Inicio Archivo discografico Hotel California: la indiscutible e imprescindible obra cumbre de los Eagles

Hotel California: la indiscutible e imprescindible obra cumbre de los Eagles

92
Eagles Hotel California

El 8 de diciembre de 1976, la exitosa banda californiana publicaba el punto cumbre de su carrera, que le dio la vuelta al mundo gracias al emblemático tema que da nombre al álbum

Eagles
Hotel California

Asylum. 1976. EE UU

 
Entre marzo y octubre de 1976, Eagles entraba a Criteria Studios de Miami y posteriormente a Record Plant Studios de Los Angeles, para grabar nueve temas teñidos de un rock frecuentemente entramado con la música folk y el country.

Esta significativa obra musical, la quinta de su catálogo en estudio, le abría las puertas a Joe Walsh, un expatriado de otra legendaria banda, James Gang, que ahora ocupaba el puesto del guitarrista Bernie Leadon.

Sería también el último álbum de la banda con el bajista cofundador Randy Meisner quien fue sustituido por Timothy B. Schmit en Long Run, el siguiente álbum de Eagles lanzado al mercado discográfico en 1979.

El quinteto lo completaban la columna vertebral del baterista Don Henley, el guitarrista Don Felder y el pianista y guitarrista Glenn Freytodos participes de unas armonías vocales que junto a los tres eruditos guitarristas, definieron el llamativo estilo de una banda que aún sobrevive.




Envuelto en una portada que exhibe al Beverly Hills Hotel, fotografiado por David Alexander, y producido por Bill Szymczyk, el repertorio de nueve temas de Hotel California transita las décadas generando gratos recuerdos de una época gloriosa que muchos añoramos y recordamos con especial deferencia en unos años de pletórica creatividad donde aún lo comercial tenía un reflexivo y poético contenido más allá de las alianzas amorosas.

Hotel California se las arregló para surfear con éxito un momento histórico en el que la fiebre por la música disco y la vorágine punk dominaban el panorama en 1977

Los distintivos arpegios de las guitarras acústicas que dan inicio a “Hotel California”, nos cautivan de inmediato con el recuerdo de uno de los solos más memorables del rock en las manos de Walsh y Felder con el soporte rítmico de Glenn, Henley y Meisner.

Don Henley, haciendo un doble trabajo maravilloso nos canta mientras toca la batería: “En una oscura carretera del desierto / con la brisa fresca en mi cabello / y el tibio olor de las colitas invadiendo el aire / mientras adelante en la distancia / vi una luz reluciente / mi cabeza embotada y mi vista disminuida / tuve que detenerme para pasar la noche…”

Un comienzo como pocos.




Luego surge la hermosa balada country “The New Kid In Town”, con un delicado y distante órgano, y las siempre atractivas armonías.

Aquí Glenn Frey nos relata: “Rueda un cuento en la calle que me es familiar / grandes expectativas / todos te observan / la gente que conoces parece saber quien eres / aún tus viejos amigos te tratan como alguien nuevo”

Tanto el tema título como éste, fueron lanzados como sencillos promocionales, éste el 7 de diciembre de 1976 y “Hotel California” el 22 de febrero de 1977.

La primera terna de temas cierra con “Life In The Fast Lane”, tercer y último sencillo del disco, publicado el 3 de mayo de 1977.

En esta pieza Don Henley nos dice un poco sobre esos personajes que viven una vida sin límites. Un rock por todo lo alto.

El lado A cierra con la triste pero hermosa “Wasted Time” con Don en la voz líder y Frey al piano. “Bueno nena, allí estás con tu cabecita baja entre tus manos / ¡oh! Dios mío no puedes creer que este pasando otra vez / tu amor se ha ido y estás sola / y parece ser el fin…”

Comenzando el lado B, la pieza repite en corta versión instrumental orquestada de Jim Ed Norman con sentida nostalgia, dando un interesante e intenso detalle dentro del repertorio antes de abrir paso a “Victim of Love”, la pieza cáustica del set donde Eagles canta: “¿Qué clase de amor es ese que tienes? / Deberías estar en casa pero no estás / un lugar ruidoso y lleno de chicos peligrosos / aún te pone sedienta y caliente…”

El breve solo de guitarra ornamenta un poco esta pieza.




“Pretty Maids All In A Row”, compuesta por Joe Vitale y Joe Walsh –quien la canta- es otra dulce y triste canción del set de este excelente álbum.

Al fondo, lo que parece un mellotron, crea una interesante atmósfera en este tema en el que Walsh nos recuerda “que nuestros corazones se rinden ante el pasado”.

La penúltima pieza del disco inicia con un doble lead en las guitarras y un excelente solo en “Try And Love Again”, escrita y cantada por Randy Meisner, quien nos recuerda, al igual que Guillermo Carrasco, el cantautor venezolano, “que intentemos el amor una vez más” a pesar de las muchas heridas.

“Cuando andas por tu cuenta / donde tus recuerdos te encuentran / y giran como círculos / perdida estabas hasta que te enteraste que uno a uno los sentimientos de soledad irían desapareciendo”

Los últimos siete minutos del repertorio los ocupa “The Last Resort”, cuya poesía se extiende a lo largo de 15 estrofas.

Escrita por Don Henley y Glenn Frey, escuchamos a Don acompañado por el piano: “Ella llegó de Providence / en Rhode Island / dónde el viejo mundo ensombrece / bajo el pesado ambiente ella empaca sus sueños y esperanzas / como un refugiado / justo cuando su padre llegaba desde el otro lado del océano…”

El extenso final instrumental se va diluyendo en el tiempo, dejándonos con cierta tristeza.

En 1978 Hotel California ganaba dos Grammy, uno como “Album del Año” y otro por “Mejor Arreglo Vocal” por el tema “The New Kid In Town”, además de tres nominaciones: una por “Mejor Arreglo Vocal”, otra por “Album del Año” y la tercera por “Productor del Año” a Bill Szymczyk.

Este es uno de los discos más vendidos de la historia con unas 32 millones de ejemplares físicos vendidos alrededor del mundo, y por supuesto uno de los que permanece en el inconsciente colectivo gracias en especial a la canción que le da nombre.

Leonardo Bigott