Inicio Archivo discografico Heaven Tonight: el pináculo de Cheap Trick

Heaven Tonight: el pináculo de Cheap Trick

Cheap Trick Heaven Tonight

El 24 de abril de 1978 fue publicado el  tercer disco en estudio del afamado grupo estadounidense, su más efectivo vinilo, una sabia combinación de los elementos de sus dos primeros álbumes

Cheap Trick
Heaven Tonight

Epic Records. 1978. EE.UU.

Grabado en los estudios Record Plant de Nueva York y Sound City de Los Angeles, California, bajo la producción de Tom Werman, este tercer LP de Cheap Trick representa el álbum más completo en la dilatada carrera del grupo que entonces estaba conformado por el bajista Tom Peterson, el baterista Bun E. Carlos, el guitarrista Rick Nielsen y la voz líder de Robin Zander.

Este momento encontraba a la banda combinando la crudeza del rock reflejado en el primer disco con el lado más pop y ligero que encontramos en el segundo disco, In Color, resultando en una fórmula exitosa que dejó temas como “Surrender”, “Auf Wiedersehen” y el tema título.

Pero, este disco es también un referente importante por ser el primer álbum en grabar el bajo eléctrico de doce cuerdas.




El álbum inicia con la pegadiza “Surrender”. Compuesta por Rick, como la mayor parte del repertorio, nos encontramos con una lírica que nos habla de una rendición amorosa. Mami está bien, papá está bien / Simplemente parecen un poco raros, ríndete, ríndete / Pero no te entregues”

Seguidamente escuchamos “On Top of The World”, tema un tanto enigmático con un atractivo solo de guitarra y varias estrofas extensas que en parte nos dicen: “Estás en la cima del mundo / En la cima del mundo y no puedes / Llegar más alto, estás en la cima del mundo / Estás en la cima del mundo esta noche / No fue fácil, fue difícil como el infierno”

Posteriormente, Cheap Trick nos ofrece una buena versión del tema “California Man” compuesto por Roy Wood, cofundador de la recordada banda The Move y miembro original de la pionera Electric Light Orchestra.

Zander nos canta: “Ir a una fiesta / Encuéntrame después de la escuela / Bueno, vamos a un lugar donde el jive es realmente genial” 

Rick retorna con un solo llamando así nuestra atención.




“High Roller” y “Auf Wiedersehen” completan la primera parte de nuestro festejado disco. Ambos temas fueron escritos por Rick Nielsen y Tom Peterson con la adición de Robin Zander en el primero. “Gran apostador lo que compro es mío / Y siempre obtengo las cosas que elijo / Vaya, vaya, vaya, un gran apostador / Sé que se ha ido y te ha dejado / Te cuidaré muy bien” nos canta Cheap Trick en el primero, mientras que en el segundo nos canta sobre una despedida, que en esencia es una forma cínica y no exenta de polémica ironía de referirse al suicidio.

Auf Wiedersehen”, lo tiene todo, es punk, es hard rock, es rock clásico, por eso es uno de los temas más queridos por los fans

La segunda parte del disco la conforman seis temas. “Takin’ Me Back” es el primero de ellos. La sencilla canción parece contarnos sobre un retorno. Vale destacar que la mayoría de los temas son bastante animados, aún cuando la lírica pueda ser un tanto oscura.

“On The Radio”, con su segmento hablado y el teclado, es un ejemplo de la dinámica de la música de esta agrupación.

Luego, Cheap Trick cambia el temperamento con el tema que da título a este disco, un rock duro pero accesible que nos atrapa con un intro instrumental para luego decirnos: “Por la línea, no te pases / Hay un límite que pasaste / Tanto tiempo, el tiempo se acaba / Se acabó el tiempo, házlo”

“Stiff Competition” es la novena pieza del disco, una de mis favoritas en esta colección de once canciones. En ella hay una suerte de doble sentido, “tiesa competencia”.




El disco sigue con “How Are You”, otra movida pieza que habla de la cotidianidad, vom el piano de Jai Winding, para finalmente cerrar el set con un fragmento de “Oh Claire” en vivo.

Con los sencillos “Surrender” y “California Man” nos vamos  45 años al pasado, en un momento especial para el rock, para que Cheap Trick nos sorprenda con este disco realmente esencial.

Leonardo Bigott


 

Artículo anteriorMezzanine: la oscura seducción de Massive Attack
Artículo siguienteMove: el impactante debut de The Move