Inicio Archivo discografico Horizontal: la conquista del mundo por los hermanos Gibb

Horizontal: la conquista del mundo por los hermanos Gibb

Bee Gees Horizontal

En enero de 1968 fue publicado el estupendo cuarto disco en estudio del afamado trío vocal inglés, segundo con alcance internacional

Bee Gees
Horizontal

Polydor. 1968. Inglaterra

 
¡Ahhh! Cuántos recuerdos de la infancia y de la adolescencia trae esta placa discográfica que un día de enero de 1968, llegaba al mercado mundial.

Así, los Gibb, Barry (voz, guitarra), Maurice† (voz, órgano Hammond, acordeón) y Robin† (armonías vocales, bajo, piano, melotrón, guitarra rítmica), se aventuraron a grabar doce canciones caracterizadas por las armonías vocales de los emblemáticos hermanos, incluyendo el llamativo vibrato de Robin y el característico falsetto de Barry.

El trío vocal se formó en 1958 bajo un concepto melódico-armónico con una temática accesible, frecuentemente romántica intercambiando la voz solista, creando así un estilo altamente delicado y cautivador.

Horizontal se anotó varios puntos favorables por ser el segundo lanzamiento mundial del grupo, siendo el primero Bee Gees 1st., y además por incluir varios temas de gran popularidad como “World” y “Massachussets”, abriendo enteramente las puertas de una fama que se mantuvo por décadas y que culminaría con las muertes de Robin y Maurice.




Este disco fue producido por el consagrado Robert Stigwood† (Cream, Andy Gibb†, Saturday Night Fever, Hair, Jesuschrist Superstar…) y Bee Gees, para el renombrado sello Polydor. Grabado entre el 17 de julio y el 29 de noviembre de 1967 en los estudios IBC y Central Sound de Londres, Horizontal contó también con la participación del guitarrista Vince Melouney y el baterista Colin Petersen, además de Bill Shepherd en los arreglos orquestales y John Pantry tras la consola de audio.

Da inicio al repertorio el exitoso tema “World”, cantado por Robin y Barry, cuyos versos en parte nos dicen: Ahora descubrí que el mundo es redondo y por supuesto llueve todos los días / Viviendo mañana, ¿dónde en el mundo estaré mañana? / ¿Hasta dónde puedo ver? ¿O me necesitan aquí?”

Destaca este disco por la delicada parte instrumental que especialmente en este tema nos sorprende con las campanillas.

Le sigue “And The Sun Will Shine” canción que al igual que la anterior fue uno de los hits del disco.

Robin toma la voz líder para contarnos sobre una agónica relación amorosa. La orquesta añade aquí un cierto acento dramático.

Después sigue “Lemons Never Forget”, donde nos dice Barry: Por cierto, deberían hacerse algunos cambios / Tienes que trabajar si tienes que ahorrar / Una manzana es una tontería, pero los limones nunca olvidan / Tienes que jugar tranquilo antes de que vengan y tiren la red”

Piano y guitarra añaden otros colores.




“Really And Sincere”, en la voz de Robin, es una de las más nostálgicas piezas del disco.

Mi mente está abierta ahora, estoy del otro lado / Aunque recuerdas mi nombre / Y si te vas, lo sacaré de alguna manera  / Lo dejaré todo en el aire. No no…”, dice la primera estrofa. La composición, también exitosa, es seguida de “Birdie Told Me” y “With The Sun In My Eyes”.

La primera, aunque alegre, triste en su contenido lírico que trata de un joven que debe olvidar a su amor.

Y cerrando el lado A del vinilo, la sección de cuerdas sobre sale como fondo de esta melodiosa y quebrantada canción de amor titulada “Con el sol en mis ojos”

La segunda parte del álbum inicia con el mundialmente exitoso tema “Massachusetts”, una canción sobre el retorno a casa en la que vuelven a destacar las campanillas.

En ella los tres hermanos cantan con Robin en la voz líder.

“Harry Braff” y “Daytime Girl” le siguen en el repertorio. La primera, una de las más dinámicas del álbum, nos cuenta sobre un ficticio corredor de autos. La trompeta, con aires de gloria, protagoniza esta agitada canción.

La segunda encuentra a los hermanos Gibb en los predios de la nostalgia. El fraternal trío nos dice: “Ahí va mi niña de día / Desplegando sus alas como un águila volando alto / Toda la gente la mirará mientras cae al suelo / El cielo conoce a mi chica diurna / Nunca la han besado, no sabe lo que se pierde / Todos los besos hay que encontrarlos / Toda la sabiduría de la gente que usó. Ella se aprovechó de esto / Tomarse el tiempo para recordar el pasado / Recordando todo lo que se ha perdido…”





“The Earnest of Being George” nos va acercando al final de este encumbrado disco de finales de la década de los 60.

En esta canción, los Gibb nos incitan a correr tan rápido como podamos. En ella destacan las rítmicas maracas y la guitarra eléctrica.

Siguen con un poco de blues en “The Change Is Made” donde nos dicen: “Mira por mi ventana / Puedo ver mañana / Solo todo un camino de tristeza cuando se hace el cambio / Y he estado llorando / Oh, Señor, he estado llorando / Pero seguiré llorando cuando se produzca el cambio / Y he sido un buen hombre / Oh Señor, Señor, he sido un buen hombre…”

El solo de Vince es sencillamente fantástico.

“He estado acostado debajo de una almohada de sueños / Y sintiendo momentos de nadar en crema / Este es el principio del fin, adiós / Horas de enfrentar mi vida, han maldito…” es la estrofa final del tema título de este álbum con el cual Barry, Maurice y Robin, ya tenían al mundo en sus manos.

Bee Gees continuó su ascendente carrera, reinventándose durante la era disco de manera sorprendente.

Leonardo Bigott