Inicio Archivo discografico Point Of Know Return: punto crucial de Kansas

Point Of Know Return: punto crucial de Kansas

Kansas Point of Know Return

El 11 de octubre de 1977 fue publicado el quinto álbum de la afamada banda sureña, una obra balanceada, madura y con claros elementos del progrock

Point Of Know Return
Kansas

Kishner/CBS. 1977. EE.UU.

 
Una de las bandas más queridas del rock estadounidense comenzó a dar sus primeros pasos en la seminal Reasons Why por allá en 1969 con el guitarrista/teclista Kerry Livgren, quien junto a un músico llamado Don Montre, tocaba en la mencionada agrupación en la localidad de Topeka, Kansas.

Tras ese primer intento vino Saratoga, grupo que conformaban Kerry Livgren, Lynn Meredith y Dan Wright y que se caracterizó por interpretar temas escritos por Kerry.

Con la sección rítmica del bajista Scott Kessler y el baterista Zeke Lowe, todo estaba casi listo para la primera encarnación de Kansas hasta que músicos de una banda rival llamada White Clover se fusionaron con la ahora llamada Kansas pero con un base rítmica distinta que formaban Dave Hope y Phil Ehart, bajo y batería respectivamente.

El tiempo se haría cargo de una serie de cambios a lo largo de casi seis décadas, con Ehart como el único sobreviviente de aquel embrión.




Para el disco que nos ocupa Kansas era Steve Walsh en la voz líder, teclas y vibráfono; Kerry Livgren en las teclas y las guitarras; Robby Steinhardt violín y viola; Rich Williams en las guitarra; Dave Hope al bajo; y Phil Ehart batería y percusión, quienes interpretaron el repertorio de diez canciones bajo la producción y audio ingeniería de Jeff Glixman (Gary Moore, Black Sabbath, Magnum) en estudios de Louisiana y Nashville.

A lo que sumamos el primer contacto visual de una carabela cayendo de una cascada, lo que pareciera presagiar un desastre, obra pictórica de Peter Lloyd.

El tema abridor es el surco que da título al disco. Un buen rock para calentar los ánimos y prepararnos para otros momentos cumbres de esta maravillosa obra musical que acá nos dice: Escuché a los hombres decir algo. / Los capitanes dicen que te pagan bien / Y dicen que necesitan marineros / Muestra el camino y vete hoy / ¿Fuiste tú quien dijo, cuánto tiempo? ¿Cuánto tiempo?”

La maestría de Robby al violín y las teclas de Walsh y Livgren, añaden un toque especial.

Luego escuchamos “Paradox”, un tema up-tempo con interesantes variaciones y una guitarra muteada.

En sus versos Walsh nos dice: “Estoy encendido / Ardiendo con la pregunta en mi mente extraño deseo / Parece que no hay nada más para mí por encontrar / Porque he estado aquí, y he estado allí, / Parece que he estado en todas partes antes / Lo he visto todo cien veces / Todavía creo que seguramente debe haber más / He estado viviendo, tuve que tomarme mi tiempo y cambiar mi estilo / Ahora me pregunto si algo va a hacer que todo valga la pena”

El tema es seguido de “The Spider”, un instrumental representativo de la influencia progrock de esta legendaria banda inspirada por Genesis, Yes y en este tema también por Emerson, Lake & Palmer.




Cierran el primer lado “Portrait (He Knew)” y “Closet Chronicles”. La primera está inspirada en Albert Einstein y alude a una etapa de renovación espiritual por la que atravesaba Kerry Livgren, quien escribió la letra con música de Steve Walsh.

En la segunda, Kansas, con cierto aire sacro, nos dice al final: “Escuché que el rey se estaba muriendo, escuché que el rey estaba muerto / Y con él murieron las crónicas que nunca nadie leyó / El armario está completamente vacío ahora, no está ocupado por nadie. / Correré las cortinas, ahora el destino está hecho”

Rock del bueno da inicio al lado B en “Lightnings Hand”, un tema donde guitarra eléctrica y órgano sobresalen.

¿Puedes verme, conoces mi posición, qué tan rápido es tu ojo? No tengo hogar, no hay razón para vagar, pero viajo a lo largo del cielo Estiro mis dedos irregulares de un blanco helado hasta que mi energía está por todas partes Mi embrague es rápido, mi fuerza es temerosa, lo transmito sin un sonido. Vivo para liberar los cielos de todos, mírame correr, mírame”, nos dice Robby.

Luego surge la hermosa y existencial “Dust In The Wind”, una canción acompañada de una arpegiada guitarra con solo de violín. “Cierro mis ojos por un momento, y el momento se ha ido” nos dice Kansas en esta canción que sonó en muchas emisoras de radio del planeta, y aún lo hace.

Junto al tema título y “Portrait (He Knew)” conforma los tres surcos sencillos de este histórico disco.




Al delicado momento le sigue “Sparks Of The Tempest”, un poco de rock algo duro para matizar el repertorio con la guitarra, el órgano y la percusión, antes de escuchar “Nobody’s Home”, otro delicado tema donde Robby acompañado del violín y las teclas nos dice: “Está vacío ahora, no hay cara amigable / Y nada vive dentro / Miro a mi alrededor y no encuentro rastro / Para decirme lo que ha sido”

Kansas culmina el repertorio con un estupendo intro en “Hoplessly Human” donde teclas, violín y guitarras nos seducen, incluso un solo de sintetizador que nos recuerda al “mago de las teclas”, Rick Wakeman.

En sus versos la banda nos canta:“Es una extraña aberración, esta lluvia de ideas de la juventud / Aunque se pierde en la traducción de la fantasía a la verdad / Es irremediablemente humano, tanto por dentro como por fuera. / Una ocasión feliz, no hay razón para dudar. / Es fácil de alguna manera, lo que una vez fue esquivo me está llamando ahora”

Para los que como yo vivimos en Caracas, Kansas dejó gratos recuerdos cuando esta ciudad era parada obligada para una variada cantidad de excelentes músicos y grupos en días en los que el nuevo milenio apenas despertaba. En esa oportunidad el empresario y melómano Emanuel Abramovits lo hizo posible.

Kansas continua activa en nuestros días con su más reciente álbum In The Presence of Absence (2020) y con un line up que incluye a Phil Ehart en la batería y percusión; Rich Williams en la guitarra líder; Billy Greer en el bajo y la guitarra acústica; Ronnie Platt como vocalista principal; David Ragsdale al violín y guitarra rítmica; y Tom Brislin en las teclas.

Celebremos entonces este emblemático disco que contribuyó a poner en el radar a esta excelente banda.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Kansas, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias