Inicio Discos Concorde: la dualidad musical de Sr. Presidente

Concorde: la dualidad musical de Sr. Presidente

241
Sr Presidente Concorde Portada
Acrílico sobre lienzo, inspirado por un diseño de Carlene Schnabel, del Cocaine Handbook de David Lee

Después de seis años sin grabar, el músico venezolano Heberto Áñez Novoa presenta una nueva producción, reflejo de un período reflexivo y complicado. Mercedes Sanz lo analiza y entrevista al autor. 

Sr. Presidente
Concorde

Lacreu Records. 2021. Venezuela

Comienza el synth pop noventero. Luego, irrumpe el saxo envolvente. El tema invita a bailar. Hay una inspiración de “I Only Want to Be With You”, compuesta por Mike Hawker e Ivor Raymonde, e interpretada por muchos cantantes, incluyendo a Luis Miguel.

Con “Las cosas me llaman” empieza el lado A de Concorde, el reciente disco de Heberto Añez Novoa o Sr. Presidente.

Una de las características de este artista zuliano es su capacidad de sorprender. No se sabe con qué va a venir en cada producción que presenta. Por eso su público espera con paciencia sus nuevos discos. “Siento que él reta al escucha siempre que lanza algo nuevo porque, sin duda, hay un código muy de él en lo que hace, pero hay variaciones que engrandecen su obra”, afirma IL Gimon, músico venezolano, quien participa en este trabajo.




Sr. Presidente no se queda anclado en esquemas ni se repite. Obviamente, tiene una identidad que evoca el pasado del pop de los 80 y 90, con un halo melancólico, que mira el presente y quiere atrapar el futuro.

“Hubo una vez que él dijo algo fascinante, que su mayor influencia para todo lo que hace es el siglo 20”, señala Gimon. Tal afirmación se aprecia una vez más en Concorde.

La segunda canción del lado A es un retrato de esta afirmación, en lírica y sonido: “Lo mejor se fue / Y tengo la certeza en el espejo / hace tanto que no oculto mi final, pues sé lo que vendrá / y desde siempre ha sido el futuro mi campo de juegos / son tantos los años / que entiendo que soy nada / que la nada es mucho más que yo / y quiero regresar, pero no podemos”.

Es “Lo mejor se fue”. Los ejercicios reflexivos del músico sobre el pasado, el presente y el futuro son una constante. La narrativa de Sr. Presidente está llena de historias personales, tiempos circulares e  imágenes literarias y cinematográficas.




Un gran espíritu azul” es una suerte de balada, con una atmósfera calmada y liberadora. Rememora algo de la canción francesa. Contiene un fragmento musical de “Por alguien como tú”, de Carlos Moréan y Claudio Gámez (Los Darts), y una línea de piano de “Weather Storm, de Craig Armstrong.

“Hoy quiero desenterrarme / llenarme de estilos / Mas si aún espero que podamos escucharnos / Sé que la distancia nos separa hora y media / Espero que me descubran en todas mis canciones”. Una vez más la añoranza.

Presencias” es la que más coquetea con el rock, con guitarras punzantes y enérgica batería, que se detienen abruptamente para dar paso a un aire de bossa nova ejecutado por las cuerdas.

El guitarrista IL Gimon se luce en esta pieza. “Pregunté si el calor es real / Pregunté la canción que me lleva al final”, dice parte de la letra.

La forma como se maneja el estallido rockero y la sutileza de la guitarra es asombrosa. El teclado hace su magia casi finalizando la canción. De los mejores arreglos que presenta el disco.

El cierre de la cara A está a cargo del relax total de “Joya”, un tema que camina entre los 80 y 90, y que puede generar un efecto adictivo en el oyente: escucharlo una y otra vez.

“Es una conversación íntima, una confesión vulnerable. Es hablarle a la persona que representa una ciudad”, expone Áñez Novoa.

El lado B está constituido por cinco piezas instrumentales y experimentales. En total, son diez composiciones.

La sesión de viento (trompeta, clarinete, y saxos alto y soprano) destaca en Concorde, lo cual es algo inusual en la discografía de Sr. Presidente. Por cierto, en los créditos se menciona al saxofonista Frank Quintero, quien es el músico marabino Francisco Quintero.

La voz femenina, a cargo de María Belén Franco, también resalta en los cinco temas cantados. Hay una nómina de músicos invitados, que no son comercialmente reconocidos y muestran su profesionalismo.

El álbum está disponible en las distintas plataformas digitales y se espera que también sea editado en formato cassette.




La producción fue hecha por Áñez Novoa; la masterización y mezcla, Rafael Pirela, mientras que Roy Cañedo sólo mezcló “El Lago Country Club, en Ciudad de México.

Y en el arte -idea del mismo Sr. Presidente– se encuentran los creativos zulianos: el pintor Pedro Medina, el artista digital Vicdollia y el diseñador Pepe Molero.

