Inicio Archivo discografico 30 años de Under The Red Sky: el retorno de Bob Dylan...

30 años de Under The Red Sky: el retorno de Bob Dylan a la infancia

67
Under the Red Sky Bob Dylan

El 10 de septiembre de 1990, el emblemático cantautor estadounidense daba la bienvenida a una nueva década con su disco 27

Bob Dylan
Under The Red Sky

Columbia Records. 1990.  EEUU

 
El 10 de septiembre de 1990, Bob Dylan publicaba su vigésimo séptimo álbum, una colección de diez temas en los cuales participaron varias figuras legendarias del blues, el rock y el folk.

Si bien no causó el mismo entusiasmo que su antecesor Oh Mercy, con la misma intensidad perturbó las aguas de su legado, manteniendo su línea estilística y presentando un repertorio que revela parte del lado inocente del laureado compositor.

La desoladora imagen en blanco y negro de Dylan agachado sobre un terreno baldío como motivo de la portada de su disco número 27 en estudio, refleja una acentuada austeridad sobre un rostro que además expresa nostalgia y en consecuencia añoranza. Ese inicial encuentro “bajo el rojo cielo” es el umbral de esta obra producida por Jack Frost (pseudónimo de Bob Dylan), Don Was y David Was para Columbia Records en la cual Zimmerman destila diez composiciones a lo largo de 35 minutos.

En ese período Dylan nos ofrece algunas piezas  bajo un esquema de canciones infantiles dedicadas a “Gabby Goo Goo”, pseudónimo de su hija, quien para entonces contaba con tan solo cuatro años de edad.

El repertorio es interpretado además por artistas de alta factura de los cuales, por ahora, nombro a George Harrison (con el cual formaba entonces The Travelling Willburys), David Crosby y Slash como abreboca a este disco tan especial para el legendario compositor.

El set inicia con “Wiggle Wiggle” (Menéate menéate): “Menea tu cuerpo como una reina gitana, menea tu cuerpo vestida de verde, menea tu cuerpo hasta que la luna se torne azul, menea tu cuerpo hasta que la luna te vea”.

En esta canción apreciamos la guitarra de Slash acompañada de la sección rítmica del veterano baterista Kenny Aaronoff y el bajo de Randy “The Emperor” Jackson. Nada mejor que un buen tema de rock para agitar el cuerpo. Dylan, a lo largo del álbum, interpreta la armónica, el piano, el acordeón y otros instrumentos.

El repertorio continua con el tema título donde Bob nos dice: “Había un niño y una niña que vivían bajo el cielo rojo en el callejón…” Embelleciendo este tema están las cuerdas del slide guitar de “El Ángel Misterioso” (George Harrison) quien luego cede el paso a otra dosis de rock en “Unbelievable” en la que Bob nos cuenta: “Es increíble, extraño pero cierto, inconcebible que pudiera sucederte, vas de un lado a otro,  como la carnada en la boca del pez, quizás estás a la sombra de una mala estrella, es increíble que llegáramos a esto”

La segunda tríada del disco inicia con “Born In Time”, una delicada canción cuyos versos en parte nos dicen: “En la noche solitaria, bajo el temblor azulado de las distantes estrellas, llegas a mí en blanco y negro, cuando estábamos hechos de sueños…” Este tema pertenece a las sesiones del álbum anterior.

El set sigue con “T.V. Talkin Song”. En ella Bob Dylan nos dice: “Una vez en Londres salí a dar una vuelta, en un lugar llamado Hyde Park, la gente hablaba sobre dioses de todo tipo, tenían su opinión, le hablaban al primero que pasaba…”

Esta pieza es seguida de otro tema muy especial llamado “10.000 Men” donde Stevie Ray Vaughan (†) nos sorprende con agrado. Los versos nos dicen en parte: “Diez mil hombres en un monte, diez mil hombres en un monte, algunos van cuesta abajo, algunos al matadero”.

Esta segunda terna concluye con “2X2” en la cual la estructura lírica de ésta y otros temas son el leit motif de esta joya discográfica. Se trata del esquema reiterativo que encontramos en muchas de las canciones infantiles de antaño de historias como Mamá Gansa.

“Uno por uno siguieron al tribuno, uno por uno no quedó ninguno, dos por dos marcharon juntos en pos, dos por dos del amor, ¡Adiós, adiós!”  Tal vez recuerdes aquella pieza infantil que decía “Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña… Dos elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña… Tres elefantes…”

“Dios sabe que no eres guapa, Dios sabe que eso es verdad, Dios sabe que no habrá nadie, para ocupar tu lugar” La pieza, titulada “God Knows”, tiene un cierto tinte country blues y fue, junto a las otras últimas composiciones del disco, grabadas en una sola sesión.

Importantísimo destacar la participación de otras celebridades de esta gran velada, como son: Al Kooper, Elton John, Paulinho Da Costa, David Crosby, David Lindley, Robben Ford, Jimmy Vaughan y otros que conforman en total unos dieciocho músicos.

Concluyen el álbum “Handy Dandi” y “Cat’s In The Well”.  En la primera Dylan nos describe a uno de esos pandilleros chulos: “tiene una orquesta de señoritas y cuando dice que suene la banda, ellas empiezan a tocar, Dandi Manitas, Dandi Manita”

En esta canción la sección rítmica recuerda un poco a “You’ve Lost That Lovin’ Feeling” aquel tan versionado tema de The Righteous Brothers de 1967.

Otro cliché rítmico se deja escuchar en “El gato está en el pozo”, Dylan reitera su motivación infantil (Nursery Rhyme) cantándonos: “El gato está en el pozo, el lobo mira hacia abajo, el gato está en el pozo, el lobo mira hacia abajo, su gran cola peluda el piso va barriendo… El gato está en el pozo, la dama está dormida, el gato está en el pozo, la dama está dormida, Ella no oye nada, el silencio la ha atornillado”

La música de Dylan demuestra una vez más que no responde a su tiempo pues casi siempre necesita una maduración que encuentra comentarios favorables tiempo después de cada entrega.

Under The Red Sky no es una excepción. Dylan con su poesía y música, sigue siendo la oración diaria.

Leonardo Bigott