Inicio Archivo discografico 50 años del blues futurista de Canned Heat

50 años del blues futurista de Canned Heat

118
Future Blues Canned Heat

En agosto de 1970 se publicó el estupendo quinto álbum de estudio de la legendaria y aun activa banda californiana de blues rock

Canned Heat
Future Blues

Liberty. 1970. EE UU

Canned Heat es una de esas bandas de blues californiana representativa de los años 60 que muchos habíamos podido dar por muerta.

¡Pero no!, ahí está aun de pie con un bagaje musical que inició su historia en 1965 impulsada por dos grandes entusiastas del género del blues, el cantautor Alan “Blind Owl” Wilson (†) y el vocalista Bob “The Bear” Hite (†) quienes, inspirados en el tema “Canned Heat Blues” de Tommy Johnson por allá en 1928, dieron nombre y forma a la recordada banda cuyas dos más importantes credenciales son las de su participación en los emblemáticos y añorados festivales de Monterey y Woodstock, los cuales sirvieron de trampolín para darle la fama mundial que ostenta, al menos en el recuerdo de la otrora comunidad hippie más allá de los límites de Los Angeles.

Así, aquellos dos fanáticos bluseros, junto al bajista Larry “The Mole” Taylor (†) y al baterista de origen latino, Adolfo “Fito” de la Parra, llamaron al guitarrista líder Harvey Mandel quien sustituiría a Henry “Sun Flower” Vestine (†), para lanzarse a la aventura de publicar el quinto álbum y el único disco con esa clásica formación al que llamaron Future Blues y al cual le soplamos hoy 50 velas.

Recordando mis años de pre-pubertad, había una canción que accidentalmente solía escuchar y que me gustaba mucho. “On The Road Again”, un remake del tema de Floyd Jones que junto a otro llamado “Going Up The Country”, versión  refrescada del original “Bull Doze Blues”, parecieron tener gran acogida entre los más crecidos melómanos latinoamericanos que vivían sus descarnadas fantasías woodstocknianas con esta agrupación y otras de igual o mayor peso, creando versiones del “flower power” en cada país, como las recordadas bandas venezolanas Ciruela, Pan, Grupo C y aquella sobresaliente Tsee Mud que algunos conocedores comparan con Led Zeppelin y de la cual formaba parte el guitarrista José “Joseíto” Romero, hito del instrumento quien haría carrera en España por muchos años junto al recordado cantante de Los Bravos, Mike Kennedy.

Pero vayamos “de nuevo al camino” y celebremos este gran vinilo.

Producido por Skip Taylor y Canned Heat para el sello Liberty, el quinteto nos ofrece 35 minutos y medio de buen blues en nueve composiciones que fueron meticulosamente tratadas, ya que Canned Heat enfrentaba el reto de superar un flojo Hallelujah del año anterior.

La portada, claramente inspirada en la emblemática imagen de los “Marines” estadounidenses alzando la bandera de ese país en el Monte Suribachi durante la guerra de Iwo Jima, captada por el lente de Joe Rosenthal el 23 de febrero de 1945, es recreada acá pero con cinco astronautas en lugar de soldados y con la bandera de Estados Unidos invertida.

Una imagen irreverente y evocadora de varios fenómenos sociales que tuvieron lugar durante toda la agitada década de los 60 y la primera mitad de los 70.

Inicia el disco con un tema de Eddie Shuler titulado “Sugar Bee”. La armónica abre el repertorio con la ruda voz de Hite quien nos cuenta sobre un romance donde el hombre enamorado promete fidelidad a su enamorada quien parece haberle fallado.

La segunda canción de la primera tríada es “Shake It and Break It” de Charlie Patton (†), uno de los músicos representativos del “Delta Blues” y cuya letra nos dice: “Vamos nena, dame una oportunidad, quiero verte bailar, vamos nena no me dejes mal…”.

