Inicio Ahi estuvimos Recordatorio: Tomas Verdes entre la melancolía, la nostalgia y una pequeña reunión...

Recordatorio: Tomas Verdes entre la melancolía, la nostalgia y una pequeña reunión de Americania

Recordatorio Armando Áñez
Foto: Vanessa Guacache

El cantautor venezolano residente en Madrid, Armando Áñez, estreno en directo su segundo álbum Tomas Verdes, junto a una banda de excepción

Recordatorio
Concierto en Sala Clamores, Madrid

(Septiembre 29, 2022)

Desde su relocalización en España, Armando Áñez no ha parado de hacer música. Lo complicado de migrar bajó un poco el hype por escuchar lo nuevo del ex Americania, tras el gran éxito de Lógica Resbalosa (2015), su gran debut como solista bajo el nombre de Recordatorio.

Entre Barcelona y Madrid, el caraqueño se ha pasado por varias tarimas armado únicamente de su guitarra acústica o un teclado, y también ha tenido tiempo para trabajar con José Ignacio Benítez (el genio detrás de Domingo En Llamas, El Regaño y la mitad del dúo Augusto Bracho y Moisés de Martín junto a Gustavo Guerrero) en un proyecto llamado El Jardín Musical de las Delicias, donde a través de Patreon ofrecían una ventana a la composición musical a sus mecenas a cambio de un pago mensual.

Todo este proceso ha permitido a Armando encontrar un nuevo yo musical, y dar forma a Tomas Verdes (2022), su esperado segundo trabajo musical, ya disponible en plataformas digitales y en edición limitada en LP, que finalmente presentó, por primera vez en formato full band, en la preciosa Sala Clamores del histórico barrio madrileño de Chamberí.

Daniela Barbarito, actual colaboradora de Añez, abrió el concierto en calidad de invitada, dejando una colección de lúdicas composiciones interpretadas con su teatral voz y un carisma muy peculiar, que intercalaba con temas infantiles o de otros artistas, como “Yerberito Moderno de Celia Cruz. Una linda sorpresa, quien debutaba esa noche en una tarima. El público respondió bien. Se fue sonriendo, como durante todo su performance.




Pocos minutos después, comenzaba el show de Recordatorio, que abría casi de impromptu con “Nieve en Primavera”, cuarta canción de Tomas Verdes. Le seguía “Día Negro”, uno de los sencillos que pudimos escuchar de dicha producción, que culminaba presentando a su banda para la noche, formada por Jimena Díaz en la guitarra, Rafael Giner (Toflang) en la batería, José Ignacio Benítez en el bajo y Javier Oleaga (ex Joe La Reina) en los teclados.

Entendiendo la meticulosidad de Armando con su música, se entiende la demora en formar finalmente una banda con la que se sintiera cómodo en vivo. No se trata de hacer las cosas por hacerlas, sino de llegar a un punto de comodidad y de calidad suficiente para hacer las cosas como se deben hacer.

La preciosa “Ya mañana seguía en el repertorio, seguida de “Mala Memoria”, una de las pocas del álbum anterior que se abriría espacio en el repertorio de la noche. Le siguió “No quise hacerte daño”, la canción que abre el nuevo álbum, donde habla sobre el arrepentimiento y el dolor luego de una ruptura con la intención poética que ha caracterizado la música de Recordatorio, en especial en este segundo disco.

Recordatorio Armando Áñez
Foto: Luis Chirivella

Uno de los mejores performances de la noche vino con “Chances, sexta canción de Tomas Verdes, donde le canta al arrepentimiento y a la paciencia que conlleva el proceso de olvidar a alguien, que era sucedida por “Hormiga”, single principal de Lógica Resbalosa, pero en una versión tocada a cuatro y guitarra junto a Daniela Barbarito, quien volvía a la tarima para presentar el arreglo que había hecho para esta canción.

Dosis de presente”, “La montaña (creo que nos llama)” y “La canción del momento (otro de los puntos altos de la noche), también de Tomas Verdes, siguieron en el setlist antes de la gran sorpresa de la noche: los planetas se alinearon y Armando finalmente coincidió con Álvaro Casas e Ítalo Pizzolante en la misma ciudad.

Los integrantes de Americania volvieron a la tarima -oficialmente- tras más de 7 años, para interpretar una hermosa versión de “Emilia”, track que abre La Fiesta del Rey Drama, el impecable segundo trabajo del trío capitalino.

El público, extasiado, quedó con ganas de más y, pese a no ser complacidos, aplaudió a más no poder tras presenciar el fugaz regreso de un grupo que, guste a muchos o no, marcó a toda una generación de seguidores de la movida musical venezolana.

Avisando que el concierto llegaba a su fin, Armando y compañía se enfilaban a tocar “Puerto”, una de las canciones más hermosas y melancólicas de Lógica Resbalosa, que daría paso a “Ella vino a salvarme”, track que cierra Tomas Verdes y que dejó, como es usual en los conciertos, al público pidiendo una última canción.

Recordatorio Armando Áñez
Foto: Luis Chirivella




El clamor del pueblo sería escuchado, y el quinteto volvería al escenario para tocar el track homónimo a la primera placa de Armando, Lógica Resbalosa, que culminaron con un pequeño jamming con el que finalmente se bajaron de tarima entre aplausos y un sentimiento general de satisfacción entre el público.

El único lunar del concierto sería más que justificado: faltó dinamismo durante el show. Muchos tiempos muertos en silencio, perdidos entre afinar y los nervios de la primera muestra oficial, después de mucho tiempo, con una banda nueva. Pese a esto, el setlist fue balanceado y ofreció la hermosa colección de canciones de Armando con sus debidos tickets de emotividad, nostalgia y melancolía. Bien puntual, algo que se agradece al artista y a Bigote Producciones.

Al final, todos nos fuimos a casa con una linda historia para contar, y Armando demostró que sus canciones, con banda o sin ella, en Venezuela o en España, son capaces de conectar con quien se permite escucharlas con atención.

Alejandro Fernandes Riera