Inicio Archivo discografico El osado debut de Egg cumple 50 años

El osado debut de Egg cumple 50 años

190
Egg album

En marzo de 1970 fue publicado el álbum debut del trío liderado por el teclista Dave Stewart, un disco arriesgado con elementos barrocos y experimentales

Egg
Deram. 1970. Inglaterra

En la Inglaterra de 1968 hubo un grupo de rock llamado Uriel, un cuarteto formado por el teclista Dave Stewart, el cantante/bajista Mont Campbell, el baterista Clive Brooks y el guitarrista Steve Hillage.

El grupo muy pronto transmutaría a trío con la salida de Hillage, músico que a futuro sería uno de los más interesantes de la escena experimental psicodélica inglesa con Gong y en solitario.

Dada la similitud fonética entre las palabras “Urine” (orine en inglés) y “Uriel”, el trío acogería la acertada sugerencia de adoptar el nombre de Egg, una osada mezcla de jazz, psicodelia, rock progresivo y rock de cámara con el interesante aditivo de métricas poco comunes y un gran poder para la improvisación.

La fórmula que posteriormente se conoció, en parte, como R.I.O. (siglas de Rock In Opposition), abrió y extendió las posibilidades expresivas de este grupo que frecuentemente es asociado con bandas del llamado Sonido Canterbury (The Soft Machine, Caravan, Matching Mole, Hatfield and the North, National Health…) pese a no ser originarios de esa famosa zona de Inglaterra. La asociación proviene de los futuros grupos de Stewart.

A mediados de 1969 Dave, Mont y Clive dieron sus aportes a un proyecto llamado Arzachel, nombre de un cráter lunar, en el cual participó Hillage. Por motivos de orden contractual, los miembros tuvieron que usar pseudónimos para así poder participar de ese proyecto.

Egg es también el nombre del primer LP del arriesgado trío que, más allá de los excéntricos nombres estilísticos, creó una música tan inspiradora y provocadora que su nombre aún resuena en los oídos de aquellos que pululan por las alternas rutas de la música.

En esencia un grupo de culto donde yacen presentes rasgos del barroco, la música de Igor Stravinsky y también la de Gustav Holst con un algo de ese “tongue-in-cheek” tan inglés que en ocasiones pasa desapercibido.

Este álbum, emblemático de la experimentación musical ligada al rock, completa cinco décadas de su salida al mercado y lo celebramos revisitándolo.

El aventurado contenido de Egg

La incidental, brevísima y cuasi amorfa “Bulb” de Peter Gallen, nos ofrece los sonidos que inicialmente toman nuestros oídos por unos nueve segundos.

Una más elaborada “While Growing My Hair” continua el repertorio con Dave Stewart marcando el camino con el órgano y Campbell diciéndonos,: “Mientras mi cabello crecía, ellos escuchaban un aire extraño, tocado en un corno francés, una oveja toda rasurada…”

La agradable voz de Mont es el hilo conductor entre los segmentos instrumentales. Delicadamente simétrica en estructura, la pieza mantiene nuestro interés en Egg. Luego nos dice Mont: “La mitad del tiempo me lo paso pensando solo, mientras escribo las canciones o tomo sol, el mágico sonido que añoro expresar, siempre a tientas inalcanzable”. Son algunos de los versos de “I Will Be Absorbed” la siguiente pieza.

El cuarto tema del álbum es la “Fuga en re menor” de Bach. Una venia clara al gran compositor alemán y naturalmente al barroco. El trío irreverentemente hace algunas adaptaciones a la pieza para ajustarla al formato de trío.

Luego, Egg nos ofrece un intro de piano en contraposición con un distorsionado sonido.  Se trata de “They Laughed When I Sat Down at the Piano…” (Ellos reían cuando me senté al piano), una sutil tortura de 1’21”.

Una más dinámica y alborotada pieza es “The Song Of McGillicudie The Pusillanimous (Or Don’t Worry James, Your Socks Are Hanging In The Coal Cellar With Thomas)” en la cual destacan  cada uno de los miembros del trío. Un verdadero caos sónico.

Luego, está “Boilk” otra oportunidad para la experimentación sonora durante un poquito más de un minuto para así cerrar el lado A del LP.

El lado B del vinilo lo ocupa “Symphony No. 2”, una obra de cuatro movimientos donde el trío encuentra los momentos más memorables de su primera impronta musical.

En el primer movimiento reconocerás una clásica melodía que Rick Wakeman usaría en su magna obra de 1974, Journey To The Centre Of The Earth.

En este “Primer Movimiento” el trío despliega una infinidad de estilísticos recursos, demostrando además la impecable técnica que cada músico posee a lo largo de casi seis minutos.

En este primer segmento tanto las modulaciones como la dinámica nos atan con la curiosidad por descubrir que trae el “Segundo Movimiento”, un aparatoso comienzo que se desarrolla en un interesante segmento donde el trío mantiene las características que nos dejan en vilo.

Lo que debió ser el “Tercer Movimiento” fue sustituido por “Blane” ya que dicho movimiento guardaba una gran similitud con parte de “La Consagración de la Primavera”, una de las obras universales de Stravinsky.

La reedición de Egg en formato CD sí incluye el “Tercer Movimiento”, lo que significa que las dificultades sobre el derecho de autor fueron superadas.

En “Blane” encontramos al trío en su máxima expresión vanguardista. Una obra realmente provocadora con la incorporación de ruidos y disonancias bastante arrojadas para la década que apenas comenzaba.

Una especie de banda sonora de “Lost in Space”. Sin embargo, hay un mínimo de espacio para breves pasajes más convencionales. Muchos de los recursos aparecerían poco después en los diversos grupos que conformaron eso que a alguien le dio por llamar “rock progresivo”.

En el “Cuarto Movimiento” Mont confirma su talento como bajista de un dilatado sonido. Igualmente Clive Brooks en la batería. El movimiento es más accesible que la pieza anterior y es además la más corta de los tres movimientos con tan solo tres minutos y cuarto.

Sin establecer odiosas comparaciones, Egg bien podría ser, de algún modo, el precursor del estilo de Emerson, Lake & Palmer. También en esa vibra nos encontramos poco después al recordado Refugee de Patrick Moraz y los holandeses Trace de Rick Van Del Linden, quien antes lo intentó adatando clásicos con Ekseption.

Cada uno con un concepto musical muy diferente pero en el mismo formato de teclado, bajo y batería con temas instrumentales y vocales.

Eventualmente, tras la disolución de Egg luego de The Polite Force (1971), Stewart sería parte de dos excelentes agrupaciones del “Canterbury Scene”, la esencial Hatfield And The North y la recordada y aventurada super banda National Health.

Egg pasaría a mejor vida en 1974, dejando como evidencia The Civil Surface. Si eres coleccionista y seguidor de Egg, hay un interesante librillo que escribieron Dave, Mont, Clive y un viejo amigo llamado Antony Vinall que bien documenta la historia del grupo desde Uriel.

Mientras, te invito a celebrar el medio siglo de Egg escuchándolo con toda la atención que se merece esta joya casi perdida en los anales del rock progresivo.

Leonardo Bigott