Inicio Archivo discografico Lady Soul: piedra angular de Aretha Franklin

Lady Soul: piedra angular de Aretha Franklin

Aretha Franklin

El 22 de enero de 1968, la extraordinaria cantante y pianista estadounidense, publicó su emblemático duodécimo álbum, en un momento de gran éxito en su carrera 

Aretha Franklin
Lady Soul

Atlantic. 1968. EE UU

Hablar de Aretha Franklin, la llamada Reina del Soul, es referirse a una institución musical y una de las más notables voces del siglo pasado y lo que va de éste. Desde sus inicios en la década de los 50 hasta 2018, la exitosa carrera de la cantante estadounidense estuvo colmada de reconocimientos.

Es, además, una de las voces más influyentes del planeta, quien hasta los 76 años estuvo activa y con la vitalidad de quien ama la expresión artística más excelsa. Sus grabaciones abarcan unos 41 álbumes en estudio y unos 45 éxitos internacionales.

Nos ocupa su álbum Lady Soul, décimo segundo álbum de la laureada cantante de Memphis, Tennessee, el cual contiene varios de sus más grandes éxitos y es referencial dentro del género del R&B, el soul e incluso el góspel.

Jerry Wexler, periodista musical, socio de Atlantic Records y una de las más notables figuras en el mundo musical entre 1950 y 1980, cuyo nombre esta asociado a producciones de Bob Dylan, Wilson Pickett, Led Zeppelin, Dire Straits, The Allman Brothers y Dusty Springfield, entre muchos otros, fue el encargado de producirlo, teniendo como ingeniero de audio a Tom Dowd.

Destaca de Wexler haber acuñado el término Rhythm & Blues cuando era editor y escritor en Billboard, y de Down, ser uno de los grandes innovadores del método de grabación por pista o “multitrack”.




El resultado, un álbum para la historia. Más allá de los excelentes numeritos comerciales, Lady Soul es simplemente uno de esos álbumes donde nada sobra y nada falta.

Son diez temas, cinco por lado en aquellos días de vinilo. Las guitarras de Jimmy Johnson y Joe South son los primeros sonidos del primer éxito de este histórico álbum, “Chain of Fools”.

La riqueza vocal de la pieza está no sólo en Franklin sino en el juego vocal de Ellie Greenwich, The Sweet Inspiration, Carolyn Franklin y Emma Franklin, las dos últimas hermanas menor y mayor de Aretha, respectivamente,

En «Cadena de Tontos», Aretha canta: “Cadena, cadena, cadena de tontos / pensaba que eras mi hombre / pero me enteré que tan sólo soy un eslabón en tu cadena / me llevaste a donde querías / no soy nada más que tu tonta, me trataste mal, fuiste cruel…»

Una clara canción de desamor pero con ese feelin’ característico del género que nos sorprende, cuando menos, moviendo los pies. El tema es una composición de Don Covay durante su niñez y que inicialmente sería asignada a Otis Redding pero que Wexler finalmente decidió para Aretha.

En el segundo tema “Money Won’t Change You” (El dinero no te cambiará) canta “Dije a mi amado que tuve que irme, es tu cuerpo, ya no me importa, aunque me tuviste, es hora de arreglárselas…”.

Aquí se deja colar James Brown quien compuso la pieza junto a Nat Jones.  La sección de metales es el ingrediente esencial, al igual que en la siguiente pieza que no es otra que el gran clásico de Curtis Mayfield, “People Get Ready” interpretado de un modo similar a la original cuyo sonido se hace más robusto en la medida que se desarrolla.

Al final, en una característica reiteración del verso final y un grito de gran altura, Aretha nos deja boquiabiertos.




Un poco de funk en “Niki Hoeky” de Jim Ford, Lolly y Pat Vega. Metales, donde guitarra y bajo nos recuerdan de nuevo a Brown.

“(You Make Me Feel) Like a Natural Woman” de Carole King, Gerry Goffin y Jerry Wexler, continúa el set y es el segundo gran éxito de este clásico álbum.

La sección de cuerdas está dirigida por Ralph Burns y aquí nos canta Aretha: “Viendo la lluvia matinal, solía sentirme desmotivada, y al saber que tenía que enfrentar otro día, Señor, me hacía sentir agotada, el día antes de conocerte, la vida era tan áspera, tú eres la clave de mi tranquilidad…Porque tú me haces sentir como una mujer natural”.

Con ella culmina el Lado A.

Since You’ve Been Gone (Sweet Sweet Baby)” (Desde que te fuiste) tiene una vibra tipo Stevie Wonder en “Signed, Sealed, Delivered”, tal vez la más movida del set.

La siguiente pieza “Good To Me As I Am Good To You” es un blues que, al igual que el tema anterior, está compuesto por Aretha y su esposo en aquellos días, Ted White.

Resalta la participación en este tema de Eric Clapton “Si tuvieras un dólar y yo diez centavos, me preguntó si puedo pedírtelos prestados, tan fácil como tú los míos.”

Otra pieza muy movida, con los metales dándole más cuerpo al tema, es “Come Back Baby” y en una tónica opuesta contrasta la siguiente, “Groovin”. La primera de Walter Davis y la segunda de Felix Cavaliere y Eddie Brigatti, ambos de los legendarios The Young Rascals, grupo que popularizó la canción.




El álbum culmina con la triste “Ain’t No Way” la hermosa pieza de la hermana menor de Aretha, Carolyn: “No hay manera para mí de amarte, si tú no me dejas, no hay manera de dártelo todo, si no me dejas hacerlo”.

En la edición especial de 1995 de Rhino Records se incluyen versiones sin editar y monofónicas de “Chain of Fools”, “(You Make Me Feel Like) A Natural Woman”, “Since You’ve Been Gone (Sweet, Sweet, Baby)” y “Ain’t No Way”.

Como hecho histórico cabe resaltar que poco más de tres meses después de la publicación de Lady Soul, Aretha cantaba “Precious Lord” en el funeral de Martin Luther King Jr. La cantante tenía una relación muy especial con el líder de los Derechos Civiles quien fue asesinado el 4 de abril de aquel 1968.

Sin duda, 1968 fue año crucial.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Aretha Franklin, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias