Inicio Archivo discografico 30 años de Swagger, el gran salto de The Blue Aeroplanes

30 años de Swagger, el gran salto de The Blue Aeroplanes

126
The Blue Aeroplanes

La agrupación inglesa liderada por el cantante Gerard Langley publicó su cuarto disco el 20 de marzo de 1990, el cual se convirtió en el más aclamado

The Blue Aeroplanes
Swagger
Chrysalis/Ensigna. 1990. Inglaterra

Una de las bandas británicas más interesantes surgidas en los años 80 al calor de la estela post punk y new wave es, sin lugar a dudas, The Blue Aeroplanes.

Fundada en 1981 en Bristol por el cantante Gerard Langley, su hermano John Langley en la batería, y el bailarín Wojtek Dmochowski, de las cenizas de la agrupación punk Art Objects, desde un comienzo su sonido estableció distancias con su entorno inmediato, sin dejar, al mismo tiempo, de nutrirse de él.

Durante los 80, Langley y su siempre cambiante formación, construyó un culto gracias a los tres LPs, Bop Art (1983), Tolerance (1986) y Spitting Out Miracles (1987), además de una serie de singles y EPs, compilados en Friendloverplane (1988).

El creciente interés en la banda, apoyados por unos directos fabulosos, llevó a dar el salto del pequeño sello independiente Fire a los más grandes Ensign y Chrysalis. El primer disco publicado en la nueva casa fue Swagger, convertido en el más aclamado de su carrera.

Con la impecable producción de Gil Norton, la ingeniería de Alistrair Clay y la distinguible ilustración de portada de Freddie Robins con foto de Julia Monagham, el disco daba comienzo a la etapa más estable de The Blue Aeroplanes, la cual se extendió por otros tres discos hasta 1995 (Beatsongs, Life Model y Rough Music)

Durante aquella etapa, el grupo se distinguió por los varios guitarristas, hasta cuatro en el caso de Swagger, sin que ello saturara el sonido. Eran ellos Alex Lee, Angelo Bruschini, Ian Kearey y Rodney Allen, junto a la gran base rítmica de John Langley y el bajista Andy McCreeth, y la particular voz de Gerard Langley, una especie de trovador o crooner.

La presencia de Dmochowski -probablemente una inspiración para Happy Mondays y Bez- puede notarse (además de en directo) en videoclips como el de “Jacket Hangs”, la fantástica pieza que abre el álbum y establece las premisas del sonido

El disco continúa con la poética “World View Blue”, pisando el mismo territorio de The House of Love, con protagonismo de las guitarras acústicas.

Weightless”, es una sentida balada con inflexiones blueseras dadas por la guitarra líder de Bruschini, que va ganando en intensidad, siempre apoyando la dramática declamación de Langley.

“…And Stones”, con el prístino sonido de las guitarras arpegiando y su ritmo bailable no muy lejano al Sonido Manchester de entonces, es la punta de lanza de Swagger. En ella se distingue la percusión de Louis Jardim.

La saltarina y alegre “Love Come Round”, es uno de los puntos álgidos del disco, que contrasta con la enigmáticamente romántica “Your Ages”.

En 1990 el formato CD desplazaba en popularidad al LP y las ventas crecían de manera imparable. La duración de Swagger -53 minutos- repartida en 12 canciones estaba pensada para adaptarse a las “facilidades” del CD que permitía una capacidad totel de casi 80 minutos. Sin embargo, el vinilo nunca desapareció del todo y en este caso las 12 canciones fueron incluidas en su totalidad.

El lado B lo abre la sosegada “What It Is”, con los coros de Michael Stipe de R.E.M., banda con la que guarda cierta similitud este tema y otros.

El saxo de Clare Hirst da inicio y personalidad a “Anti-Pretty”, tema de cierto aire funky. Da paso a la exquisita “Careful Boy”, con la voz solista de Rodney Allen, sin duda el tema más melódico, ligado con el sonido de bandas indie de los 80 como Aztec Camera o The Housemartins.

La breve y acústica “Picture Framed” es el perfecto preámbulo para el último y más largo tema del disco, “Cat-Scan Hist’ry”, de misterioso halo y gran tensión.

Lo que tienen los grandes discos es que escuchados mucho tiempo después, lucen atemporales y como si hubiesen sido concebidos en cualquier momento. 30 años después, Swagger conserva todo su esplendor y frescura.

Juan Carlos Ballesta