Inicio Archivo discografico Wrong Way Up: el accesible y fantástico encuentro entre Brian Eno y John Cale

Wrong Way Up: el accesible y fantástico encuentro entre Brian Eno y John Cale

376
Eno y Cale

El 5 de octubre de 1990 dos de los más importantes músicos de nuestro tiempo, publicaron uno de sus más exquisitos álbumes pop

Brian Eno & John Cale
Wrong Way Up

Opal / Warner Bros. 1990. Inglaterra

 
Brian Eno y John Cale son dos nombres que intimidan y provocan a la vez. Sus obras siempre son punta de lanza en los predios vanguardistas. Antes de unir sus ideas para nuestro celebrado álbum (ambos ya habían editado el recordado disco June 1, 1974 con Kevin Ayers y Nico), Eno continuaba desarrollando su concepto de “ambient music” con Textures en 1989, mientras el músico galés publicaba, al año siguiente, el álbum Songs for Drella como resultado de la alianza con su compañero en la recordada Velvet Underground, Lou Reed (†).

Wrong Way Up nace como la consecuencia natural de revisitar las raíces desde las cuales florecieron ambos músicos pero que con la experiencia ganada a lo largo de tantos años, decanta en una obra moderada colmada de contrastes y claros visos pop que tal vez se vean reflejados en el titulo del álbum, Camino Equivocado.

Desde este lado de la trinchera siempre, equivocado o no, Eno y Cale resultan muy fascinantes. Al menos así ha sido mi experiencia con ambos. Hurguemos entonces en el recuerdo y recordemos estas diez piezas producidas por Eno y Cale para los sellos Opal y Warner Bros. donde este laureado par nos cautiva durante 41’30” y que tiene como carátula los rostros acostados de Eno y Cale con unas dagas derechas e invertidas sobre el rostro de Cale,  además otros detalles curiosos.

Abre el álbum “Lay My Love”, una pieza con una rítmica sencilla acompañada de un motivo reiterado. En esta serie de versos sin estrofas escuchamos a Eno y Cale: “Acuéstate, mi amor, soy el cuervo de la desesperación, no necesito aprobación o hecho, yo abro variaciones implacables, mezclo en el polvo de una nación que se desmorona…”

La segunda pieza es “One Word”, uno de los sencillos del álbum. Tan simple como la anterior, nos ofrece un intercambio vocal donde el guitarrista Robert Ahwai es rítmicamente fundamental a todo lo extenso del tema que en parte nos dice: “Cae la noche sobre el  Louvre, ha sido una ociosa tarde, caminamos a casa, el aire es puro, el agua aún se mueve en la piscina…”.

En esos versos se revela cierta cotidianidad y, resultan interesantes, además del juego vocal entre Eno y Cale, las ambientaciones que ambos generan con sus instrumentos.

El repertorio luego le cede tiempo a “In The Backroom” (En la habitación trasera), donde el dúo mantiene el formato de versos libres sin estrofas que inician acá con: “Cuando las sentildeoritas caminan en la noche, los habantilderos se apresuran, es música a sus oídos en la habitación trasera si hay dinero por hacer, y hay cien a la sombra, y en la habitación trasera ella es sentimental como la última.”

Colabora Dave Young en las atmosféricas guitarras, quien también ejerce de ingeniero de audio.

El set prosigue con “Empty Frame”, una canción que en los peculiares estilos de Eno y Cale no puede considerarse, al igual que el resto del álbum, pop en un sentido convencional.

“Así que cabalgaron el mar, siguió el camino, estaban a años luz, a pesar de tanto tiempo el capitán nunca les dijo lo que sabía, mientras el pobre barco se esforzaba a través del infinito azul”, son algunos de los versos de esta canción.

Aparece entonces una de las más hermosas composiciones del álbum y que lleva por título “Córdoba”, una cadenciosa y nostálgica canción donde Cale nos canta: “Un hombre estaba durmiendo bajo un árbol, me escribió desde Córdoba, era un cordobés generoso, esperamos a la puerta pero nunca vino, estaba enfermo según su padre…”

Uno de los rasgos característicos de este magnífico álbum es la amplia selección instrumental de Eno y Cale, quienes además de compartir equitativamente las voces de las diez composiciones, ejecutan también varios instrumentos como el Omnichord (instrumento electrónico de 1981), tambor indio, campanas Shinto, organillo nigeriano, arpa, dumbek, viola y diversos teclados.

El álbum sigue, abriendo el lado B, con otro sencillo, la más movida “Spinning Away”, con un extenso intro que de algún modo recuerda a The Smiths o The Durruti Column, quizá por la guitarra de Robert Ahwai.

Con casi un minuto de duración, el intro abre paso a las voces: “Arriba en la colina, mientras el día se disuelve, con mi lápiz transformando momentos en líneas, a lo alto del cielo violeta, un silente avión plateado, trae una dorada cadena”

En esta pieza escuchamos a Nell Catchpole en el expresivo violín.

Uno de los detalles más delicados son las cuerdas, que le abren espacio a “Footsteps” pieza que con su sostenida rítmica acompañan las voces que nos dicen: “Soy un hombre de muchos colores, tan sólo ayer, era azul, de hoy en diez días, seré diferente y tú también, escrito allá en letras mayúsculas para no ser mal interpretado, asegurándome estar claro, diferenciando lo malo de lo bueno. Hace dos semanas en Tokio, un hombre de Islamabad vendía conchas a los rebeldes, conchas que nunca tuvieron”.

Otra alegre pieza, representativa de ese lado ligero de estos dos genios, es “Been There Done That”, donde el dúo canta varias estrofas de cuatro versos cada una y que en parte nos dice: “Estaba soñando, hace ciento noventa grados, gateábamos en torno a nuestras rodillas, hasta que el sol llegara a un cuarto para las tres”.

Con cierta semejanza a aquellas banda de synth pop de los 80 The Human League y Thompson Twins, Eno y Cale desnudan su lado más accesible en Wrong Way Up con este tema.

Crime in the Desert” y “The River” cierran el repertorio. Manteniendo en parte el temperamento de sus antecesores, la primera nos narra con una estable rítmica: “Crimen y castigo en  Tuscon, de regreso a lo normal en el sol, jugando blackjack en el autocine..

La última es una nostálgica balada que bien podría ser parte del repertorio futuro de Richard Hawley y que en su último verso nos dice: “Te recuerdo decir, mientras sus profundos ojos se abrían, bajo la primera luz la veía, aquí hay alguien nuevo”

En Wrong Way Up, Brian Eno y John Cale, contaron con los talentos de los bajistas Daryl Johnson (The Neville Brothers, Bob Dylan) y Dave Young, el conocido productor e ingeniero Rhett Davies (Genesis, Roxy Music, Bryan Ferry), acá como corista, Ronald Jones al tabla y la batería, y Bruce Lampov en las coros y mezcla, y los anteriormente mencionados Ahwai y Catchpole.

En 2005, Wrong Way Up fue remasterizado incluyendo dos temas adicionales en sus versiones inglesas y estadounidense, que por limitaciones de tiempo en el formato LP no pudieron ser incluidas en 1990.

Este es un disco que resalta el inmenso talento de Eno y Cale como compositores de canciones pop fuera de la norma.

Leonardo Bigott



¿Interesado en comprar éste disco u otros? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

España

Estados Unidos