Inicio Reportajes GARC14: canciones existenciales para tiempos feroces

GARC14: canciones existenciales para tiempos feroces

2131
Kreils García
Foto: Juan Carlos Ballesta

Es el mismo personaje que ha ido mutando. Kreils (su nombre) era más rock and roll, más desenfreno y adrenalina, más referencias del dark y la música industrial de los 80. Ahora Garc14 (su apellido) es más meditativo, canción de autor, folk experimental, melodías nocturnas y melancólicas, abierto a infinitas tendencias musicales.

Mercedes Sanz

Desde que comenzó se ha mantenido en el más bajo perfil. No busca notoriedad, simplemente hacer la música en la que cree. “Garc14 es un hombre que se acompaña de sus canciones, que sale y las defiende. Garc14 es una voz en el desierto que tiene la firme intencionalidad de permanecer aullando”, dice en voz baja, como si estuviera hablando para sí mismo. Aunque muchos crean que se trata de un nombre artístico, como Kreils García fue bautizado.

Cuando escuchamos su debut discográfico, Tiempo feroz (2005), la primera referencia que se nos viene a la mente es el cantautor puertorriqueño Robi Draco. La verdad es que cuando empezó a grabar no conocía la propuesta draconiana: “Es un comentario recurrente. Y bueno, lejos de sentir que en ese momento mi trabajo estaba direccionado a prestar atención a ese gran productor, digamos que para ese momento existía una coincidencia entre lo que hacía el Draco y mi propuesta. Para mí él es un jefe, un artista que tiene un planteamiento de la música popular latinoamericana como casi ningún artista. En ese momento yo estaba en negociaciones con una extinta disquera y su gerente de producción me presentó a Draco, porque decía que nos parecíamos, yo ni lo escuchaba, y bueno me gustó que me compararan con un artista así. Sin embargo, este es el negocio de las comparaciones, también he recibido otros comentarios alejados de mis preferencias, pero bueno, creo que coincidimos en alguna sonoridad”.

Al igual que numerosos músicos, sus inicios fueron en bandas de rock local a principios de los años noventa: 4ta Calle, Ultima Trascendencia, Subterráneo, Orbita, entre otras agrupaciones al estilo grunge. En su adolescencia ingresó a la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas, Conservatorio Juan José Landaeta, Escuela de Música José Reyna, y más institutos. Todo este recorrido académico nos dice que no estamos hablando con un músico autodidacta. “A estas alturas un músico no sólo sabe tocar instrumentos o componer canciones. Digamos que lo que nos plantea la dinámica de la vida moderna es que los artistas, además de hacer su música, sean capaces de producirla, y esto tiene muchísimas implicaciones”, comenta el músico caraqueño.

Garc14 es multi instrumentista, aunque considera que su principal instrumento es la voz. Trabaja para diferentes proyectos como corista, tecladista o guitarrista. Se deja influenciar, más que por lo que oye, por las personas que lo rodean, de sus maestros de música: Isabel Palacios, Rosa Briceño, Erin Vargas, La Camerata de Caracas -donde cantó por ocho años- y varias personalidades. Así que el enfoque y la forma de tratar la música la aprendió de la academia. Pero también lo han influido los músicos cercanos con los que ha trabajado. Paralelamente, Garc14 hace música para teatro y cine, pues ha incursionado en las artes escénicas y danzas.

Rock and roll con algo latino se oyen en sus tres discos, además del primero, están Dosis (2009) y En el M3dio de la N4da (2012). Todos producidos de manera independiente. Las letras existencialistas a través de metáforas nos cuentan historias que convierten al cantautor en un compositor algo atormentado y que huye de lo convencional.

Kreils García
Foto: Juan Carlos Ballesta
 Un trayecto, varios atajos

Luego de esas tres placas, el músico hizo una pausa, por el año 2011, sin dejar de producir música en su propio estudio, su guarida como él lo llama: La Suite de Fuego, donde elabora su trabajo y el de otros. En esa suerte de taller experimental el cantautor ha maquinado su actual faceta sonora.

“Garc14 ya es un hombre con menos prejuicio. Garc14 ya perdió la inocencia, entonces le toca asumir la música con más honestidad, que se parezca a él. Uno va saliendo de esas capas que lo van permeando y no nos dejan movernos en el interior. Pareciera que en la medida en que vamos envejeciendo, vamos mostrando más el núcleo de lo que somos, la esencia. Por eso creo que Kreils García hizo una obra con un foco, y ahora Garc14 es distinto”, expresa convencido de su otra etapa musical.

“Todo cambia, creo que es algo natural. Yo nunca me planteé permanecer dentro de ningún género, los encasillamientos me aburren, me parecen un poco tontos. Digamos que la premisa es fluir, estar atentos y ver cómo se va abriendo el camino, porque el camino se va haciendo mientras andamos. Siento una profunda atracción por el rock’n’roll y por las músicas que son madres del rock como el blues, el jazz. Toda la música originaria del continente africano y cómo se ha plasmado en otras latitudes, en toda la música venezolana de la costa, eso me mueve. Tal vez sea por la edad, comencé en el rock, pero también hacía música barroca, y la disfrutaba también. Hacía las dos cosas, como que de noche estaba en el bar, y en la tarde estaba en La Camerata. Sin ningún prejuicio me traje toda esa música. Se me abrieron las alas y encontré muchas cosas nuevas, sin ningún uniforme”, asegura.

El tema que inauguró esta fase artística fue “El fin”, una suerte de despedida de Kreils García y de presentación de Garc14. La pieza la produjo junto a Cangrejo (Abraham García). Es la primera canción de un ciclo de tracks que el músico está presentando en su soundcloud, redes y demás plataformas digitales. “‘El fin’ es el fin de una etapa (risas) y el comienzo de otra, que es la que estoy haciendo”, señala.

Ahora su modalidad es publicar un sencillo cada cierto tiempo, ya que la realidad tecnológica de la producción musical obliga a todo músico a replantearse su proyecto y forma de trabajar. Lo que ahora escuchamos de Garc14 es folk, rock, hip hop, declamación, canción de autor, música venezolana y más corrientes. Si hay una pieza desafiante es su tributo al escritor César Vallejo con “Grave(dad)”, un poema rapeado, con toques rockeros y electrónicos, la hiriente ejecución del piano y el denso ambiente. Parece un tema para banda sonora. Por este camino anda el cantautor y productor: “Garc14 es un campo más abierto, experimental, es más latino y más franco”.