Inicio Discos Pavimento: el maduro tercer álbum de Ulises Hadjis

Pavimento: el maduro tercer álbum de Ulises Hadjis

574

El joven músico venezolano se movió a México y el primer disco desde su nueva realidad es un salto en producción, con su sello distintivo

Ulises Hadjis
Pavimento

Shock Music. 2015. Venezuela

Tres años después de Cosas perdidas (2012), las cosas han cambiado bastante en la vida del marabino Ulises Hadjis

Ahora anclado en México D.F. su carrera se proyecta de manera notable. Toda la siembra realizada en los años previos, viajando a festivales, colaborando con diversos artistas y poniendo su música en el mapa musical hispano, parece estar dando los frutos merecidos.

Este tercer disco, Pavimento, es un trabajo redondo. En él encontramos el sello característico de Hadjis, canciones intimistas con letras personales pero universales, melodías pegadizas a medio camino entre la nostalgia y la esperanza, una instrumentación preciosista, algo menos austera que en sus dos discos previos, colaboraciones de primera y una producción a su medida.

La voz de Ulises está lejos de ser potente y esa circunstancia la convierte en emotiva y distintiva, luciendo cada día más aplomada y segura de sus posibilidades.

Así queda patente en los trece temas, algunos de ellos junto a otros cantautores como el chileno Gepe (“Movimiento”), los colombianos Esteman y Juan Pablo Vega (“Consecuencias y reclamos”, fantástico primer single y video del disco) y la española Vicky Gastelo (“Tan perdedor”, otro gran tema).

Canciones como “En algún momento” (en la que se nota la influencia del gallego Xoel López), “Al final del tiempo”, “Ese Hit” y “Verme en el Sol”, son de los momentos más emotivos de este trabajo y sin duda lo identifican.

La lista de músicos colaboradores es extensa, así como de agradecimientos, lo que indica que el camino recorrido para este disco ha pasado por Maracaibo, Caracas, Bogotá, Miami y México D.F y Ulises trata de reconocer a muchos que le han ayudado de una forma u otra a llegar a este punto.

Destaca la producción del venezolano Andrés Levin, radicado en Nueva York desde hace décadas, quien además aporta algunos teclados.

Hadjis despide el álbum con una corta canción a lo “Sui Generis” que tiene su nombre y apellido, como había hecho el bluesista Bo Diddley hace más de 50 años.

Juan Carlos Ballesta