Sr Presidente por Vicdollia
Tratamiento digital de “Concorde (Transmodern Airbrush)

Todo el proceso técnico del álbum fue elaborado entre Maracaibo y Caracas (Venezuela), Miami (Estados Unidos) y Ciudad de México. Concorde es otra entrega independiente, con un sonido perfecto que permite escuchar los mínimos detalles.

El concepto es otra contribución. El lado A se llama Desechable y el B, Inmaculado. Su autor tiene mucho más que decir.

 

 

Los opuestos se encuentran en Concorde

La última producción de Sr. Presidente fue Ilustre Ventanal de Estrategias, en 2015, la cual gozó de receptividad y crítica positiva Desde esa vez, se mantuvo trabajando silenciosamente en la música.

Si algo tiene Áñez Novoa es su espíritu inquieto y curioso. Luego de vivir un año en Miami, desde enero de 2021 se halla en Ciudad de México.

Después de Ilustre Ventanal de Estrategias, ¿Qué hizo Sr. Presidente en todo ese tiempo?

Ilustre salió a finales de 2015, por lo que dediqué el 2016 a tocarlo y promocionarlo. El segundo sencillo de Ilustre salió en 2017 y coincidió con el final de la poca estabilidad nacional que existía.

Ese mismo año publiqué un compilado de experimentos y versiones tempranas de los dos primeros discos, llamado Lo Desconocido. Todo el 2017 lo tomé para componer y darle lugar a muchas ideas que tenía para Concorde.

Lo comencé a grabar en 2018 y, luego, atravesé una serie de obstáculos en la ciudad, mi vida y luego el mundo, que terminaron extendiendo el proceso de este nuevo disco, hasta 2021.

Después, en el 2019 fue la mayor crisis eléctrica del país y Maracaibo estaba más que marginada. Y en 2020 se suma la pandemia. Lo compuse en Maracaibo y lo grabé casi por completo en Maracaibo, exceptuando las voces femeninas en Caracas, con Andrés Sequea y María Belén Franco. Mis voces principales las hice en Miami con Luis Perelli y Johnny Fiñana.

Sr Presidente
Foto: Edward Perdomo

¿Hay temas hechos en años anteriores, sin publicar, y que hayas incorporado?

No. Todo es completamente nuevo.




¿Cómo fue el proceso creativo?

Concorde es un disco de sedimento. Un proceso de destilación lenta y tiene muchos elementos, mucha compresión de ideas diversas. Pero, a manera general, lo resumo como un trabajo de dos fuerzas contrapuestas.

En él conviven el lujo y la miseria a la vez. Tiene varias particularidades en la manera como le dí estructura, principalmente, porque por más de un año no toqué ningún instrumento, no grabé nada en ningún lado.

Sólo compuse en mi cabeza, tarareando todo y recordando todo. Era un ejercicio profundo. Cuando tuve todo claro allí, en mi memoria, entonces empecé a transcribirlo a una computadora vía MIDI.

Había una preocupación sobre el ritmo. Quería romper el tiempo metafóricamente o que, al menos, en una sola canción convivieran dos BPMs distintos simultáneamente, pero sincronizados.

Me servía muchas veces del cuerpo para hacer experimentos solitarios, donde con las manos y los pies dividía los golpes.

Un disco de sedimento, de destilación.

Sí, de acumular ideas, dejarlas sedimentar. Y luego trabajar con un rango diverso de información y conclusiones más profundas.

¿Cómo es esa convivencia entre el lujo y la miseria?

Es un álbum con sonido lujoso, grabado con tecnología de alta definición, con un contenido que evoca pulcritud, pero realizado en condiciones de vida muy alejadas de la comodidad urbana.

La crisis significa trabajar con unas ocho horas de luz eléctrica al día, servicio de agua cada 16 o 18 días; fallas o ausencias de Internet, televisión satelital, gas, gasolina, el correcto funcionamiento de los puntos electrónicos de pago, la imposibilidad de retirar dinero en efectivo.

En resumen, las condiciones básicas de un ciudadano promedio en el sueño contemporáneo. Precisamente por eso el disco está divido en dos partes: Inmaculado y Desechable, con cinco canciones cada una.

Explica esos conceptos: lo inmaculado y lo desechable.

Los dos conceptos conviven en el disco. Se necesitan y, a la vez, se contraponen. Son una relación dicotómica.

Uno representa lo mundano, el placer veloz, la fruta que ya no sabe a nada cuando atraviesa la garganta. El otro se refiere a las ideas inmortales y los conceptos que no perecen en el tiempo.

Se manifiestan musicalmente de forma diferentes. Un álbum instrumental, con piezas que se inclinan al experimento y ritmos no convencionales; y un disco de canciones pop, con voz y una visión comercial de radio. Es muchas cosas a la vez esa dualidad.

Lo desechable se relaciona con el consumo rápido, la satisfacción automática, con tomar fotos y desechar la cámara, comer una hamburguesa y desechar el empaque. Pero lo  inmaculado es todo lo contrario, es lo que perdura, el disfrute que toma años entender.

Es como dos discos distintos.

¡Exactamente!, pero que realmente conviven en la misma realidad. Son un solo disco.

¿Habías hecho algo parecido a esto, desde lo conceptual y la forma de estructurarlo, caras A y B?

¡No!, nunca.

Sr Presidente
Foto: Edward Perdomo

¿Es correcto decir que el concepto de Concorde es la dualidad de visiones y estilos?

Sí, es una dualidad de estilos y de experiencias de vida, pero de una misma persona. En gran parte, vivir en Venezuela tiene eso, conviven esas dos instancias de lujo y miseria.

¿Te inspiraste solamente en la vida o también en nociones filosóficas, literarias, otros músicos?

Creo que sí debiera nombrar autores como Rosa María Rodríguez Magda, Esther Díaz y Byung-Chul Han. Serían ellos en ese caso específico. Creo que es el resultado de una investigación muy informal mía.

Tal vez es más correcto decir que es un interés profundo por el hoy. Hay una parte llena de pensamientos y conclusiones propias, productos de observar.

Y otra parte por revisar autores que hablan de la época transmoderna, el capitalismo tardío y la predominancia del absurdo en la cultura contemporánea.

Hay muchas cosas conviviendo promiscuamente. Verdades paralelas en todo ámbito, socialmente, políticamente, en mucho.




Se aprecia un lado A, muy cercano al synth pop de los 90, ¿estaría equivocada?

Nada equivocada, muy acertado. Es algo como ese synth pop de los 90 y en la onda de UB40.

¿Otras influencias?

La influencia de esa cara sería Luis Miguel, Los Darts, Smashing Pumpkins -risas-, todo eso convive.

Hay una cara B con temas experimentales. Es más abstracta.

Abstracta es una buena palabra. Sin textos hay más oportunidad de despertar sentimientos en la gente, más que comunicar algo.

Esta cara es Inmaculado. Es ejercicio de intentar hacer música que hable de lo perdurable, sobre las deidades, lo pulcro. Quiero decir sin líricas, sin una voz, que evoca imágenes, sólo música, por ser un lado instrumental.

Como ya explicaste, Desechable es lo contrario.

Sí. La idea de Desechable es oponerse a Inmaculado. Hacer música sobre lo pasajero, el placer inmediato.

¿Las referencias en la cara B?

En la parte instrumental, las influencias son Philip Glass, Frank Zappa y Guaco.

¿Guaco?

¡Sí, totalmente! Se nota en el track “María.

Es una pieza muy bella. Tiene smooth jazz y latin jazz. Las libres ejecuciones del piano y el saxo, y después termina con una atmósfera etérea. ¿Cómo defines ese tema?

Esa pieza narra la historia de María, mi gata, una siamés. Cuenta desde que es concebida, luego, cuando la tomé de la calle y cuando cambió de casa y tuvo que compartir con otra gata. La canción está dividida en esas partes. Además de su desarrollo en el jardín de mi apartamento en Maracaibo.

Muy graciosa esa historia.

(Risas).




Pero musicalmente, ¿Qué tiene de Guaco?

Tal vez es el Guaco del disco Amazonas, de 1997, con canciones experimentales como Acere bongó -pieza del percusionista Orestes Vilató.

Ahora el nombre del disco: Concorde.

En realidad es en español concorde, estar acorde o en acuerdo. Se refiere a cómo se relacionan estas dos partes.

¿Y el avión?

Bueno, ¡ojo!, el avión se llama así, igual, porque es un acuerdo entre Francia y el Reino Unido. Concorde también se relaciona con acorde, musicalmente hablando, que son varias notas en concordancia o de acuerdo. Sería también acuerdo entre las partes diferentes.

La palabra se presta para lecturas.

Esa polisemia me agrada. Es un vicio mío de la Escuela de Arte -en el estado Zulia.

Pero sí, así como dices exactamente. Es el acuerdo que hay entre Inmaculado y Desechable.

Mercedez Sanz

Audios completos:

Piezas audivisuales especiales para Instagram:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sr. Presidente® (@presidentehan)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sr. Presidente® (@presidentehan)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sr. Presidente® (@presidentehan)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sr. Presidente® (@presidentehan)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sr. Presidente® (@presidentehan)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sr. Presidente® (@presidentehan)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sr. Presidente® (@presidentehan)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sr. Presidente® (@presidentehan)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sr. Presidente® (@presidentehan)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sr. Presidente® (@presidentehan)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sr. Presidente® (@presidentehan)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sr. Presidente® (@presidentehan)