Inicio Ahi estuvimos El sarcasmo psicodélico de Pony Bravo

El sarcasmo psicodélico de Pony Bravo

203
Pony Bravo

La distintiva banda sevillana presentó en Madrid las canciones de su nuevo disco, Gurú, sin olvidar el material de sus tres álbumes previos

Pony Bravo
Concierto en Ochoymedio Club / Sala But, Madrid

(Febrero 27, 2020)

Pony Bravo, a lo largo de sus discos, se ha caracterizado por ser una banda que transmite. Eso sí, el mensaje llega pasado por su filtro de humor y crítica, bajo sus propios términos y condiciones.

Los de Sevilla se han convertido en una referencia por sus letras jocosas, irónicas y potentes que no escatiman en hacer crítica de la movida musical española o del status quo de España y el mundo en ese momento.

Aquel jueves, la banda andaluza llegó a la Sala BUT de Madrid dentro de los ciclos Ochoymedio e Intromúsica, para mostrarle a la capital española los sonidos de su nuevo disco, Gurú (2019), publicado seis años después de su anterior trabajo.

Un silencio que sirvió para reagruparse e incluir nuevos sonidos a su paleta sonora, nutrida por el expresionismo del krautrock, el rock psicodélico americano de los sesenta y setenta, el new wave, la música disco, el dub y el afropop.

La banda arrancó su set con una parodia en pantalla de la escena final de la cinta original de “El Planeta de los Simios” (1968) donde intercambian la Estatua de la Libertad por La Giralda y luego de un intro, arrancaba el show con “Pumaremo”,

En diferentes segmentos del show, se acompañaron de una ristra de recursos visuales psicodélicos y donde, entre otras cosas, se podían ver los rostros parodiados de algunos de los políticos más famosos de España y el mundo, desde Franco, Aznar, Sánchez e Iglesias, a Trump, Hitler, Maduro o Santiago Abascal, así como de personajes de la cultura pop, referencias a películas de Kurosawa o Le Planete Sauvage, o cualquier meme refrito que acompañe la intención psicodélica y crítica del grupo, también reflejada en los artes de los discos.

A partir de allí, Daniel Alonso (voz y teclados), Pablo Peña (bajo, guitarra), Darío del Moral (batería, secuencias) y Raúl Pérez (bajo, guitarra), deleitaron al público con una colección de canciones que se paseó por los cuatro discos: Si bajo de espaldas no me da miedo (y otras historias) (2008), Un gramo de fe (2010), De Palmas y Cacería (2013) y Gurú (2019),

Así, el generoso setlist fue desarrollándose en una especie de ritual colectivo con performances intercalados de temas clásicos y recientes: “Noche de Setas”, “Relax y Rolex”, “Ninja de fuego”, “Yerba Mala”, “El Rayo”, “El guarda forestal”, “Loca Mente”, “Casi Nazi”, “Errores son horrores”, “El Político Neoliberal”, “Mi DNI”, “Rey Boabdil” y la siempre apoteósica “La Rave de Dios”.

El grupo se despidió con aplausos que invitaban a tocar un poco más, y la banda cumplió, entregando tres canciones: “Zambra”, “Ibitza”, y la divertida “Totomami”, con la que cerraron una noche divertida, sarcástica y preciosamente musicalizada por una banda que se divierte haciendo lo suyo tanto como nosotros escuchándola.

Alejandro Fernandes Riera

Fotos: Juan Carlos Ballesta