Inicio Archivo discografico Abacab: el exitoso y drástico giro de Genesis

Abacab: el exitoso y drástico giro de Genesis

121
Genesis Abacab

Publicado el 18 de septiembre de 1981, el álbum 11 de esta superbanda comenzaba a deslindarse de las profundidades del progrock en favor de una propuesta claramente comercial

Genesis
Abacab

Charisma Records. 1981. Inglaterra

 
Para 1981, mucha agua había corrido bajo el puente desde que la idolatrada Genesis impactaba con su música de líricas fantásticas y teatrales interpretaciones.

Peter Gabriel y Steve Hackett ya eran parte del pasado y esos dos telúricos momentos a mediados de los 70 fueron diluyendo la magia que estimulaba nuestra imaginación en una música más franca y tan o más atractiva que el pasado inmediato de la banda en términos comerciales.

And Then There Were Three (1978) pudiera ser el semillero que inició la gran metamorfosis que le ganó al grupo nuevas audiencias y al mismo tiempo detractores.

Duke (1980) parecía dar una esperanza a los amantes del prog pero el quinteto reducido a trío tenía otros planes. Phil Collins saboreaba el éxito masivo con Face Value, su primer álbum solista, publicado tan solo algunos meses antes del lanzamiento de nuestro celebrado álbum, un histórico periodo que inclinó la balanza en detrimento de sus fieles seguidores.




El animoso Abacab demostraba una gran musicalidad pero tal era la distancia, que hoy podemos verlo como el gran principio del final. La sombra de un “revival” parece haberse hecho realidad recientemente pero detengamos nuestra máquina del tiempo en marzo de 1981 cuando el trío Tony Banks-Phil Collins-Mike Rutherford, entraba a The Farm, ahora propiedad del grupo, en Surrey, Inglaterra, para grabar nueve controversiales temas, con cuatro de ellos como sencillos.

Producido por Genesis para Charisma Records bajo la audio ingeniería del sempiterno Hugh Padgham, Abacab da inicio con el tema título, siendo además el primero de los cuatro sencillos del álbum.

Un pulsado ritmo, guitarra y teclas van abriendo el camino a Collins quien nos cuenta apasionadamente: “Mira en el muro / allí en el piso, bajo la almohada / tras la puerta / hay una grieta en el espejo en algún lugar / hay un hueco en el cristal de la ventana / ¿crees que soy culpable?

En el punto medio Banks juguetea un poco con las teclas y luego la guitarra, diluyéndose en el silencio.

“No Reply At All” con los metales de Earth Wind & Fire, le inyecta una buena dosis de r&b al repertorio.

Es la segunda pieza del disco y el segundo sencillo. Las teclas de Banks se entrelazan con las frases de los metales y en un punto medio nuestro ignorado enamorado de esta historia intenta llamar la atención: “Habláme, nunca lo haces / ¡Oh! Parece que puedo hablar / puedo escuchar mi voz gritar / pero sin recibir respuesta alguna”

Aunque Genesis mantenía la identidad de sus partes, esta canción es una muestra clara de la similitud del Phil solista y el Phil compositor dentro de Genesis. La pieza es pegadiza y atractiva, sobre todo para aquellos que pensaban que se trataba de una novel banda.




“Me and Sarah Jane” no es de mis favoritas del repertorio. No obstante, en ese intento de querer ser algo, Collins nos dice: “El fuego arde en otras tierras / no empieces a contar / frío, más frío, se acerca el hielo / y me deprime dar vueltas y vueltas / en el mismo viejo camino…”

Luego, Genesis nos ofrece “Keep It Dark”, con una historia que apoyada en la música nos relata: “Encontré al hombre que fue reportado como extraviado /  él vagaba en su casa / no está mal si consideras lo que le ha sucedido / parece haberse encontrado con una pandilla de ladrones / que equívocamente lo tomaron por millonario / lo encerraron y luego se enteraron que no lo era y lo liberaron / y ahora está con sus hijos en casa”

Este tema parece reflejar ciertos aspectos autobiográficos de un Collins que atravesaba un amargo trance en su vida personal.

“Dodo / Lurker” y “Who Dunnit” son las dos composiciones que siguen en el set, abriendo el lado B.

En la primera de ellas la banda parece querer decirnos que aún mantiene su esencia, mientras que en la segunda, sin querer disminuir las buenas intenciones de la banda, Genesis no ha logrado convencerme después de 40 años que se trata de una buena composición.

No se trata de una postura personalista pero, al menos en este tema, el grupo no es todo lo coherente que solía ser. El ejercicio vocal es cacofónico y atorrante.

El sencillo “Man On The Corner” es un delicado momento del repertorio construido con un mínimo de percusión y teclas. “Mira al hombre solitario en la esquina / no se lo que espera pero espera cada día / espera por algo que mostrar…”




“Like It Or Not” y “Another Record” culminan esta, entonces nueva faceta, de una banda que hoy procura recuperar un tiempo extraviado en el camino, pero con un Collins lamentablemente muy disminuido físicamente.

Estos dos últimos temas parecen guardar más relación con la identidad grupal del Genesis de los años previos a esta impronta.

El primero es sin duda una pieza autobiográfica musicalmente sencilla y equilibrada. En la segunda, Genesis nos cuenta: “Es gracioso ¿sabes? / por qué hay un rockero que no tiene a donde ir / ¿alguna vez pensaste en darle cobijo? / Alguien que me ayude por favor…”

En Abacab el trío parecía plantear una fórmula que gradualmente fuera ganando un nuevo público al mismo tiempo que Phil, Tony y Mike desarrollaban otros proyectos inicialmente paralelos.

El primero, con una fructífera carrera solista; el segundo con la publicación de interesantes álbumes de los cuales les recomiendo Five de 2018; y Mike con sus “Mechanics”.

La década de los 80 se asomaba con inusitado éxito para un Genesis reiventado.   

Leonardo Bigott  


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Genesis, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias