1989 y Burning the Hard City también de 1991, el cuarteto de la costa oeste estadounidense, ya es materia necesaria para amantes de una música con amplios espacios y agrestes pasajes que dio su primeros pasos en Topanga, California.

Allí, los guitarristas Gayle Ellett y Mike Henderson unieron sus talentos a los del baterista Chuck Oken, Jr. y al del bajista Henry J. Osborne, para crear un cuarteto que bien representado se encuentra en su nombre, el cual puede traducirse como “tiempo elástico”, pues así lo refleja en su música.

Sus orígenes en el Pitzer College, podríamos considerarlos como un prototipo de “jam band” que hasta ahora posee en su haber 18 placas discográficas, varios EP y ediciones limitadas con participación en más de 20 recopilaciones y obras de gran significación como No Commercial Potential  de 1985 y The Ritual Continues de 1987, y sus recordadas grabaciones domésticas en casetes.




Nuestro celebrado disco fue lanzado simultáneamente junto a Burning The Hard City pero con dos planteamientos musicales extremos que tienen como evidencias el estilo marcado por una guitarra anárquica en el caso del último y los llamativos paisajes sonoros que hoy honramos y que para el momento contó con la producción del grupo y Rob Dechaine, quienes dieron vida a las nueve piezas que conforman el repertorio de Suspension & Displacement para HC Productions.

“Dark Clouds, No Rain” abre el set con un efecto “drone” muy similar a los paisajes sonoros encontrados en obras del erudito Robert Fripp.

Eventualmente la pieza se va acoplando dando forma y sustancia a esta cautivadora obra que se despliega ante nuestros oídos a lo largo de casi once minutos. La pieza tiene rasgos de la inédita obra del maestro Gerry Weil y el multi instrumentista Héctor DiDonna, ambos venezolanos, titulada Makunaima y publicada ya en YouTube con atractivos vídeos de la etnia pemón y los hermosos paisajes de la selva amazónica venezolana.

Luego sigue “8:15 – No Safe Place”.

Un bajo, en parte reverberado, da inicio a esta galáctica pieza que se abre más y más en el tiempo. La imaginación nos hace sentir como un verdadero viajero del tiempo.

Un momento flotante llega con el motivo inicial que pronto da paso a “Angels Without Wings”, donde Djam Karet revela su carácter orgánico. Los platillos y la percusión menor dan un efecto hipnótico y oscilante. Ilusorio tal vez.




“Consider Figure Three” es la cuarta pieza. Inicia con una interesante narrativa en la que se menciona el arreglo de los órganos abdominales. El efecto “drone” hace de fondo para dar paso posteriormente a la extensa “Erosion”, uno de dos temas que se desarrollan en poco más de trece minutos.

La pieza emplea un motivo reiterativo, cíclico y obstinado ante el cual van pasando diversas sonoridades, lo que además es una muestra de la paleta sonora del cuarteto. En este viaje los tambores irrumpen espaciadamente, rompiendo por segundos el monótono fondo y dando tiempo y espacio a otras sonoridades.

Djam Karet cambia un poco la reiterada frase delante de la cual, entre otras, escuchamos una guitarra acústica.

La sexta obra del set es “Severed Moon”, donde emergen sonidos en reversa y una riqueza tonal que se transforma a cada segundo con sonidos que semejan voces humanas.

Una descarga de tambores estalla a mitad de pieza, tras la cual irrumpe la guitarra acústica, rasgueando un acorde que se difumina en una cascada sonora. Una voz grave y distorsionada surge evocando a uno de esas fantásticas criaturas que pululan en las tierras de “El Señor De Los Anillos”.

“The Naked & The Dead” repite con más claridad ese sonido de una criatura de tierras sólo imaginadas. La guitarra marca algunos acordes con una  oscuridad que podría ser la inspiración del tema “Benighted” de Opeth.

Los tambores emergen una vez más como si de algún ritual se tratara hasta llegar al final.

“Gordons Basemant” es la penúltima obra del repertorio y la más breve de éste. Inicia con una conversación radial en parte confusa de entender.

Los sonidos que van surgiendo hacen más confusa la transmisión y nos vemos en una decadente situación. La pieza es una clara sentencia de lo que el grupo llama “tiempo elástico”, al menos es esa la sensación que transmite.




“A City With Two Tales: Part One Revisited 1990” es otra extensa pieza llena de experimentación con espacios amplios, infinitos y llenos de sorpresas, como la explosión que sucede antes de llegar a la mitad y desde la cual ocurre un giro marcado por sonoridades metálicas, las cuales van generando a su vez ese  efecto drone que tiene ante sí una densa mezcla de teclados, percusión y guitarra. Tal vez una ilusión.

Para finalizar, además de recomendar éste y su gemelo disco, les sugiero Collaborator una obra publicada tres años después con unos invitados de lujo que incluyen, entre otros, a dos referentes del ambient music, Kit Watkins y Steve Roach.

El que no conozca a Djam Karet está en deuda consigo mismo.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Djam Karet, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Música de Djam Karet en España

Musica de Djam Karet en Estados Unidos