La punteada guitarra va acompañando la ligeramente flemática voz de Wilson que es una de las marcas de fábrica de Canned Heat. No podía faltar un solo de guitarra en este, un tanto divertido, tema.

El tercer surco del set es de otro afamado deltano, Arthur “Big Boy” Cudrup, y lleva por título “That’s All Right (Mama)”, otra escena de desamor ambientada en un blues con la guitarra de Mandel en una insistente frase antes del estupendo solo.

Canned Heat logró un nuevo éxito con esta pieza, que fue el primer tema publicado por Elvis Presley en 1954 en una versión mucho más country.

Dos composiciones originales, “My Time Ain’t Long” y “Skat”, continúan el set. Canned Heat, con un lenguaje más poético nos narra en la primera: “¿No se ve hermosa la luna, brillando entre los árboles?… Puedo oír las olas lamer la costa…”

La segunda es un instrumental donde la voz de Wilson es otro instrumento más.

El boogie boogie, a lo Canned Heat, con el gran pianista Dr. John de invitado y una soberbia línea de bajo de Taylor, cede espacio a “Let’s Work Together”, inspirador tema de Wilbert Harrison (†) que en parte nos dice: “Unidos nos mantenemos en pie, divididos caemos, vamos todos, hagámonos cargo juntos, vamos todos porque junto de pies estaremos, muchachas y muchachos”

Las tres piezas que llenan el lado B de este emblemático álbum son “London Blues”, “So Sad (The World’s In A Tangle)” y “Future Blues”.

En la primera de ellas Alan Wilson, el autor, nos canta con su dejada voz: “Cuando vine aquí el año pasado, me prometiste mucho, cuando vine aquí el año pasado, me prometiste mucho, jugaste conmigo y me humillaste…”

La pieza comienza guitarra y voz, para dar luego espacio al resto de la banda después de la primera estrofa con de nuevo con Dr. John en el piano y arreglos de vientos, y el buen solo de Mandel quien era considerado un guitarrista innovador por su enfoque en la guitarra eléctrica, además de ser uno de los primeros guitarristas de rock en emplear el “tapping” con ambas manos.

Las dos restantes piezas fueron compuestas por la banda. En “So Sad (The World’s In A Tangle”, la banda se extiende casi unos ocho minutos para decirnos: “Este viejo mundo está confuso, nubes oscuras por doquier, este viejo mundo está confuso, debo respirar este aire pero parece no importarle a nadie”

El excelente solo de Mandel bien vale la pena escuchar esta pieza una y otra vez. Mi favorita sin dudas. Es bueno recordar que en 1970, las diversas protestas sociales en Estados Unidos representaron cambios importantes, no solo para esa sociedad sino para el mundo.

La pieza que marca el final, el tema titulo, es un rocanrol que pareciera, de algún modo, redundar subrepticiamente la temática anterior y que bebe de Chuck Berry.

“¿Quién te dirá el futuro?, no puedo decirte mi pasado, ¿quién te dirá el futuro?, Pareciera que cada minuto Señor, será mi último, nena te tengo en mi mente, espera algunos meses querida y te enloqueceré, nena tengo algo para ti que es terriblemente dulce…”

La añoranza y la soledad se mezclan en esta aparente escena de amor. Mandel y De La Parra  destacan en este punto final.

Con una discografía de casi veinte títulos, Canned Heat tiene como obra final el Christmas Album de 2007. Su carrera esta colmada de colaboraciones con grandes del blues como John Lee Hooker, Memphis Slim, Albert Collins y Clarence “Gatemouth” Brown.

Actualmente Canned Heat es un cuarteto conformado por Adolfo de la Parra en la batería y único sobreviviente de aquella gloriosa etapa que incluye a Future Blues, John Paulus en la guitarra, Dale Wesley Spalding en la guitarra/armónica y Rick Reed al bajo.

Hace 50 años este era el futuro del blues y aún se aprecia.

Leonardo Bigott