Inicio Ahi estuvimos La eufórica convocatoria de Simón Grossmann en Madrid

La eufórica convocatoria de Simón Grossmann en Madrid

67
Simón Grossmann Concierto Madrid
Foto: Iván Padilla

El cantautor venezolano, hasta hace poco residenciado en Miami y ahora mudado a Madrid, demostró tener un público fiel y eufórico

Simón Grossmann
Concierto en Sala Copérnico, Madrid

(Mayo 19, 2022)

Después de asistir a este concierto es imposible dejar de analizar el fenómeno Simón Grossmann. Es un caso de estudio. Casi todos los que llenaron la Sala Copérnico se sabían cada estrofa de cada canción. La mayoría estaba compuesta por jóvenes venezolanos residentes en Madrid, algunos con más tiempo que otros, pero todos seguidores de la obra de Grossmann, construida desde Miami en poco más de cinco años, pandemia de por medio.

El abridor Juan Rached, un cantautor que se mueve entre el hip hop, el funk, el rock y el pop urbano, aprovechó la convocatoria, pero era obvio que también tiene su público, construido a pulso en unos cuatro años. Buena parte del público se sabía las canciones muy bien.

Rached estuvo acompañado de una muy buena banda conformada por Yessi Now (bajo), Rigel Garce (bajo), Luis Chirivella (guitarra, del grupo The Naftas) y Valerio González (batería) -hijo del baterista de Aditus.

Si bien sus letras abordan asuntos propios de la post adolescencia, es notable también el tratamiento del tema migratorio y lo que ella significa para las familias.

Tras un vitaminado set, Rached se fue muy aplaudido.

A los pocos minutos apareció en escena Simón Grossmann, nuevo residente de Madrid según confesó, ciudad que segun indican las estadísticas de Spotify, es donde más oyentes tiene. Se une a una comunidad musical de jóvenes músicos venezolanos residentes en la capital española, quienes por su edad han comenzado su carrera en serio ya fuera de su país.

En el caso de Grossmann habría que hablar de un caso de glocalización, es decir, de un cantautor que piensa globalmente pero actúa localmente. A juzgar por los que atendieron a esta convocatoria, su impacto directo se circunscribe a ese nicho venezolano muy extendido en Florida (Estados Unidos) y en España, lo que no quiere decir que no tenga mucho más público, tal como demuestran las millones de escuchas en las plataformas digitales y su éxito en México.

Grossmann ha sabido aprovechar inteligentemente las bondades de las redes sociales, las plataformas de streaming e internet en general. Grossman no existe en Discogs, ni en discotiendas físicas, lo suyo es Apple Music, Spotify, Amazon Music, You Tube… Probablemente sabe que su público no le importa mucho un LP o un CD ya que buena parte de él pertenece a la generación del streaming.

Se acompaña en directo de un grupo de músicos con peso específico y sus propios proyectos: Rodrigo Gamboa en la guitarra, Jovi Adames en el bajo, y Gabriel Bustamante en la batería.

Simón Grossmann Concierto Madrid
Foto: Iván Padilla
Simón Grossmann Concierto Madrid
Foto: Iván Padilla
Simón Grossmann Concierto Madrid
Foto: Iván Padilla
Simón Grossmann Concierto Madrid
Foto: Iván Padilla

Con una formación sencilla pero efectiva, sin teclados ni secuencias ni artificios, Grossman abordó el primer show de esta mini gira por España producida por Bigote Producciones y que lo llevó también a Valencia y Barcelona.

El repertorio repartió el foco entre su reciente y esperado trabajo Bahía Margarita (2021), coproducido por José Luis “Cheo” Pardo y sus dos primeros, Ciclo (2017) y Mujer eléctrica (2018), entre los cuales se atravesó la pandemia, aunque hubo varios singles en 2019 y 2020, de los cuales tocó dos (“Parte de mi” y “Semilla”).

Desde que comenzó a sonar “Amor nuevo” del reciente disco, la sala se volvió una algarabía total. Con la pegadiza “Las Olas” ya no quedaba duda que la sintonía sería absoluta.

La pieza lleva el sello distintivo de Grossmann, un pop luminoso de carácter hedonista que invita a dejarse llevar y a pensar en lo que quizá muchos de los venezolanos presentes (y no presentes) no podrán hacer en mucho tiempo: ir a una de sus muchas playas.

Simón se presentó, agradeció y anunció que era un nuevo residente de Madrid. Siguió con “Parte de mi”, antesala para uno de sus primeros éxitos. “Si se la saben, canten…”, dijo Simón, pero en realidad no hacía falta pedirlo porque “Limón y sal” es uno de sus temas emblemáticos y obviamente fue cantando a todo gañote.

“¡Te amo!”, gritaban desde el público.

Simón Grossmann Concierto Madrid
Foto: Iván Padilla
Simón Grossmann Concierto Madrid
Foto: Iván Padilla

Modelos” del nuevo disco, en directo sonó con cierto aire a Aditus. El reggae “Brisita de fe”, del disco Mujer eléctrica, fue otro de los momentos álgidos de la noche en los que casi no se oía su voz de tan fuerte que cantaba la gente.

Su reciente éxito, “Patineta” (ver vídeo aquí) adquiere un especial atractivo en vivo con ese aroma ligeramente funky de guitarra y base rítmica.

Entre tanta euforia, muy probablemente “Aguita e coco” fue la que desató mayor pasión. Prácticamente Grossmann no necesitaba cantar, el público lo hizo todo. Antes de cantarla solo con su guitarra, confesó que con ella empezó la historia.

Y con los primeros acordes de “Luna Llena” la gente siguió cantando en plan “sing-along”, con la banda incorporada y los músicos de Anakena, Santiago de La Fuente y Mikel Maury, como invitados (días antes estuvieron con Desorden Público).

Simón Grossmann Concierto Madrid
Foto: Iván Padilla

La versión de “Atrévete” de Calle 13 sonó especialmente interesante porque Grossmann se la lleva a su terreno. Como no podía ser de otra manera, la gente la cantó de principio a fin.

La fiesta siguió con la jazzeada “Mujer eléctrica”, en la que a veces Grossmann pronunciaba como argentino. Sin pausa arrancó “Claudia”, tema del nuevo disco con inflexiones bossa y de tropicalismo que fue extendido para interactuar con el público.

Entonces tocaron la pegadiza “Semilla” que tiene un comienzo a lo The Cars pero que luego adquiere un tumbao entre Jarabe de Palo, Estopa o “Veneno en la piel” de Radio Futura.

Regresaron al nuevo disco con “Vicio”, una pieza que coquetea con lo urbano sin llegar a pasar la frontera, aunque en vivo sonó más pop sin la voz del rapero Trainer y con un excelente solo de guitarra en el tramo final.

La estructura de la canción fue arreglada para que fuera la despedida, pero como suele ser costumbre, el cuarteto regresó para ofrecer “Pienso”, otro de los temas esperados que pertenece a Mujer eléctrica.

El fenómeno Simón Grossmann es un hecho que va a más.

Juan Carlos Ballesta (texto)

Iván Padilla (fotos)