Inicio Archivo discografico Broken Boy Soldiers: el genuino y cautivador debut The Raconteurs

Broken Boy Soldiers: el genuino y cautivador debut The Raconteurs

319
The Raconteurs Broken Boy Soldiers

En 2006 se produjo el debut del afortunado encuentro entre cuatro potentes entidades: Jack White, Brendan Benson, Jack Lawrence y Patrick Keeler

The Raconteurs
Broken Boy Soldiers

Third Man / XL. 2006. EE UU

Durante varios años Jack White había demostrado junto a The White Stripes como canalizar su inmenso manantial de ideas, extraídas de las entrañas mismas del rock y emparentadas con algunos géneros que lo han nutrido, como el blues y el folk.

Su mérito ya para entonces era inmenso, tratándose de un grupo que prescindió de casi toda la parafernalia que adorna a una banda y a un espectáculo de rock, utilizando apenas su expresiva voz y poderosa guitarra y una batería tocada de forma casi elemental por Meg White.

El éxito obtenido en el mundo por el dúo de Detroit no fue obstáculo para que White decidiera llevar adelante otro proyecto, esta vez con el tradicional formato de cuarteto. La nueva criatura nació con el nombre de The Raconteurs de la mano de White y Brendan Benson (teclados, guitarras y voz), uno de esos personajes poco famosos pero de gran peso específico, que con tres estupendos discos como solista en la tradición de Kinks, Badfinger, Big Star y otros iconos del power pop melódico había demostrado que tenía mucho que decir.




Ambos decidieron grabar la canción “Steady As She Goes” en el 2005, la cual funcionó como globo de ensayo para The Raconteurs.

La idea de escribir canciones juntos había surgido luego de la grabación de Elephants (2003), el disco que catapultó a The White Stripes. En medio de sus múltiples compromisos deciden convertirse en cuarteto con la inclusión de Patrick Keeler (batería) y Jack Lawrence (bajo), la base rítmica de Greenhornes, una banda de Cincinatti que como los Stripes se dedicaba a rescatar y redimensionar el garage/blues-rock de forma genuina.

Aunque no era exactamente una súper banda, dado que entre sus componentes había solo un reconocido rock-star, lo cierto es que The Raconteurs era la conjunción de cuatro músicos de sobrado talento.

Por ello, el disco debut, Broken Boy Soldiers resultó ser uno de los más sensacionales álbumes de rock del año 2006.

Solo 34 minutos fueron suficientes para demostrar como se puede concebir un gran disco sin inventar nada especialmente nuevo. Pero Broken Boy Soldiers no es un simple divertimento de sus integrantes, es en realidad un puñado de inspiradas composiciones teñidas de folk, psicodelia, blues y southern-rock.

Desde el gran riff de guitarra y el pegadizo coro (recomendado con buenos audífonos) de “Steady as She Goes” hasta el zeppeliano blues “Blue Veins”, se suceden otras 8 magníficas canciones, sin artificios innecesarios.




Hands” sorprende con armonías beatlelianas, mientras el título homónimo recoge lo mejor del rock setentero.

Entonces, de nuevo, aparecen los Beatles psicodélicos en “Intimate Secretary”, precediendo a la balada “Together”, con un delicioso piano Fender Rhodes.

Lo más cercano a The White Stripes es “Level”, un rock de garage con excelentes guitarras.




El órgano de Benson conduce el visceral rock “Store Bougth Bones”, que da paso a “Yellow Sun”, el momento más folky, y a “Call it a Day”, otra balada lennoniana.

De lo bueno, poco. Quizás esa sea la clave de este soberbio debut de The Raconteurs que sigue cautivando como el primer día con su naturalidad sin artificios.

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de The Raconteurs, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias