Inicio Archivo discografico Boogie with Canned Heat: estratosférico segundo vuelo blues-rockero

Boogie with Canned Heat: estratosférico segundo vuelo blues-rockero

Boggie with Canned Heat

El 22 de enero de 1968 fue publicado el exitoso segundo disco de la emblemática y longeva banda californiana de bluesrock

Canned Heat
Boogie With Canned Heat

Liberty. 1968. EE.UU.

Formada en Los Angeles en 1965, Canned Heat nació del interés de Alan Wilson y Bob Hite por difundir el blues y el rock. Pronto se convertiría en una referencia y en uno de los grupos estrella de la escena californiana, y gran protagonista del Festival de Woodstock.

Canned Heat adoptó su nombre de una canción de blues de 1928 compuesta por Tommy Johnson† titulada “Canned Heat Blues”, pero es también el nombre común de una gelatina enlatada usada con frecuencia para mantener el calor de los alimentos en un buffet.

Este significativo disco nos presentaba un quinteto  conformado por Bob “The Bear” Hite (voz), Alan Wilson (guitarra slide), Henry Vestine (guitarra líder), Larry “The Mule” Taylor (bajo) y Adolfo de la Parra (batería), sin duda, la formación clásica.

El grupo se vió aumentado por dos reconocidos músicos de blues, Dr. John (arreglos de la sección de metales) y Sunnyland Slim (piano). Todo bajo la producción de Dallas Smith con la audio ingeniería de Dino Lappas.

Heredera de los emblemáticos festivales de música Monterey Pop Festival y Woodstock Music, Art & Fair

Festival, Canned Heat se mantiene activa en el presente bajo el mando de Adolfo “Fito” de la Parra –único miembro constante desde el debut, con los otros cuatro ya fallecidos- Canned Heat (1967)- con un legado de casi unos veinte discos, siendo Christmas Album (2007) su más reciente obra.

El repertorio de diez canciones, esta vez incluyendo temas propios, contrario al primer disco, inicia con una breve canción de Larry Weiss, compositor de aquel hit de Glenn Campbell “Rhinestone Cowboy” (1975), titulada “Evil Woman”, una pieza que inicia con la sección rítmica y posteriormente guitarra, armónica y una voz que nos narra el episodio de una “mujer diabólica” de la cual el personaje masculino de esta historia intenta huir despavoridamente.

La segunda canción es otro blues, esta vez al estilo de “Hoochie Coochie Man”, llamada “My Crime”, tema que nos cautiva con solos de guitarra y armónica, y un extenso número de versos. La banda nos narra una historia criminal.

Luego escuchamos el clásico “On The Road Again”, una composición donde destaca la armónica y cuya historia nos cuenta sobre un personaje que se aleja de casa una vez más.

Wilson coescribió este tema con Floyd Jones†.

“World In A Jug” es la cuarta canción del lado A del vinilo. Canned Heat dosifica el álbum con un poco de rock en esta canción que nos dice parcialmente: Bueno, me desperté una mañana / Estabas en mi mente / Oh bueno, te busqué nena / Pero eras difícil de encontrar / No pude evitar preguntarme / ¿Cómo pude ser tan ciego?

Después, en “Turpentine Moan”, la banda nos cuenta otra historia de desamor que parece ser una continuación de la anterior, una canción donde piano y armónica son esenciales en este “gemido de trementina”.

“Se ha ido mi chica con otro hombre…” nos dice Canned Heat, incluyendo un excelente solo de guitarra.

“Whisky Headed Woman No. 2” cierra el lado A. “Hola chicos / Este es el Oso (Wow) / En 1940, Tommy McClennan hizo Whisky Headed Woman» / Ahora, en 1968 vamos a hacer Whisky Headed Woman No. 2 (Oh)

Inicia el lado B con “Amphetamine Annie” una canción que alerta sobre los peligros de esta droga muy popular en los 60. Esta es una canción con un mensaje. Quiero que prestes atención a mi advertencia / Quiero contarles a todos una historia / Sobre esta chica que conozco / La llaman anfetamina Annie / Ella siempre está paleando nieve / La senté y le dije le dije claro como el cristal No me importa que te drogues / Pero hay una cosa que debes temer / Tu mente podría pensar que está volando, nena / En esas pequeñas pastillas / Pero deberías saber que se está muriendo, porque (La velocidad mata)…”

“An Owl Song”, con la sección de metales y la armónica en primer plano, es una interesante canción en la cual Alan Wilson -a quien apodaban «The Blind Owl»- hace la voz líder, al igual que en “On The Road Again”, esta vez para decirnos: ¿Qué pensarías de mí? / ¿Qué pensarías de mí? / Si te dijera que te amo / ¿Quieres saber qué pensarías de mí? quiero agradecerte faraón / Solo por lo que me prometiste quiero agradecerte faraón / Solo por lo que me prometiste / Sabes que confío en ti, faraón / Cuando le digo al mundo que hago…”

El solo de armónica es “breath taking”, es decir, nos deja «sin aliento”.

“Marie Laveau” es una de mis piezas favoritas del álbum por ser un instrumental con amplia oportunidad para que cada músico demuestre sus habilidades con el instrumento encajándolo a la perfección con el resto.

Metales, frases al piano, solo de guitarra y una sección rítmica articulada, son algunos de los ingredientes que me hacen darle el sitial de honor. El tema fue compuesto por Henry Vestine. 

Finalmente, Canned Heat se mantiene en la estratosfera con un tema de Larry  Taylor llamado “Fried Hockey Boogie” -ZZ Top prácticamente se fusiló el riff en “La Grange” de su tercer álbum Tres Hombres de 1973-, el más extenso con casi once minutos de duración.

La simpática idea de complacer a un fan de la banda, quien les sugirió grabar un nuevo álbum, se convirtió en un tema donde cada miembro de Canned Heat es presentado para luego quedar a sus anchas tocando su parte. Destaca Taylor con un gran solo de bajo.

“Sí, el «Boogie de hockey frito» Oh, si / Desde los días de nuestro último álbum / Bueno, la gente vino y nos preguntó por qué no lo hicimos en nuestro próximo disco. / Así que lo pensamos un poco y decidimos que sería una muy buena idea. / Así que bueno, decidimos demostrarles cómo cada uno de los chicos de la banda hace lo suyo. y el primero / Para hacer el boogie para todos ustedes esta noche es el Búho Ciego / Ahora, el Búho Ciego es de Boston, Massachusetts, sí Búho ciego, haz tu boogie…”

Bueno, hagamos nuestro boogie como melómanos…

Leonardo Bigott