Inicio Ahi estuvimos Las exquisitas reivenciones para laúd y voz de María Berasarte y Ariel...

Las exquisitas reivenciones para laúd y voz de María Berasarte y Ariel Abramovich

157
María Berasarte y Ariel Abramovich
Foto cortesía FIAS

Uno de los proyectos mas sorprendentes y exquisitos del FIAS 2012 es el que une voz y laúd y un repertorio contemporáneo

María Berasarte y Ariel Abramovich
Concierto en Sala Cuarta Pared, Madrid

FIAS 2021

(Marzo 1, 2021)

Al leer la información incluida en la guía de programación del FIAS 2021, inmediatamente nos surgió la curiosidad por este inusual proyecto que involucra a la cantante española María Berarasarte y el laudista argentino Ariel Abramovich.

Ambos, por separado, han demostrado sobradamente sus pasiones. María por la música portuguesa, el flamenco y otras formas de raíz ibérica, y Ariel por la música histórica europea y en específico la relacionada con el laúd y la vihuela.

Por ello, un repertorio en el que anunciaban piezas de autores de diversa procedencia y estilos, lucía como un atrevimiento digno de no dejar pasar.

Y he ahí la gran paradoja. En momentos de confinamiento, de largos meses en los que los músicos se han visto obligados a bajarse de los escenarios e incluso alejarse de salas de ensayo y grabación, un proyecto como este, que explora en la geografía musical de varias partes del mundo y en géneros muy distintos entre si, logra un doble cometido: redimensionar canciones que conocemos de una forma particular y expandirlas más allá de las fronteras y limites que la pandemia ha impuesto a cada quien.

Las adaptaciones, de espíritu intimista -como no podía ser de otra manera con laúd y voz- cobraron vida propia. Bastó escuchar la maravillosa interpretación de “One Time”, pieza del disco Thrak (1995) de King Crimson, con letra de Adrian Belew, para comprobar lo bien que puede sonar en este austero formato una canción de un grupo esencialmente eléctrico.

El sobrado mérito, por supuesto, es de estos dos portentos de la música. Este tema fue un punto álgido, especialmente si se conoce la canción original.

Quizá el origen de esta osada idea tenga su raíz en Alternative History Quartet, que Abramovich forma con Anna Maria Friman (soprano), John Potter (tenor) y Jacob Heringman (laúd) y que en 2015 publicó en el emblemático sello alemán ECM Records el disco Amores Pasados, que incluye, entre otras, composiciones exclusivas de Sting, John Paul Jones (Led Zeppelin) y Tony Banks (Genesis), entre otros.

Ese acercamiento entre la música renacentista y barroca con el mundo pop contemporáneo, sin duda, tiene sus riesgos, pero también sus réditos, como en este caso.

Así, con extrema sutileza y buen gusto, María y Ariel, como si de alta costura se tratara, bordaron un repertorio con composiciones que les son cercanas, que a lo largo de sus vidas o en momentos específicos se convirtieron para ambos en indispensables. Y así lo fueron explicando a lo largo de casi 70 minutos, con detalles importantes y agradecimiento hacia el público y la organización del festival (en especial a Pepe Mompean, instigador de este dúo).

María, además de mucha simpatía, demostró su gran versatilidad cantando en cinco lenguas (inglés, italiano, portugués, castellano y vasco), mientras Ariel dictó cátedra con su prístina ejecución del laúd, instrumento sobre el cual contó sucintamente su historia y cómo tuvo su gran apogeo en el renacimiento y el barroco.

María Berasarte y Ariel Abramovich
Foto cortesía FIAS

Dieron inicio con una canción del emblemático cantautor vasco Mikel Laboa, con letra del poeta Joxean Artze. María luego comentó que Laboa le cantaba a los pájaros: “Si le hubiera cortado las alas aún sería mío, no se habría ido volando, pero entonces ya no sería un pájaro, y yo quería un pájaro”.

Y en ese viaje temporal y geográfico se fueron al renacimiento con John Dowland -quien le cantaba a la melancolía, no se sabe si por pose, según Ariel- y luego con “Zamba de Lozano” del argentino Gustavo Leguizamón, “El Cuchi”, quien transformó la música folclórica de Argentina.

“Yo soy la vasca y él el argentino, así que él es quien debe hablar”. Con esas palabras y risas de por medio rompió el hielo María.

María Berasarte y Ariel Abramovich
Foto cortesía FIAS

De inmediato hicieron una especie de hermanamiento entre Dowland y Luis Alberto Spinetta, atreviéndose con la magnífica canción “Los libros de la buena memoria”, de la inolvidable época de “El Flaco” con la agrupación Invisible a mediados de los años 70. Fue otro de los momentos más relevantes, que junto al tema que siguió “One Time”, fueron el segmento dedicado a canciones ligadas al rock.

“Esta próxima canción la he elegido yo. Espero que os guste. Es de una de las cantautoras que más me pueden gustar, y seguro que a mas de uno…”. Se trataba de “A Case of You”, una de las canciones más representativas de la extraordinaria canadiense Joni Mitchell, incluida en su cuarto disco, Blue, de 1971.

María lució como pez en el agua. Sentida y conmovedora interpretación.

Luego de ella procedió a explicar cómo surgió el proyecto. En pleno confinamiento, se pusieron en contacto a través de las redes y le fueron dando cuerpo al disímil repertorio.

Ariel entonces introdujo a otro autor fundamental del cancionero argentino: Pancho Cabral. A través de sus canciones, que lo acompañan desde muy chico, ha conocido parte de su país, que es muy grande y difícil de recorrer. “Las canciones son otra forma de recorrer la geografía”, dijo. Y procedieron, tal como explicó, a “resignificar” e incluir en el “repertorio de cuarentena”, el poético tema “Ay, este azul”.

María Berasarte y Ariel Abramovich
Foto cortesía FIAS

Ya con el público hipnotizado, y luego de la didáctica explicación sobre el recorrido del laúd hasta llegar a España -a lo que hoy es Córdoba- presentó las siguientes piezas, ambas de compositores italianos. Por un lado el laudista milanés renacentista Francesco Padova de Milano y por otro el ecléctico siciliano Franco Battiato, sobre el que Ariel confesó le costó entenderlo al comienzo.

La recta final comenzó con María recitando el verso de Lara Moreno: “El sonido de lo único que estuvo; a punto de nacer cuando naciste, a punto de vivir cuando viviste, a punto de morir el día que mueras”.

Terminando con canciones del español José Luis Montón y el influyente cantautor brasileño Caetano Veloso, de quien escogieron el viejo tema “Sete mil vezes”.

El público pidió más, pero María y Ariel reconocieron no tener más canciones ensayadas y ofrecieron una segunda revisión del tema de Leguizamón conocido en voz de Mercedes Sosa.

Nacido en cautiverio, este proyecto ya vuela libre.

Juan Carlos Ballesta